Entradas

Cápsulas de Salud: Efectos de la hipertensión sobre tu cuerpo

La presión arterial alta es un factor de riesgo que puede resultar en algo más que una cardiopatía. Descubre las complicaciones que puede provocar la presión arterial alta.

La presión arterial alta (hipertensión) puede dañar silenciosamente el organismo durante años antes de que se manifiesten los síntomas. La presión arterial alta no controlada puede generar discapacidad, una mala calidad de vida o incluso un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular fatal.

El tratamiento y los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a controlar la presión arterial alta para reducir el riesgo de complicaciones que ponen en riesgo la vida.

A continuación, se presentan las complicaciones que puede causar la presión arterial alta no controlada.

Un daño para tus arterias

Las arterias sanas son flexibles, fuertes y elásticas. Su revestimiento interior es liso para que la sangre fluya libremente, y suministre nutrientes y oxígeno a los órganos y tejidos vitales.

La hipertensión aumenta progresivamente la presión de la sangre que fluye por las arterias. Como resultado, es posible tener lo siguiente:

  • Arterias dañadas y estrechas. La presión arterial alta puede dañar las células del revestimiento interno de las arterias. Cuando las grasas de los alimentos entran en el torrente sanguíneo, pueden acumularse en las arterias dañadas. Con el tiempo, las paredes se vuelven menos elásticas, lo cual limita el flujo sanguíneo que circula por el organismo.
  • Aneurisma. Con el tiempo, a causa de la presión constante de la sangre que pasa por una arteria debilitada, se puede agrandar una sección de la pared y formar una protuberancia (aneurisma). Un aneurisma puede romperse y causar una hemorragia interna que pone en riesgo la vida. Los aneurismas pueden formarse en cualquier arteria, pero son más comunes en la arteria más grande del cuerpo (aorta).

Daño al corazón

La presión arterial alta puede causar muchos problemas para el corazón, entre ellos:

  • Enfermedad de las arterias coronarias. Las arterias estrechas y dañadas por la presión arterial alta tienen problemas para suministrar sangre al corazón. Cuando la sangre no puede fluir libremente al corazón, podrías tener dolor en el pecho (angina), ritmos cardíacos irregulares (arritmias) o un ataque cardíaco.
  • Corazón izquierdo agrandado. La presión arterial alta obliga al corazón a trabajar más duro para bombear sangre al resto del cuerpo. Esto hace que parte del corazón (ventrículo izquierdo) se engrose. Un ventrículo izquierdo engrosado aumenta el riesgo de ataque cardíaco, insuficiencia cardíaca y muerte cardíaca súbita.
  • Insuficiencia cardíaca. Con el tiempo, la tensión en el corazón causada por la presión arterial alta puede hacer que el músculo cardíaco se debilite y trabaje de manera menos eficiente. Eventualmente, el abrumado corazón comienza a fallar. El daño causado por los ataques cardíacos se suma a este problema.

Daño a tu cerebro

Tu cerebro depende de un suministro de sangre nutritiva para funcionar correctamente. Pero la presión arterial alta puede causar varios problemas, incluidos los siguientes:

  • Ataque isquémico transitorio (AIT). A veces llamado miniataque, un ataque isquémico transitorio es una interrupción breve y temporal del suministro de sangre al cerebro. Las arterias endurecidas o los coágulos de sangre causados por la hipertensión arterial pueden causar un ataque isquémico transitorio. El ataque isquémico transitorio es a menudo una advertencia de que estás en riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular completo.
  • Accidente cerebrovascular. Un accidente cerebrovascular ocurre cuando una parte del cerebro se ve privada de oxígeno y nutrientes, lo que causa la muerte de las células cerebrales. Los vasos sanguíneos dañados por la presión arterial alta pueden estrecharse, romperse o tener fugas. La presión arterial alta también puede hacer que se formen coágulos de sangre en las arterias que van al cerebro, lo que bloquea el flujo sanguíneo y causa potencialmente un accidente cerebrovascular.
  • Demencia. El estrechamiento o bloqueo de las arterias puede limitar el flujo sanguíneo al cerebro, y generar un cierto tipo de demencia (demencia vascular). Un accidente cerebrovascular que interrumpe el flujo sanguíneo al cerebro también puede causar demencia vascular.
  • Deterioro cognitivo leve. Esta afección es una etapa de transición entre los cambios en la comprensión y la memoria que generalmente vienen con el envejecimiento y los problemas más graves causados por la demencia. Los estudios sugieren que la presión arterial alta puede conducir a un deterioro cognitivo leve.

Daño en los riñones

Los riñones filtran el exceso de líquido y desechos de la sangre; para este proceso, es necesario que los vasos sanguíneos estén sanos. La presión arterial alta puede dañar los vasos sanguíneos que se encuentran en los riñones y que conducen a ellos. Tener diabetes además de presión arterial alta puede empeorar el daño.

Entre los problemas renales que causa la presión arterial alta, se incluyen los siguientes:

  • Cicatrización del riñón (glomeruloesclerosis). Este tipo de daño renal ocurre cuando los pequeños vasos sanguíneos del riñón se cicatrizan y son incapaces de filtrar eficazmente los líquidos y desechos de la sangre. La glomeruloesclerosis puede provocar insuficiencia renal.
  • Insuficiencia renal. La presión arterial alta es una de las causas más comunes de la insuficiencia renal. Los vasos sanguíneos dañados impiden que los riñones filtren eficazmente los desechos de la sangre, lo cual permite que se acumulen niveles peligrosos de líquidos y desechos. En última instancia, el paciente podría necesitar diálisis o un trasplante de riñón.

Daños en los ojos

La presión arterial alta puede dañar los diminutos y delicados vasos sanguíneos que suministran sangre a los ojos, lo cual provoca lo siguiente:

  • Daño a la retina (retinopatía). El daño que sufre el tejido sensible a la luz en la parte posterior del ojo (retina) puede ocasionar sangrado en el ojo, visión borrosa y pérdida completa de la visión. El riesgo es aún mayor si tienes diabetes además de presión arterial alta.
  • Acumulación de líquido debajo de la retina (coroidopatía). La coroidopatía puede provocar visión distorsionada o, a veces, un proceso de cicatrización que perjudica la visión.
  • Daño al nervio (neuropatía óptica). La obstrucción del flujo sanguíneo puede dañar el nervio óptico, lo cual provoca sangrado dentro del ojo o pérdida de la visión.

Disfunción sexual

La incapacidad de tener y mantener una erección (disfunción eréctil) es cada vez más común en los hombres cuando llegan a los 50 años. Pero los hombres con presión arterial alta son aún más propensos a experimentar disfunción eréctil. Esto se debe a que el flujo sanguíneo limitado producido por la presión arterial alta puede impedir que la sangre fluya hacia el pene.

Las mujeres también pueden experimentar disfunción sexual como consecuencia de la presión arterial alta. La reducción del flujo sanguíneo a la vagina puede generar una disminución del deseo o la excitación sexual, sequedad vaginal o dificultad para alcanzar el orgasmo.

Emergencias de la hipertensión

La presión arterial alta es generalmente una afección crónica que causa daño progresivo en el transcurso de los años. Sin embargo, a veces, la presión arterial aumenta de manera tan rápida y grave que se convierte en una emergencia médica que requiere tratamiento inmediato, a menudo con hospitalización.

