Entradas

Cápsulas de Bienestar: Cómo dejar de preocuparse gracias al mindfulness

El ser humano tiene una media de 60.000 pensamientos diarios, el 90% repetidos de días anteriores, inútiles o negativos. Normalmente están relacionados con situaciones ya vividas y que no se pueden cambiar, o con preocupaciones sobre cosas que todavía no han sucedido. Se atribuyen a Winston Churchill estas palabras al final de sus días: “Me pasé toda la vida preocupado por cosas que nunca sucedieron”Pero ahí estamos… ¡todo el día con la Radio Mental encendida!

¿Has pensado en algún momento cómo sería, si no apagarla, al menos poder bajar el volumen? ¡Qué paz! ¿verdad?
Con esto no quiero decir que pensar sea algo malo, que por supuesto no lo es.

Pensar es un proceso inherente a la mente que no podemos detener, y que es muy útil si está correctamente enfocado. Lo que a menudo resulta tóxico es la relación que mantenemos con nuestros pensamientos. No somos capaces de verlos como lo que son, un simple hecho mental, sino que creemos a pie juntillas todo su contenido y no lo ponemos en duda. No nos damos cuenta de que los pensamientos son reales, pero no son La Realidad. Y la realidad que parecen mostrarnos, está distorsionada.

Porque ni el pasado es exactamente como recordamos, ni sabemos con certeza lo que ocurrirá en el futuro. Pero, sin embargo, nuestro pensamiento se empeña una y otra vez en trabajar sobre estos dos momentos: pasado y futuro.
La capacidad de actuación que tenemos sobre las situaciones que ya han pasado, y que nuestra mente nos hace revivir constantemente, es completamente nula.

De la misma manera, los ensayos o anticipaciones constantes de situaciones futuras tampoco nos dan la posibilidad real de actuar sobre ellas ahora. Con ninguna de ellas podemos hacer, literalmente, nada. Y, sin embargo, son la causa del 99% de nuestro sufrimiento diario. Producen angustia, estrés, ansiedad, miedo, preocupación, malestar físico…

Este estado de preocupación es como un ruido de fondo, y suele estar tan arraigado, que nos parece imposible vivir de otro modo. Sin embargo, existe una manera muy simple de salir de la preocupación, que podemos resumir en dos “pasos”.

El primero de ellos es darnos cuenta de la falta de sentido. Si consideras que preocuparte es útil para ti de alguna manera, será muy difícil dejar de hacerlo. Y no es útil en absoluto. Lo único que nos sirve de ayuda es ocuparnos cuando la ocasión se presenta, pero preocuparnos (que no hemos de confundir con planificar de forma consciente) es dar vueltas y vueltas a un asunto que no podemos de ninguna manera resolver en este momento. Es un desperdicio de energía, creatividad y salud.

La segunda es observar esos pensamientos sin juzgar ¡Así de simple! Aunque, por otro lado, ¡todo un reto!. Un reto que merece la pena ya que tomar consciencia de los pensamientos, decidir si te los crees o no, si son relevantes o no, o si te aportan algo en este momento, transforma tu experiencia de vida.

En esto se basa la meditación y el mindfulness. Y, especialmente, la meditación sobre los pensamientos que encontrarás en el audio que acompaña este artículo, y que te animo a practicar las próximas semanas.

Si no observamos la mente, esta irá como pollo sin cabeza de un pensamiento a otro. Tomar consciencia de nuestros pensamientos a través de la práctica de esta meditación te permitirá, no sólo decidir prestar atención a aquellos que te interesen y dejar ir aquellos que te generen sufrimiento y no te aporten nada, sino que también te permitirá dejar de identificarte con esas ideas o creencias que tienes sobre ti mismo, los demás y el mundo en general, para abrir paso a un descubrimiento real sobre cada uno de ellos. Te permitirá habitar el único momento en el que realmente puedes actuar, crear, amar, transformar cualquier situación: el momento presente.

La vida es aquello que sucede mientras tú te empeñas en hacer otros planes” John Lennon.

Meditación: Tomar consciencia de los pensamientos

Es importante darnos cuenta de la importancia de nuestros pensamientos en relación con nuestra salud y bienestar. El dolor existe pero son los pensamientos posteriores los que transforman un episodio doloroso en un sufrimiento prolongado. A lo largo de esta meditación, vamos a notar lo cambiante que es la mente, y hasta qué punto va en piloto automático. Observarás que surgen multitud de pensamientos involuntarios, que muchas veces no tienen sentido y que generan emociones y sensaciones corporales. No importa la cantidad ni el contenido de los pensamientos. Vamos a observarlos sin juzgar, dándonos cuenta de que son sólo eso, pensamientos. Esta meditación entrenará nuestra mente para dejar de identificarnos con todos los pensamientos que se cruzan constantemente en el día a día. No sólo para evitar preocupaciones innecesarias, sino para focalizarnos en aquello que decidamos, aumentar la productividad, y ganar tiempo y salud.
Autor: Úrsula Calvo

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.