En estas situaciones, la presión arterial alta puede causar lo siguiente:

  • Pérdida de memoria, cambios de personalidad, problemas de concentración, irritabilidad o pérdida progresiva del conocimiento
  • Accidente cerebrovascular
  • Daño grave en la arteria principal del cuerpo (disección aórtica)
  • Dolor en el pecho
  • Ataque cardíaco
  • Deterioro repentino del bombeo del corazón, lo que lleva a que el líquido se acumule en los pulmones y el paciente tenga falta de aliento (edema pulmonar)
  • Pérdida repentina de la función renal
  • Complicaciones en el embarazo (preeclampsia o eclampsia)
  • Ceguera

Leer más en: Mayo Clinic

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

Cápsulas de Salud: Soluciones para el dolor lumbar (o lumbago)

Si has tenido o tienes dolor lumbar, o lumbago, no estás solo. El dolor de espalda es una de las razones más comunes por las que las personas ven a un médico o faltan días al trabajo. Solo en los Estados Unidos 65 millones de personas reportan este dolor en un momento determinado. Incluso los niños en edad escolar pueden tener dolor de espalda. Unos 16 millones de adultos viven con este dolor de forma crónica.

El dolor de espalda puede variar en intensidad desde un dolor sordo y constante hasta un dolor repentino, agudo o punzante, explica el Instituto Nacional de Desórdenes Neurológicos. Puede comenzar repentinamente como resultado de un accidente o al levantar algo pesado, o puede desarrollarse con el tiempo a medida que envejecemos. Hacer muy poco ejercicio seguido de una rutina de fitness extenuante también puede causar dolor de espalda. Aquí te contamos las causas y cómo controlarlo.

Hay dos tipos de dolor de espalda:

  • El dolor de espalda agudo o de corta duración, que puede durar de unos pocos días a unas pocas semanas. La mayoría de los dolores lumbares son agudos. Tiende a resolverse por sí solo en unos pocos días con cuidados personales y no hay pérdida de ninguna función. En algunos casos se requieren unos meses para que los síntomas desaparezcan.
  • El dolor lumbar crónico se define como un dolor que continúa durante 12 semanas o más, incluso después de que se haya tratado una lesión inicial o la causa subyacente del dolor lumbar agudo. Aproximadamente el 20% de las personas afectadas por el dolor lumbar agudo desarrollan dolor lumbar crónico con síntomas persistentes al año.

Lo curioso es que incluso si el dolor persiste, no siempre significa que haya una causa subyacente médicamente grave o una que pueda identificarse y tratarse fácilmente. En algunos casos, el tratamiento alivia con éxito el dolor lumbar crónico, pero en otros casos el dolor continúa a pesar del tratamiento médico y quirúrgico.

Muchas veces es difícil encontrar la causa del dolor lumbar, pero las más comunes son:

  • Sobrecarga de peso por trabajo o deportes
  • Lesiones o fracturas
  • Cirugías
  • Hernia de disco, que comprimió los nervios cercanos
  • Curvaturas de la columna vertebral como escoliosis o cifosis
  • Afecciones de salud como artritis o fibromialgia

Las personas que tienen mayor riesgo de lumbago son:

  • las mujeres embarazadas
  • las mayores de 30 años
  • las que son sedentarias
  • las que están estresadas o deprimidas
  • las que fuman
  • las que realizan tareas pesadas o conducen camiones o maquinaria pesada

Síntomas

Entre los síntomas que pueden revelar lumbago están:

  • Dolor agudo o sordo
  • Sensación de ardor u hormigueo
  • Dolor punzante
  • Debilidad en piernas y pies
  • Pesadez en los hombros
  • Dificultad para moverse en la cama

Pruebas y exámenes

Durante el examen físico, el médico tratará de ubicar con precisión la localización del dolor y entender cómo afecta su movimiento.

Otras pruebas que se pueden realizar dependen de sus antecedentes médicos y sus síntomas.

Los exámenes pueden incluir:

  • Exámenes de sangre, como conteo sanguíneo completo
  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética
  • Mielografía (una radiografía o tomografía computarizada de la columna vertebral después de haberle inyectado un tinte)
  • Radiografía

Tratamiento

Para que el dolor de espalda no afecte la vida diaria, no sólo hay que tratarlo: hay que poder prevenirlo, cambiando desde una silla de oficina hasta hábitos regulares de vida.

Entre las medidas habituales que pueden tomarse para manejar el dolor lumbar están:

  • Un corsé para apoyar la espalda
  • Compresas frías y termoterapia
  • Fisioterapia que involucre ejercicios de estiramiento y fortalecimiento
  • Asesoría para aprender formas de entender y manejar el dolor

Dependiendo de la intensidad del dolor, se puede tomar analgésicos de venta libre como ácido asetilsalicílico, naproxeno o ibuprofeno. Si el dolor es difícil de tolerar, el médico podría recetar analgésicos narcóticos u opiodes, pero tienen un alto riesgo de adicción.

Otra opción es una inyección peridural para el dolor de espalda, que puede acompañar a la terapia física.

Si el dolor de espalda no mejora, hay que consultar con el médico, puede transformarse en una situación médica de cuidado si se presenta entumecimiento, pérdida del movimiento, debilidad o cambios en los intestinos o la vejiga.

La cirugía es realmente la última opción si se presenta daño a los nervios o el dolor no desaparece.

Fuente: Hola Doctor

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Qué es la endocarditis?

La endocarditis es una inflamación del revestimiento interno de las cavidades y las válvulas cardíacas (endocardio) que puede poner en peligro la vida.

La endocarditis, por lo general, se debe a una infección. Las bacterias, los hongos u otros gérmenes de cualquier otra parte del cuerpo, como la boca, se propagan a través del torrente sanguíneo y se adhieren a las zonas dañadas del corazón. Si no se trata rápidamente, la endocarditis puede dañar o destruir las válvulas cardíacas. El tratamiento para la endocarditis puede incluir medicamentos y, a veces, cirugía.

Las personas con mayor riesgo de sufrir endocarditis suelen presentar daños en las válvulas cardíacas, válvulas cardíacas artificiales u otros defectos cardíacos.

Síntomas

La endocarditis puede desarrollarse de manera lenta o repentina, según los gérmenes que causen la infección y la existencia de algún problema cardíaco subyacente. Los signos y síntomas de la endocarditis pueden variar de una persona a otra.

Los signos y síntomas comunes de la endocarditis incluyen:

  • Dolor en las articulaciones y los músculos
  • Dolor en el pecho cuando respiras
  • Fatiga
  • Síntomas similares a los de la gripe, como fiebre y escalofríos
  • Sudoraciones nocturnas
  • Falta de aire
  • Hinchazón en los pies, las piernas o el abdomen
  • Un soplo cardíaco (que es el sonido que emite la sangre a medida que pasa por el corazón) que aparece por primera vez o que difiere del ya existente

Los signos y síntomas menos comunes de la endocarditis pueden incluir:

  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Sangre en la orina, que podrías ver o que tu médico podría ver cuando la mire en el microscopio
  • Sensibilidad en el bazo, que es un órgano que combate las infecciones y que está ubicado justo debajo de la caja torácica izquierda
  • Manchas rojas en las plantas de los pies o en las palmas de las manos (lesiones de Janeway)
  • Puntos sensibles de color rojo que aparecen debajo de la piel de los dedos de las manos o de los pies (nódulos de Osler)
  • Puntos pequeños de color púrpura o rojo, llamados petequias, que aparecen en la piel, en la parte blanca de los ojos o en el interior de la boca

Cuándo debes consultar a un médico

Si tienes signos o síntomas de endocarditis, consulta con el médico lo antes posible, especialmente, si tienes factores de riesgo para esta infección grave, como un defecto cardíaco o antecedentes de endocarditis. Aunque otros trastornos de menor gravedad pueden causar signos y síntomas similares, no lo sabrás con certeza hasta que te examine el médico.

Si te diagnosticaron endocarditis, infórmale al médico cualquier signo o síntoma que pueda indicar que la infección está empeorando, por ejemplo:

  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Dolores de cabeza
  • Dolor articular
  • Falta de aire

Si recibes un tratamiento con antibióticos para la endocarditis, infórmale al médico si tienes diarrea, sarpullido, picazón o dolor en las articulaciones. Estos signos y síntomas pueden indicar que estás teniendo una reacción al antibiótico recetado.

Causas

La endocarditis ocurre cuando los gérmenes, por lo general bacterias, ingresan en el torrente sanguíneo, llegan al corazón y se adhieren a las válvulas cardíacas anormales o al tejido cardíaco dañado. Los hongos u otros gérmenes también pueden causar endocarditis.

Por lo general, el sistema inmunitario destruye las bacterias dañinas que ingresan al torrente sanguíneo. Sin embargo, las bacterias que viven en tu boca, garganta u otras partes del cuerpo, como tu piel o tu intestino, a veces pueden causar endocarditis cuando las circunstancias se prestan.

Las bacterias, los hongos y otros gérmenes que causan endocarditis pueden ingresar en tu torrente sanguíneo a través de:

  • Cuidados dentales inadecuados. El cepillado de dientes y el uso del hilo dental correctos ayudan a prevenir la enfermedad de las encías. Si no cuidas bien de tus dientes y encías, el cepillado podría causar que las encías poco saludables sangren, dándole a las bacterias la oportunidad de ingresar al torrente sanguíneo. Algunos procedimientos dentales que pueden cortar las encías también pueden permitir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo.
  • Catéteres. Las bacterias pueden ingresar al cuerpo a través de una sonda delgada que los médicos usan normalmente para inyectar o extraer líquidos del cuerpo (catéter). Es más probable que esto suceda si el catéter se coloca por un largo período de tiempo. Por ejemplo, puedes tener un catéter si necesitas diálisis a largo plazo.
  • Consumo de drogas intravenosas ilegales. Las agujas y jeringas contaminadas son una preocupación especial para las personas que utilizan drogas intravenosas ilegales, como la heroína o la cocaína. A menudo, las personas que usan estos tipos de drogas no tienen acceso a agujas o jeringas limpias y sin usar.

Factores de riesgo

Es más probable que desarrolles endocarditis si tienes válvulas cardíacas defectuosas, afectadas por la enfermedad o dañadas. Sin embargo, la endocarditis ocurre ocasionalmente en personas que eran sanas.

Tienes un mayor riesgo de sufrir endocarditis si tienes:

  • Edad avanzada. La endocarditis ocurre con mayor frecuencia en adultos mayores de 60 años.
  • Válvulas cardíacas artificiales. Los gérmenes son más propensos a adherirse a una válvula cardíaca artificial (protésica) que a una válvula cardíaca normal.
  • Válvulas cardíacas dañadas. Ciertas afecciones de salud, como fiebre reumática o infección, pueden dañar o dejar una cicatriz en una o más válvulas cardíacas, aumentando el riesgo de infección.
  • Defectos cardíacos congénitos. Si naciste con ciertos tipos de defectos cardíacos, como un corazón con ritmos cardíacos irregulares o válvulas cardíacas anormales, el corazón puede ser más susceptible a sufrir infecciones.
  • Dispositivo cardíaco implantado. Las bacterias pueden adherirse a un dispositivo implantado, como un marcapasos, y provocar una infección del revestimiento del corazón.
  • Antecedentes de endocarditis. La endocarditis daña los tejidos y las válvulas del corazón, lo cual aumenta el riesgo de sufrir una infección cardíaca futura.
  • Antecedentes de consumo de drogas intravenosas ilícitas. Las personas que consumen drogas ilícitas inyectables tienen mayor riesgo de tener endocarditis. Es posible que las agujas utilizadas para inyectar sustancias estén contaminadas con las bacterias que causan la endocarditis.
  • Mala higiene dental. Tener una boca y unas encías sanas son esenciales para una buena salud. Si no te cepillas los dientes y usas hilo dental con regularidad, las bacterias pueden crecer dentro de tu boca e ingresar al torrente sanguíneo a través de un corte en las encías.
  • Uso de catéter a largo plazo. Tener un catéter colocado durante un período prolongado (sonda permanente) aumenta el riesgo de endocarditis.

Si tienes riesgo de padecer endocarditis, infórmaselo a todos los médicos que te atienden. Se recomienda solicitar una tarjeta de riesgo de endocarditis a la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón). Consulta con la delegación local o imprime la tarjeta del sitio web de la asociación.

Complicaciones

En el caso de la endocarditis, las aglomeraciones de gérmenes y trozos de células forman una masa anormal en el corazón. Estas aglomeraciones, conocidas como vegetaciones, pueden desprenderse y desplazarse a los pulmones, el cerebro, los órganos abdominales, los riñones, los brazos y las piernas.

En consecuencia, la endocarditis puede causar varias complicaciones, incluidas las siguientes:

  • Problemas del corazón, como soplo cardíaco, daño en las válvulas cardíacas e insuficiencia cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Bolsas de pus acumulado (abscesos) que se forman en el corazón, el cerebro, los pulmones y otros órganos
  • Coágulos sanguíneos en una arteria del pulmón (embolia pulmonar)
  • Daño en los riñones
  • Bazo agrandado

Prevención

Puedes tomar las siguientes medidas para ayudar a prevenir la endocarditis:

  • Conoce los signos y síntomas de la endocarditis. Consulta al médico de inmediato si desarrollas cualquier signo o síntoma, especialmente fiebre que no desaparece, fatiga inexplicable, cualquier tipo de infección cutánea, o cortes abiertos o llagas que no se curan de manera adecuada.
  • Cuídate los dientes y encías. Cepíllate los dientes y encías y usa hilo dental con frecuencia, además de realizarte chequeos dentales periódicos. Una buena higiene dental es una parte importante para mantener la salud en general.
  • No consumas drogas intravenosas ilícitas. Las agujas sucias pueden enviar bacterias al torrente sanguíneo y aumentar el riesgo de endocarditis.

Antibióticos preventivos

Ciertos procedimientos médicos y dentales pueden permitir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo.

Si tienes riesgo elevado de padecer endocarditis, la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) recomienda tomar antibióticos una hora antes de que te coloquen una prótesis dental.

Tienes un alto riesgo de endocarditis y necesitas antibióticos antes de una prótesis dental si tienes:

  • Antecedentes de endocarditis
  • Una válvula cardíaca artificial (protésica mecánica)
  • Un trasplante cardíaco (en algunos casos)
  • Ciertos tipos de enfermedad cardíaca congénita
  • Una cirugía para enfermedades cardíacas congénitas en los últimos seis meses

Si tienes endocarditis o cualquier tipo de enfermedad cardíaca congénita, habla con tu médico y dentista sobre los riesgos y pregunta si necesitas antibióticos preventivos.

Fuente: Mayo Clinic

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Qué es la apraxia del habla?

La apraxia del habla, también conocida como apraxia adquirida del habla, apraxia verbal o apraxia del habla infantil cuando se diagnostica en los niños, es un trastorno de la manera en que se producen los sonidos al hablar. Una persona con apraxia del habla tiene problemas para decir lo que quiere de manera correcta y coherente. La apraxia del habla es un problema neurológico que afecta las vías cerebrales encargadas de programar la secuencia de movimientos necesarios para producir el habla. El cerebro sabe lo que quiere decir, pero no puede planear adecuadamente ni poner en la secuencia correcta los movimientos requeridos para hacer los sonidos del habla.

La apraxia del habla no es el resultado de una debilidad o parálisis de los músculos del habla (que incluyen los músculos de la mandíbula, la lengua y los labios). La debilidad o parálisis de los músculos del habla causa un trastorno del habla diferente llamado disartria. Algunas personas tienen disartria y apraxia del habla, lo que puede hacer que sea más difícil diagnosticar ambos trastornos.

La gravedad de la apraxia del habla varía de una persona a otra. Puede ser tan leve que causa problemas sólo con unos pocos sonidos del habla o con la pronunciación de palabras con muchas sílabas. En los casos más graves, es posible que la persona con apraxia del habla no pueda comunicarse de manera eficaz al hablar y necesite la ayuda de métodos de comunicación alternativos.

¿Cuáles son los tipos y las causas de la apraxia del habla?

Hay dos tipos principales de apraxia del habla: la apraxia adquirida del habla y la apraxia del habla infantil.

  • La apraxia adquirida del habla puede ocurrir a cualquier edad, aunque generalmente afecta a los adultos. La apraxia adquirida del habla ocurre por lesiones en las partes del cerebro que están involucradas en el habla y causa pérdida o deterioro de las habilidades existentes del habla. Puede resultar de un ataque al cerebro, una lesión en la cabeza, un tumor u otra enfermedad que afecta al cerebro. La apraxia adquirida del habla puede presentarse junto con otros trastornos que ocurren por una lesión del sistema nervioso. Uno de ellos es la disartria, que se mencionó anteriormente. Otro es la afasia, que es un trastorno del lenguaje. Para más información, consulte la hoja de información del NIDCD sobre Afasia.
  • La apraxia del habla infantil está presente desde el nacimiento. Este trastorno se conoce también como apraxia en el desarrollo del habla, apraxia en el desarrollo verbal o apraxia articulatoria. La apraxia del habla infantil no es lo mismo que los retrasos en el desarrollo del habla, en los que el niño tiene un desarrollo del habla típico, pero más lento. No se comprenden bien las causas de la apraxia del habla infantil. Las pruebas de imágenes neurológicas y otros estudios no han podido encontrar evidencia de daño cerebral o diferencias en la estructura cerebral de los niños con apraxia del habla. Con frecuencia, los niños con apraxia del habla tienen familiares con antecedentes de un trastorno de la comunicación o un problema de aprendizaje. Esta observación y los resultados de algunas investigaciones recientes sugieren que los factores genéticos pueden tener un papel en el trastorno. La apraxia del habla parece afectar más a los niños que a las niñas.

¿Cuáles son los síntomas de la apraxia del habla?

Las personas con cualquiera de las dos formas de apraxia del habla pueden tener diferentes síntomas o características del habla:

  • Distorsión de los sonidos. Las personas con apraxia del habla pueden tener dificultad para pronunciar las palabras correctamente. A menudo los sonidos, especialmente las vocales, les salen distorsionados. Ya que la persona no puede colocar en el lugar correcto las partes del cuerpo necesarias para el habla (por ejemplo, la lengua o la mandíbula), el sonido sale mal. Las palabras más largas o más complejas son generalmente más difíciles de decir que las palabras más cortas o más simples. También se pueden ver sustituciones de sonidos cuando la apraxia del habla viene acompañada de afasia.
  • Errores incoherentes en el habla. Por ejemplo, la persona con apraxia puede decir correctamente una palabra difícil, pero luego tener problemas para repetirla, o puede ser capaz de pronunciar un sonido un día, pero tener problemas con el mismo sonido al día siguiente.
  • Titubeo al buscar los sonidos correctos. Las personas con apraxia del habla a menudo parecen estar buscando el sonido exacto o la palabra correcta, y pueden tratar de decir una palabra varias veces antes de decirla correctamente.
  • Errores en la entonación, la acentuación o el ritmo. Otra característica común de la apraxia del habla es el uso incorrecto de la prosodia. La prosodia es el ritmo y la inflexión que usamos al hablar para ayudarnos a expresar el significado. Una persona que tiene problemas con la prosodia podría usar el mismo énfasis o acentuación en las palabras, dividir una palabra en sus sílabas, omitir sílabas en las palabras y frases, o hacer pausas inadecuadas mientras habla.

Los niños con apraxia del habla generalmente entienden el lenguaje mucho mejor de lo que pueden usarlo. Algunos niños con el trastorno también pueden tener otros problemas del habla, problemas con el lenguaje expresivo o problemas de las habilidades motoras.

¿Cómo se diagnostica la apraxia del habla?

Los profesionales conocidos como patólogos del habla-lenguaje (o fonoaudiólogos) tienen un papel clave en el diagnóstico y tratamiento de la apraxia del habla. Ya que no hay un solo síntoma o prueba que pueda usarse para diagnosticar la apraxia del habla, la persona que realiza el diagnóstico generalmente busca la presencia de varios síntomas, incluyendo los que se mencionaron anteriormente. Eliminar la posibilidad de que existan otros problemas médicos, como la debilidad muscular o problemas para producir el lenguaje (como la afasia), puede ayudar con el proceso diagnóstico.

En los exámenes formales para detectar la apraxia adquirida del habla y la infantil, el patólogo del habla-lenguaje puede pedir que el paciente haga tareas en las que tiene que hablar, como repetir una palabra en particular varias veces o repetir una lista de palabras cada vez más largas (por ejemplo, cariño, cariñoso, cariñosamente). En el caso de la apraxia adquirida del habla, el patólogo del habla-lenguaje también puede examinar la capacidad del paciente para conversar, leer, escribir y hacer movimientos en los que no tiene que hablar. Para diagnosticar la apraxia del habla infantil, los padres y los profesionales pueden necesitar observar el habla del niño a lo largo de un periodo de tiempo.

¿Cómo se trata la apraxia del habla?

En algunos casos, las personas con apraxia adquirida del habla recuperan por sí solas algunas o todas sus habilidades para hablar. Esto se llama recuperación espontánea.

Los niños con apraxia del habla no superarán el problema sin ayuda. Tampoco adquieren los fundamentos del habla simplemente por estar alrededor de otros niños, como en un salón de clase. Por lo tanto, la terapia del habla y del lenguaje es necesaria para los niños con apraxia del habla, así como para las personas con apraxia adquirida del habla que no recuperan espontáneamente todas sus habilidades del habla.

Los patólogos del habla y el lenguaje usan diferentes enfoques para tratar la apraxia del habla. No se ha demostrado que algún método en particular sea más eficaz que otro. La terapia se adapta a las necesidades de cada persona y está diseñada para tratar otros problemas del habla o del lenguaje que puedan presentarse junto con la apraxia del habla. Se necesitan sesiones frecuentes, intensivas, e individuales de terapia del habla y del lenguaje tanto para niños como para adultos con apraxia del habla. (Los ejercicios repetitivos y la atención personal necesaria para mejorar la apraxia del habla son difíciles de llevar a cabo en terapia de grupo). Los niños con apraxia del habla grave pueden necesitar terapia intensiva del habla y del lenguaje durante años, en conjunto con la educación normal, para lograr un nivel adecuado de las habilidades del habla.

En los casos graves, los adultos y los niños con este trastorno quizás tengan que encontrar otras maneras de expresarse. Estas pueden incluir el lenguaje de señas formal o informal; un cuaderno con imágenes o palabras escritas que puedan señalar y mostrar a otras personas; o un aparato de comunicación electrónico, como un teléfono inteligente, una tableta o una computadora portátil, que pueda utilizarse para escribir o reproducir la voz. Estos métodos de asistencia para la comunicación también pueden ayudar a los niños con este trastorno a aprender a leer y entender mejor el lenguaje hablado estimulando las áreas del cerebro involucradas en el lenguaje y la alfabetización.

Algunos adultos y niños tendrán más progreso durante el tratamiento que otros. Recibir apoyo y ánimo de familiares y amigos y la práctica adicional en el hogar son importantes.

Fuente: NIH

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Que es la taquicardia y la bradicardia?

Una arritmia es cualquier trastorno en los latidos o el ritmo del corazón. Significa que el corazón late demasiado rápido o demasiado lento o que tiene un patrón irregular. Cuando el corazón late más rápido de lo normal se denomina taquicardia. Cuando late demasiado lento se llama bradicardia. El tipo más común de arritmia es la fibrilación auricular, que causa un latido irregular y rápido del corazón

Existen muchos factores que pueden afectar el ritmo cardíaco, como haber tenido un ataque al corazón, fumar, defectos cardíacos congénitos y estrés. Algunas sustancias o medicinas también pueden causar arritmias.

Los síntomas de arritmia incluyen:

  • Latidos cardíacos rápidos o lentos
  • Latidos perdidos
  • Mareos o vértigo
  • Dolor en el pecho
  • Falta de aire
  • Sudoración

El médico puede realizar pruebas que detecten si padece de arritmia. El tratamiento para restablecer un ritmo cardíaco normal puede incluir medicamentos, un desfibrilador cardioversor implantable o un marcapasos y, a veces, cirugía.

Leer más en: Medline Plus

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Cuáles son las causas, síntomas y tratamiento del desprendimiento de retina?

Desprendimiento de retina

Es la separación de la membrana sensible a la luz (retina) en la parte posterior del ojo de sus capas de soporte.

Causas

La retina es el tejido transparente que recubre la parte posterior del ojo. Los rayos de luz que entran en el ojo son enfocados por la córnea y el cristalino en imágenes formadas en la retina.

  • El tipo más común de desprendimiento de retina con frecuencia se debe a un desgarro o perforación en dicha retina. A través de este se pueden filtrar los líquidos del ojo. Esto causa la separación de la retina de los tejidos subyacentes, muy parecido a una burbuja debajo de un papel decorativo. Esto casi siempre se debe a una afección llamada desprendimiento vítreo posterior. También puede ser causado por un traumatismo y una miopía muy grave. Un antecedente familiar de desprendimiento de retina también incrementa el riesgo.
  • Otro tipo de desprendimiento de retina se denomina desprendimiento por tracción. Este tipo ocurre en personas con diabetes no controlada, que tienen antecedentes de cirugía de retina o que tienen inflamación prolongada (crónica).

Cuando se presenta el desprendimiento de retina, el sangrado proveniente de los vasos sanguíneos cercanos puede causar opacidad en el interior del ojo, de manera que es posible que usted no vea claramente o que no vea en absoluto. La visión central puede resultar seriamente afectada si la mácula se desprende. La mácula es la parte de la retina responsable de la visión fina y detallada.

Síntomas

Los síntomas del desprendimiento de retina pueden incluir:

  • Destellos de luz brillante, especialmente en la visión periférica.
  • Visión borrosa.
  • Nuevas moscas volantes en el ojo que aparecen repentinamente.
  • Sombras o visión periférica disminuida similar a una cortina o sombra que cae sobre su campo visual.

Por lo general no hay dolor ni en el ojo ni en su alrededor.

Pruebas y exámenes

Un oftalmólogo (especialista en ojos) le examinará los ojos. Se harán exámenes para revisar la retina y la pupila:

  • Usando un tinte especial y una cámara para observar el flujo de sangre en la retina (angiofluoresceinografía)
  • Verificando la presión dentro del ojo (tonometría)
  • Examinando la parte posterior del ojo, incluso la retina (oftalmoscopia)
  • Verificando la prescripción de anteojos (prueba de refracción)
  • Verificando la visión cromática
  • Verificando las letras más pequeñas que se puedan leer (agudeza visual)
  • Revisando las estructuras en la parte frontal del ojo (examen con lámpara de hendidura)
  • Ultrasonido del ojo

Tratamiento

La mayoría de las personas con un desprendimiento de retina necesita cirugía. Esta se puede realizar ya sea inmediatamente o dentro de un corto período de tiempo después del diagnóstico. Algunos tipos de cirugía de desprendimiento de retina se pueden realizar en el consultorio del médico:

  • Se pueden utilizar láseres para sellar los desgarros o agujeros en la retina antes de que se produzca un desprendimiento de retina.
  • Si usted tiene un pequeño desprendimiento de retina, el médico puede colocar una burbuja de gas en el ojo. Esto se conoce como retinopexia neumática y le ayuda a la retina a flotar de nuevo en su lugar. El agujero se sella con un láser.

Los desprendimientos de retina más graves requieren cirugía en un hospital. Estos procedimientos incluyen:

  • Introflexión o indentación escleral para empujar suavemente la pared del ojo hacia arriba contra la retina
  • Vitrectomía para extraer el gel o el tejido cicatricial que tira de la retina, empleada para los desprendimientos o desgarros más grandes

Los desprendimientos de retina por tracción se pueden vigilar por un tiempo antes de la cirugía. Si es necesaria la cirugía, por lo regular se hace la vitrectomía.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico después de un desprendimiento de retina depende de la localización y magnitud del desprendimiento, al igual que del tratamiento oportuno. Si la mácula no sufrió daño, el pronóstico con el tratamiento puede ser excelente.

La reparación exitosa de la retina no siempre restaura la visión por completo.

Algunos desprendimientos de retina no se pueden reparar.

Posibles complicaciones

Un desprendimiento de retina causa pérdida de la visión. La cirugía para repararlo puede ayudar a recuperar algo de o toda la visión.

Cuándo contactar a un profesional médico

Un desprendimiento de retina es un problema urgente que requiere atención médica dentro de las 24 después de los primeros síntomas de nuevos destellos de luz y moscas volantes.

Prevención

Use anteojos protectores para prevenir traumatismo en los ojos. Controle su glucemia cuidadosamente si tiene diabetes. Visite al oftalmólogo una vez al año. Puede necesitar consultas más frecuentes si tiene factores de riesgo para que se presente un desprendimiento de retina. Esté alerta a los síntomas de nuevos destellos de luz y moscas volantes.

Fuente: Medline Plus

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Está bien tomar un analgésico antes o después de vacunarte contra la COVID-19?

Consejos de expertos sobre las mejores formas de tratar los efectos secundarios comunes de las vacunas.

Si tienes efectos secundarios comunes como dolor de cabeza, fiebre o escalofríos después de recibir la vacuna contra la COVID-19, los expertos señalan que está perfectamente bien tomar un analgésico de venta libre como ibuprofeno o acetaminofén para aliviar el malestar.

Sin embargo, no debes tomar estos medicamentos antes de vacunarte a menos que el médico lo indique, ya que podrían disminuir la eficacia de la vacuna, según el Dr. Gregory Poland, experto en Enfermedades Infecciosas de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota, y director del Grupo de Investigación de Vacunas de Mayo Clinic.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU (en inglés), también desaconsejan tomar analgésicos antes de vacunarte “con el fin de prevenir los síntomas posteriores a la vacunación”.

La recomendación proviene de algunos estudios pequeños, principalmente con niños, que revelaron que tomar analgésicos antes de recibir una vacuna disminuyó la respuesta inmunitaria, según Poland, lo que significa que el organismo podría tener más dificultad para reconocer y combatir el coronavirus en el futuro. Poland advierte que la investigación sobre el tema es limitada y los resultados no han sido uniformes. De todos modos, según él y otros expertos, es mejor ser precavidos.

Si tomas un analgésico con frecuencia por un trastorno crónico como artritis, tal vez te convenga no tomarlo la mañana antes de vacunarte, señaló Poland, pero consulta antes con el médico. Si se trata de un medicamento del que no puedes prescindir durante el día, tal vez sea mejor que lo tomes, indicó.

Los efectos secundarios pueden ser más intensos después de la segunda dosis

Los adultos de 55 años o más suelen tener menos efectos secundarios que las personas más jóvenes, pero es posible que aún te sientas mal durante unos días después de vacunarte.

“Esto significa que el organismo está haciendo lo que le pediste que hiciera”, explicó el Dr. Buddy Creech, especialista en Enfermedades Infecciosas y director del Programa de Investigación de Vacunas de Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

Puedes anticipar tener más efectos secundarios después de la segunda dosis. Además de dolor en el brazo, los síntomas comunes incluyen cansancio, dolor de cabeza, dolor muscular, dolor en las articulaciones, escalofríos y fiebre, según los CDC.

El Dr. Dean Blumberg, especialista en Enfermedades Infecciosas de UC Davis Health, señaló otros dos síntomas posteriores a la vacuna que los médicos han observado: inflamación de los ganglios linfáticos en la axila y erupción o comezón alrededor del sitio de la inyección que aparece de cinco a diez días después de la vacunación, a veces denominado “brazo COVID”.

Cómo tratar los efectos secundarios de la vacuna

  • Fiebre, escalofríos y dolor muscular

Si tienes fiebre pero no te resulta muy incómoda, los médicos señalan que no es necesario hacer nada para bajarla. Si sientes mucha molestia, toma acetaminofén (Tylenol) o un medicamento antiinflamatorio no esteroide (AINE) como ibuprofeno (Advil o Motrin).

“Me sentí bastante mal al día siguiente, con escalofríos y dolores musculares, y no puedo imaginar no tomar Tylenol o Motrin ese día”, dijo Creech. Los CDC recomiendan que también bebas mucho líquido y vistas ropa ligera.

Si la fiebre dura más de unos pocos días o si también tienes otros síntomas como tos y dolor de garganta, consulta con el médico.

  • Dolor de cabeza

Blumberg solo tuvo un dolor de cabeza leve después de recibir la segunda dosis, pero señaló que algunos de sus colegas que también recibieron la vacuna tuvieron fuertes dolores de cabeza que se parecían más a migrañas. “Les molestaban las luces brillantes. Solo querían permanecer en una habitación oscura”, dijo.

Nuevamente, los analgésicos deberían ayudar, dijo, y descansa lo suficiente.

  • Fatiga

Si estás cansado, no te sientas mal por pasar el día en la cama, indicó Creech. “Les diré que cuanto más vacunamos, más nos damos cuenta de que la fatiga es una parte real de este proceso”, observó.

Una siesta te puede ayudar a sentirte mejor, señaló, al igual que una caminata a paso ligero o algún otro ejercicio. Y si eres una de esas personas a las que no les gusta quedarse quietas, no te hará mal si decides soportar la fatiga, dijo.

Por suerte, el cansancio dura solo uno o dos días en la mayoría de los casos.

  • Dolor, hinchazón o erupción tardía en el sitio de la inyección

Casi todos sienten dolor en el brazo después de la vacunación. Usar o ejercitar el brazo puede ayudar a aliviar el dolor, según los CDC. La agencia también recomienda aplicar un paño húmedo y frío sobre la zona.

Blumberg indicó que algunos pacientes reportan erupción tardía o enrojecimiento que aparece de cinco a diez días después de la vacunación. En la zona se puede producir hinchazón, enrojecimiento o comezón, dijo. En el estudio clínico de Moderna (en inglés), el 0.8% de los participantes reportaron reacciones tardías en el sitio de la inyección.

Los médicos que se especializan en enfermedades infecciosas consideran que se trata de una reacción alérgica leve, advirtió Blumberg. Puedes tratarla con un antihistamínico de venta libre como Benadryl o un esteroide tópico como hidrocortisona.

  • Bulto en la axila

Si tienes un bulto en la axila o justo arriba de la clavícula, tal vez sea un ganglio linfático inflamado, indicó Blumberg. Los datos de los CDC revelan que del 12 al 16% de los participantes del estudio clínico (en inglés) reportaron tener hinchazón en alguna zona además del sitio de la inyección.

La hinchazón puede durar varias semanas, señaló. “Es una parte normal de la respuesta del sistema inmunitario, pero a veces puede producir molestias”, advirtió Blumberg. “No es necesario hacer nada al respecto. Desaparecerá con el tiempo”.

Autor: Michelle Crouch

Fuente: AARP

Cápsulas de Salud: Emergencias por el calor

Las lesiones por el calor pueden ocurrir debido a las altas temperaturas y a la humedad. Usted es más propenso a sentir los efectos del calor con más rapidez si:

  • No está acostumbrado a las altas temperaturas o a la alta humedad.
  • Es un niño o un adulto mayor.
  • Ya está enfermo por otra causa o ha sufrido lesiones.
  • Es obeso.
  • También está haciendo ejercicio. Incluso una persona que está en buena forma puede sufrir enfermedades por el calor si ignora las señales de advertencia.

Los siguientes factores hacen que sea más difícil para el cuerpo regular su temperatura y llevan a que sea más probable una emergencia por calor:

  • Consumo de alcohol antes o después de una exposición al calor o a humedad alta.
  • No consumir la cantidad suficiente de líquidos cuando se está activo en días más cálidos o de altas temperaturas.
  • Cardiopatía.
  • Ciertos medicamentos, como por ejemplo: betabloqueadores, diuréticos, algunos medicamentos usadas en el tratamiento de la depresión, la psicosis o el trastorno de hiperactividad por déficit de atención (THDA).
  • Problemas con las glándulas sudoríparas.
  • Usar demasiada ropa.

Síntomas

Los calambres por el calor son la primera etapa de la enfermedad ocasionada por calor. Si no se tratan estos síntomas, estos pueden conducir al agotamiento por el calor y luego insolación.

La insolación ocurre cuando el cuerpo ya no es capaz de regular su temperatura, y esta sigue aumentando. La insolación puede causar shock, daño cerebral, insuficiencia de órganos e incluso la muerte.

Los síntomas preliminares de la enfermedad por el calor incluyen:

  • Fatiga
  • Calambres musculares y dolores que se presentan más comúnmente en las piernas o en el abdomen
  • Sed
  • Sudoración profusa

Los síntomas tardíos del agotamiento por el calor incluyen:

  • Piel húmeda y fría
  • Orina oscura
  • Mareos y aturdimiento
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Debilidad

Los síntomas de insolación incluyen (llame al 911 o al número local de emergencias de inmediato):

  • Fiebre: temperatura por encima de 104°F (40°C)
  • Piel seca, caliente y roja
  • Confusión extrema (nivel alterado de conciencia)
  • Comportamiento irracional
  • Respiración rápida y superficial
  • Pulso rápido y débil
  • Convulsiones
  • Pérdida del conocimiento (pérdida de la capacidad de respuesta)

Primeros auxilios

Si usted cree que una persona puede tener enfermedad o emergencia por calor:

  1. Procure que la persona se acueste en un lugar fresco y levántele los pies unas 12 pulgadas (30 centímetros).
  2. Aplíquele compresas húmedas o frías (o agua fresca directamente) sobre la piel y utilice un ventilador para bajarle la temperatura corporal. Colóquele compresas frías en el cuello, la ingle y las axilas.
  3. Si la persona está despierta, dele algo para tomar en sorbos (como una bebida para deportistas) o prepare una bebida con sal agregando una cucharadita (6 gramos) de sal en un cuarto de galón (1 litro) de agua. Dele media taza (120 mililitros) cada 15 minutos. El agua fresca será suficiente si no hay disponibilidad de bebidas saladas.
  4. Para los calambres musculares, suministre bebidas como se acaba de mencionar y masajee suavemente los músculos afectados, pero con firmeza, hasta que se relajen.
  5. Si la persona muestra signos de shock (como labios y uñas azulados y disminución de la lucidez mental), comienza a tener convulsiones o pierde el conocimiento, llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) y administre los primeros auxilios si es necesario.

No se debe

Tome estas precauciones:

  • NO le suministre a la persona medicamentos que se utilizan para tratar la fiebre, como ácido acetilsalicílico (aspirin) o paracetamol porque, en lugar de ayudar, pueden ser dañinos.
  • NO le suministre tabletas de sales efervescentes.
  • NO le brinde a la persona líquidos que contengan alcohol o cafeína, ya que será más difícil para el cuerpo controlar su temperatura interna.
  • NO aplique alcohol antiséptico sobre la piel de la persona.
  • NO le administre nada por vía oral (ni siquiera bebidas saladas) si está vomitando o está inconsciente.

Cuándo contactar a un profesional médico

Llame al número local de emergencias (como el 911 en los Estados Unidos) si:

  • La persona pierde el conocimiento en cualquier momento.
  • Hay alguna alteración en la lucidez mental de la persona (por ejemplo, confusión o convulsiones).
  • La persona presenta fiebre de más de 102° F (38.9º C).
  • Se presentan otros síntomas de insolación (como pulso y respiración rápidos).
  • El estado de la persona no mejora o empeora a pesar del tratamiento.

Prevención

El primer paso para prevenir la enfermedad por calor es la planeación.

  • Averigüe cómo estará la temperatura durante todo el día cuando vaya a estar al aire libre.
  • Piense en la manera como ha manejado el calor en el pasado.
  • Asegúrese de que tendrá suficientes líquidos para beber.
  • Averigüe si hay sombra disponible en el lugar a donde va.
  • Aprenda los signos tempranos de enfermedades por el calor.

Para ayudar a prevenir las enfermedades por calor:

  • Use ropas sueltas, ligeras y de color claro en climas cálidos.
  • Descanse con frecuencia y busque la sombra cuando sea posible.
  • Evite el ejercicio o la actividad física vigorosa al aire libre en clima cálido o húmedo.
  • Tome muchos líquidos todos los días. Tome mayor cantidad antes, durante y después de la actividad física
  • Tenga especial cuidado para evitar el sobrecalentamiento si está tomando medicamentos que alteran la regulación del calor o si es obeso o una persona mayor.
  • Tenga cuidado con el calentamiento dentro de los automóviles en el verano. Deje que el auto se enfríe antes de subirse.
  • NUNCA deje a un niño sentado en un automóvil expuesto al calor del sol, ni siquiera después de abrir las ventanillas.

Después de recuperarse de una enfermedad por el calor provocada por esfuerzo físico, consulte con su proveedor de atención médica antes de volver a realizar un esfuerzo intenso. Comience a hacer ejercicio en un ambiente fresco y aumente lentamente el grado de calor. Durante dos semanas, aumente la duración y la intensidad del ejercicio, así como la cantidad de calor.

Fuente: Adam

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

¿Cuándo una persona enferma de COVID-19 deja de ser contagiosa (tenga o no síntomas)?

Existe la creencia de que algunos virus sólo se propagan cuando se están incubando o de que solo con tos o fiebre puedes contagiar a otros. ¿Qué ocurre con el nuevo coronavirus?

Desde que el SARS-Cov-2 fue detectado en China a finales de 2019, varios equipos científicos han estado investigando el período de incubación del nuevo coronavirus.

Uno de estos estudios, llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hokpins y publicado en Annals of Internal Medicine en mayo de 2020, encontró que el período de incubación promedio del nuevo coronavirus es de 5,1 días.

Y la mayoría (97,5%) de los contagiados que desarrollan síntomas lo hacen dentro de un período de 11,5 días.

“Desde que una persona se expone al virus a través de la nariz o de la boca pasan de promedio tres días hasta que empieza a desarrollar síntomas, como tos y fiebre”, señala el doctor Vicente Soriano, médico especialista en enfermedades infecciosas y genética clínica y exasesor de la Organización Mundial de la Salud.

“Pero la capacidad de contagiar a otros, de transmitir ese virus a otros se prolonga de 7 a 10 días más”, explica el experto, que también es profesor de la Universidad Internacional de La Rioja, España.

Agrega que a partir de ese momento, cuando los síntomas ya han remitido o desaparecido, también disminuye la posibilidad de contagiar a otros.

El experto subraya, sin embargo, que las pruebas PCR, que se usan para detectar el virus, pueden seguir dando positivas varios días o semanas después del contagio del virus.

Pero esto no quiere decir que la persona siga siendo contagiosa.

“La PCR que detecta fragmentos del genoma del virus puede continuar positiva después de una, dos o hasta tres semanas después de que la persona se curó de covid”, señala Vicente Soriano.

“Pero esa PCR positiva no refleja contagiosidad. Lo que detecta la PCR son fragmentos de virus, o ‘secuencias basura”, que son fragmentos del genoma del virus que están en el tracto respiratorio y que expulsamos durante varias semanas después de haberse curado la enfermedad”, explica el experto.

En efecto, la sensibilidad de las pruebas diagnóstico es un problema que se conoce desde que comenzaron a aplicarse e ilustra por qué las estadísticas de la covid-19 están lejos de ser perfectas.

Pero tal como subraya el doctor Vicente Soriano, “la contiagiosidad del coronavirus básicamente son de 7 a 10 días, uno o dos días antes de empezar los síntomas y mientras los síntomas ocurren”, agrega.

¿Cuándo puedo estar con otras personas si tuve covid-19 y tuve síntomas?

  • 10 días después de la aparición de los síntomas y
  • 24 horas sin fiebre y sin usar medicamentos para bajar la fiebre y
  • Cuando ya están mejorando otros síntomas de COVID-19

Fuente: CDC

Pero ¿qué ocurre cuando una persona se contagia con el coronavirus y no presenta síntomas? ¿Cómo saber que no contagiará a otros?

Un estudio publicado en agosto en Journal of the American Medical Association (JAMA) encontró que cerca de 30% de los pacientes que dan positivo con el coronavirus son asintomáticos.

Y los investigadores encontraron que a pesar de no presentar síntomas, los pacientes son portadores de la misma cantidad de virus que los pacientes con síntomas y ambos permanecen con esa carga viral durante el mismo tiempo.

Por eso, señalan los expertos, la importancia de usar mascarillas y observar el distanciamiento social.

Estas dos medidas pueden ayudar a reducir el riesgo de que una persona con covid-19 y asintomática contagie a otras personas.

“Con los asintomáticos no se sabe por cuánto tiempo pueden ser contagiosos”, explica Vicente Soriano.

“Básicamente, las personas asintomáticas pueden transmitir virus a otros durante una semana, igual que los que tienen síntomas, pero a menos que la persona se haga un test de antígeno (para detectar que tuvo la enfermedad) o una PCR, esa persona pasa desapercibida, le dice el experto a BBC Mundo.

“De allí el interés del rastreo para identificar a las personas que han podido estar en una zona de contagio con gente que aun no ha dado positivo y hacerles el test de antígeno o la PCR, a partir de las 48 horas del evento”.

De esta forma, dice el experto, se puede identificar a los asintomáticos y mantenerlos aislados durante 10 días para evitar otros contagios.

Cuando una persona tuvo síntomas no es necesario realizarse nuevamente la prueba de detección, basta con que se mantenga 10 días aislada para dejar de ser contagiosa.

Pacientes graves

Estas recomendaciones, sin embargo, no se aplican a las personas que tuvieron síntomas más graves de covid-19 y no fueron hospitalizadas.

Tal como señalan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en muchos casos, cuando una persona estuvo grave y no fue hospitalizada deberá permanecer en su casa hasta 20 días después de la aparición inicial de los síntomas.

Asimismo, las personas con trastornos del sistema inmune o sistemas inmunes debilitados que tuvieron COVID-19, deberán permanecer más tiempo en su casa y consultar a su médico para saber cuándo pueden dejar de aislarse.

Fuente: El Comercio

Cápsulas de Salud: ¿Qué es un trastorno neurológico funcional?

Los «trastornos neurológicos funcionales» son un término más reciente y amplio que abarca lo que algunas personas denominan «neurosis histérica» y presentan síntomas del sistema nervioso (neurológico) que no pueden explicarse debido a una enfermedad neurológica u otra enfermedad. Sin embargo, los síntomas son reales y provocan una angustia significativa o problemas para desenvolverse en la vida.

Los signos y síntomas varían según el tipo de trastorno neurológico funcional y pueden tener patrones específicos. Normalmente, estos trastornos afectan los movimientos o los sentidos, como la capacidad para caminar, tragar, ver u oír. La gravedad de los síntomas puede variar y estos pueden ser de corta o larga duración. No obstante, no se pueden producir intencionalmente ni controlarse.

Se desconoce la causa de los trastornos neurológicos funcionales. Pueden desencadenarse por un trastorno neurológico o por una reacción al estrés o a un traumatismo físico o psicológico, pero no siempre es así. Los trastornos neurológicos funcionales están relacionados con el modo en el que funciona el cerebro y no con un daño a la estructura cerebral (como un accidente cerebrovascular, la esclerosis múltiple, una infección o una lesión).

El diagnóstico y tratamiento tempranos, especialmente la educación sobre la afección, pueden ayudar en la recuperación.

Síntomas

Los síntomas de los trastornos neurológicos funcionales pueden variar según el tipo de trastorno, y son lo suficientemente considerables como para provocar deterioro y requerir una evaluación médica. Los síntomas pueden afectar el movimiento y el funcionamiento del cuerpo, así como los sentidos.

Los signos y síntomas que afectan el funcionamiento y el movimiento del cuerpo pueden comprender:

  • Debilidad o parálisis
  • Movimiento anormal, como temblores o dificultad para caminar
  • Pérdida de equilibrio
  • Dificultad para tragar o sensación de tener «un bulto en la garganta»
  • Convulsiones o episodios de temblores y una aparente pérdida del conocimiento (convulsiones no epilépticas)
  • Episodios de falta de reacción

Los signos y los síntomas que afectan los sentidos pueden ser:

  • Entumecimiento o pérdida de sensibilidad al tacto
  • Problemas del habla, como incapacidad para hablar o balbucear
  • Problemas de visión, como visión doble o ceguera
  • Problemas de audición o sordera

Cuándo consultar al médico

Busca atención médica en caso de presentar los signos y síntomas enumerados anteriormente. Si la causa de fondo es un trastorno neurológico u otra afección, puede ser importante recibir un diagnóstico y un tratamiento rápidamente. Si el diagnóstico es un trastorno neurológico funcional, el tratamiento puede mejorar los síntomas y ayudar a prevenir problemas en el futuro.

Causas

Se desconoce la causa exacta de los trastornos neurológicos funcionales. Las teorías sobre lo que sucede en el cerebro para que se produzcan los síntomas son complejas y abarcan varios mecanismos que pueden ser distintos en función del tipo de trastorno neurológico funcional.

Básicamente, las partes del cerebro que controlan el funcionamiento de los músculos y los sentidos pueden ser un factor, aunque no exista ninguna enfermedad o anomalía.

Los síntomas de los trastornos neurológicos funcionales pueden manifestarse de manera repentina luego de un episodio estresante, o con traumatismos físicos o traumas emocionales. Otros desencadenantes pueden ser cambios o alteraciones en el modo en que funciona el cerebro a nivel estructural, celular o metabólico. Sin embargo, no siempre puede identificarse el desencadenante de los síntomas.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de presentar trastornos neurológicos funcionales comprenden:

  • Tener una enfermedad o un trastorno neurológico, como epilepsia, migrañas o un trastorno del movimiento
  • Un traumatismo físico, un trauma emocional o estrés significativo reciente
  • Tener una afección de salud mental, como trastorno del estado de ánimo o de ansiedad, trastorno disociativo o determinados trastornos de personalidad
  • Tener un familiar con un trastorno neurológico funcional
  • Posiblemente, tener antecedentes de abandono o abuso sexual o físico en la infancia

Las mujeres pueden tener más probabilidades que los hombres de padecer trastornos neurológicos funcionales.

Complicaciones

Algunos síntomas de los trastornos neurológicos funcionales, en especial, si no se tratan, pueden generar una discapacidad importante y dar lugar a una mala calidad de vida, algo similar a lo que provocan las afecciones o enfermedades.

Fuente: Mayo Clinic

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella