Entradas

Cápsulas de Finanzas Personales: La regla del 4%

La regla del 4% hace referencia al porcentaje de nuestras inversiones que podemos retirar anualmente durante la jubilación para que no se nos acabe el dinero. Es decir, de acuerdo con esta regla, si retiras un 4% de tu cartera de inversión año a año, sumándole la inflación, no se te acabaría el dinero durante el resto de tu vida.

Por este motivo también se la conoce como Safe Withdrawal Rate (SWR), que se podría traducir como tasa segura de retiro.

Eso es lo que se entiende popularmente por regla del 4%.

Su origen y actualizaciones

El origen de la regla del 4% proviene de los estudios realizados por William Bengen a partir de 1994 y más adelante en 1998 por Philip L. Cooley, Carl M. Hubbard y Daniel T. Walz, tres profesores de finanzas de la Trinity University en Estados Unidos. De hecho, a menudo se hace referencia al estudio con el nombre de Trinity study (estudio Trinity).

El mismo tipo de estudio ha sido actualizado por otros autores, unos usando una metodología similar y otros añadiendo algunas variaciones que veremos más adelante.

Además de los mencionados, otros autores también han trabajado en este tipo de estudios
en los últimos años: Wade D. Pfau, Micheal E. Kitces y el autor del blog Early Retirement Now. Luego veremos las diferentes conclusiones de algunos de sus estudios.

¿Cómo se calcula la regla del 4%?

Hay dos principales metodologías para calcular la tasa segura de retiro:

1. Rentabilidad histórica móvil (la más típica)

Este método consiste en recopilar datos de rentabilidades históricas de Renta Variable (RV) y Renta Fija (RF) para crear diferentes escenarios y ver qué estrategias de retiro han tenido más éxito en el pasado.

Cuanto mayor histórico tengamos, más robusto será el estudio, por eso se suele utilizar la rentabilidad del S&P 500 (RV) y de Bonos de Estados Unidos (RF), puesto que tenemos casi un siglo de datos.

Este tipo de estudios cuentan con cuatro variables principales:

  • Tasa de retiro: Es el porcentaje inicial que se retira de la inversión más la inflación. Por ejemplo: Si la tasa de retiro es 4% y este porcentaje supone $ 10.000 de nuestra cartera, entonces el año 1 se retiran $ 10.000 y los siguientes se retirarán esa cantidad más la inflación acumulada (más adelante te explico en más detalle cómo aplicarlo). Estos estudios utilizan muchas tasas de retiro diferentes para ver su comportamiento a lo largo de los años y así saber cuáles han sido las más seguras.
  • Tipo de cartera: Se prueban diferentes carteras de RV y RF, para ver cómo afectan a la tasa de retiro.
  • Inicio de la jubilación: En los estudios se hacen muchas simulaciones y cada simulación corresponde al momento en que se empieza la jubilación y el retiro del capital. Por ejemplo: la primera simulación sería en enero de 1926, la segunda en febrero de 1926 y así sucesivamente.
  • Duración de la jubilación: Cada una de la simulaciones tendrá una duración determinada para ver cómo influye el tener que vivir de rentas durante 10, 20, 30 o más años. Los estudios iniciales estaban pensados para jubilaciones “tradicionales” por lo que utilizaban como máximo 30 años. Como hay quienes queremos jubilarnos jóvenes, hay estudios que llegan hasta los 60 años de duración.

Cuando pones todas estas variables en una coctelera se generan millones de escenarios distintos y de ahí lo que se mira es:

Qué porcentaje de escenarios han tenido éxito, es decir, no se termina el dinero, para cada tasa de retiro, tipo de cartera y duración de la jubilación.

2. Simulación de Monte Carlo

El otro método para hacer este tipo de estudios se conoce como simulación de Monte Carlo (Monte Carlo simulation), que es un método estadístico y, como verás, tiene mucho que ver con los casinos de esta región de Mónaco.

La principal diferencia respecto al método anterior es que, en lugar de utilizar las rentabilidades que se han producido en el pasado de forma ordenada, lo hace de forma aleatoria.

Con un ejemplo se entiende mucho mejor:

Un posible escenario del método anterior sería simular que una persona se jubila en 1926, de forma que su cartera evolucionaría tal y como ocurrió en el pasado: el primer año tendría la rentabilidad de 1926, el segundo la de 1927, el tercero de 1928, etc.

En cambio, con la simulación de Monte Carlo, en lugar de empezar por un año en concreto se selecciona de forma aleatoria una rentabilidad para cada uno de los años, sin seguir un orden concreto. De ahí lo de “Monte Carlo” y su símil con los juegos de azar.

Para que el estudio tenga validez estadística se necesitan crear decenas de miles de combinaciones aleatorias para cada uno de los escenarios que se quieren probar. Unas combinaciones serán muy optimistas, otras sobre la media y algunas muy pesimistas.

Al final, en los resultados se analiza lo mismo que con el otro método: porcentaje de escenarios que han tenido éxito para cada tasa de retiro, tipo de cartera y duración de la jubilación.

Asunciones y limitaciones de la regla del 4%

Para calcular la tasa segura de retiro, estos estudios asumen una serie de premisas que debes conocer, algunas de ellas disminuyen el riesgo de quedarnos sin capital mientras que otras lo aumentan.

  • Las expectativas de rentabilidades actuales son inferiores a las pasadas, lo que podría provocar que la tasa segura de retiro calculada con datos históricos no sea válida en el futuro.
  • Todos los estudios están basados en el mercado americano, lo que no garantiza que los resultados sean trasladables a la situación en otros paises.
  • Los estudios utilizan rentabilidades de los índices, por lo que deberían restarse las comisiones que tenemos que pagar al invertir en fondos indexadosLL (por muy bajas que sean).
  • Los estudios asumen que los gastos no aumentarán más allá de la inflación, lo que no tiene porque ser cierto.
  • No se tienen en cuenta los impuestos a pagar por los rendimientos de nuestras inversiones.

¿Cómo se lleva a la práctica?

La teoría de aplicar la regla del 4% (o de la tasa de retiro que deseemos) es muy sencilla. Consiste en dos pasos:

1. Acumular suficiente capital: Para saber cuánto dinero necesitamos basta con dividir 1 entre la tasa de retiro y este resultado lo multiplicamos por lo que nos gastamos durante un año (ahora veremos los cálculos con un ejemplo).

Como esta regla no tiene en cuenta los impuestos, deberemos sumarlos a nuestros gastos anuales para que queden netos.

Aquí te muestro tres ejemplos con diferentes tasas de retiro asumiendo que mi gasto anual es de $ 10.000 y, por lo tanto, con unos impuestos de rendimiento de capital del 21% debería retirar $ 12.658 (resultado de: $ 10.000 / (1 – 21%) = $ 12.658*

Tasa de retiro del 4%
1/4% = 25 veces
25 x 12.658 $ = 316.456 $

Tasa de retiro del 3,5%
1/3,5% = 28,6 veces
28,6 x 12.658 $ = 362.025 $

Tasa de retiro del 3%
1/3% = 33 veces
33 x 12.658 $ = 417.722 $

2. Retirada de capital: Para hacer las retiradas, el primer año recuperaríamos la tasa de retiro elegida (ej. 4%) y a partir del segundo año aplicaríamos la inflación, es decir, lo que marque el Índice de Precios de Consumo (IPC).

Por ejemplo, si nuestra tasa de retiro es del 4% y esta supone 10.000 $ (12.658€ con impuestos), asumiendo que la inflación es constante al 2%, la retiradas de los 3 primeros años serían tal que así:

Año 1:
4% = 12.658 $ (aún no se aplica la inflación)

Año 2:
12.658 $ x (1 + 2%) = 12.911$

Año 3:
12.911$ x (1 + 2%) = 13.170 $

En caso de que las retiradas sean mensuales (lo que sería más recomendable), se deberían dividir estas cantidades por 12.

Fuente: La Hormiga Capitalista

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría finaciera profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Finanzas Personales: Métodos de ahorro que puedes poner en práctica hoy mismo

Invertir está muy bien, pero si no logras ahorrar dinero todos los meses, será imposible que puedas hacerlo.

Equilibrar los ingresos y los gastos es una tarea que lleva de cabeza a miles de familias en todo los países. Sin embargo, la realidad es que es posible conseguirlo si cuentas con las herramientas adecuadas.

En este artículo te vamos a proponer seis métodos de ahorro que, si eres constante y estás dispuesto a hacer sacrificios, te ayudarán a multiplicar tu tasa mensual de ahorro.

Métodos de ahorro para ahorrar fácilmente

#1 Método Kakebo

El Kakebo es un método de ahorro que tiene su origen en japón. Se trata de un libro de cuentas para el ahorro doméstico en el que debes apuntar cada ingreso y gasto que tengas. Lo edita Blackie Books y puedes comprarlo en la mayoría de librerías.

Los resultados de Kakebo son bastante rápidos y eso es muy motivante. Se estructura, por una parte, en semanas y meses, y por otra, en categorías de gasto. La autora de este método, Motoho Hani, propone crear clasificar los gastos en cuatro grupos:

  • Supervivencia.
  • Ocio y vicio.
  • Cultura.
  • Otros (todos los que no encajen en las categorías anteriores).

El problema de este método es que necesitas comprar y usar el libro (que es de papel, ya que no tiene sentido en formato e-book) y que debes ser muy metódico anotando cada gasto.

#2 Método del sobre

El método del sobre es muy efectivo si quieres reducir gastos que son un poco difíciles de controlar. Por ejemplo, el gasto en comer en restaurantes, el de ropa o el de ocio en general. Es muy fácil de aplicar y los resultados son casi inmediatos.

Imagina que quieres ahorrar más reduciendo tus gastos de comer fuera de casa. Para poner en práctica este método tendrías que seguir los siguientes pasos:

  • Decides cuánto quieres gastar al mes en comer fuera (ejemplo: 120 dólares).
  • Coges ese dinero y lo metes dentro de un sobre.
  • Cada vez que comas fuera, pagas con el dinero del sobre.
  • Cuando el dinero del sobre se acaba, se acaban también las comidas fuera de casa.

Y nada más. El mero hecho de controlar el dinero que hay en el sobre y de no gastar por encima de la cantidad que decidas te ayudará a aumentar tu tasa de ahorro.

#3 Método Harv Eker

El método Harv Eker tiene su origen en el libro “Los secretos de la gente millonaria”. Su autor, Harv Eker, propone repartir el dinero que ganemos en distintos porcentajes y en seis cuentas diferentes e independientes, cada una de ellas con un objetivo:

  • Necesidades básicas → 55%
  • Ocio → 10%
  • Formación → 10%
  • Ahorro → 10%
  • Inversión a largo plazo → 10%
  • Donativos → 5%

Según este método, si nuestros ingresos fuesen de 1.000 dólares, tendríamos que repartirlos de la siguiente forma: 550 euros para cubrir nuestras necesidades básicas (alimentación, ropa, hipoteca…), 100 dólares para ocio, 100 dólares destinados a nuestra formación, 100 dólares para ahorro, 100 dólares invertidos a largo plazo (por ejemplo, en pales de ahorro) y 50 dólares para donativos.

#4 Regla 50-30-20

Si el método anterior te parece un poco complicado de llevar a la práctica, te recomendamos uses la regla 50-30-20, también conocida como The Balanced Money Formula. Este método tiene su origen en el libro “All your worth: the ultimate lifetime money plan”, de Elisabeth Warren.

Su autora aboga por la sencillez y propone repartir los ingresos de la siguiente forma:

  • Necesidades básicas → 50%
  • Ocio → 30%
  • Ahorro → 20%

La comida, la cuota de la hipoteca, la electricidad y el transporte serían ejemplos de gastos considerados necesidades básicas, y no deben superar el 50% del total de gastos. Comer fuera de casa, las vacaciones y las suscripciones al gimnasio o a Netflix serían ocio y como máximo pueden ser del 30%. El 20% restante debe ir destinado al ahorro.

#5 Método del 1%

Si ahora mismo no ahorras nada y nosotros te recomendamos que ahorres un 20%, quizás te lleves las manos a la cabeza. Pasar de ahorrar 0 dólares al mes a ahorrar un 20% del salario no es fácil. Afortunadamente, existen estrategias que te pueden ayudar a conseguirlo, por ejemplo, el método del 1%.

Este método te permitirá aumentar tu tasa mensual de ahorro de forma progresiva y sin que te des cuenta. Para ponerlo en práctica sólo tienes que empezar a ahorrar un 1% de tu salario. Si ganas 1.000 euros mensuales, el primer mes deberás ahorrar 10 dólares. Fácil, ¿verdad?

El siguiente mes aumentarás tu tasa de ahorro al 2%, por lo que deberás ahorrar 20 euros. El tercer mes debes ahorrar el 3%, es decir, 30 dólares. Y así progresivamente. Si te mantienes firme con tus gastos, después de un par de años estarás ahorrando casi una cuarta parte de tus ingresos (el 24%).

#6 Reto de las 52 semanas

Si te ha gustado el método del 1%, seguro que el reto de las 52 semanas te va a encantar. Como el anterior, este método también se basa en aumentar de forma progresiva nuestra capacidad de ahorro. Es tan sencillo como hacer esto:

  • La semana 1 debes ahorrar 1 dólar.
  • La semana 2 debes ahorrar 2 dólares
  • La semana 3 debes ahorrar 3 dólares
    ….

La dinámica es bastante sencilla: la semana 20 ahorrarás 20 dólares y la semana 45 ahorrarás 45 dólares. Como el año tiene 52 semanas, la última semana ahorrarás 52 dólares. El resultado de aplicar este método es que conseguirás ahorrar 1.378 dólares en un año. No está nada mal, ¿verdad?

Debes tener en cuenta que las primeras semanas te resultará muy fácil conseguir el objetivo, pero que en las últimas semanas del año deberás apretarte el cinturón si quieres alcanzar las metas de ahorro propuestas.

Para evitar ese problema, una variante de este método consiste en alternar las semanas. Una semana ahorras 1 dólares, otra semana ahorras 15, otra 27… Para no equivocarte debes tener un calendario de 52 semanas y tachar la semana que hayas ahorrado. También puedes usar un excel.

Y recuerda que, si necesitas una asesoría para elegir un plan de ahorro de acuerdo a tus necesidades, puedes contactarnos a través de nuestro sitio web Nexum y para nosotros será un gusto poder ayudarte a encontrar el mejor plan para ti

Fuente: Finanbest

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

Cápsula de Finanzas Personales. 10 Razones para tener un Seguro de Vida

¿Cuántas veces te has preguntado si necesitas o no un seguro de vida? Si no tengo hijos, si tengo hijos, no pienso tener hijos. Regularmente los seguros de vida están enfocados en las personas que tienen hijos ya que son ellas las que tienden a pensar en la necesidad de dejarlos protegidos. Sin embargo no es la única razón para contratar un seguro de vida.

Aquí te dejamos 10 razones por las que contratar uno:

  1. Si tienes 35 años o más y eres casado (a). No importa si tienes o no hijos, ya necesitas pensar en un seguro de vida, éste te va a dar un panorama de ahorro a largo plazo.
  2. Si ya tienes hijos pequeños. No importa la edad que tengas, debe ser prioritario para ti. Un seguro de vida que te respalde y que a ellos les garantice un ingreso económico si tu llegaras a faltar, seas o no su principal sostén económico.
  3. Si trabajas por tu cuenta. No solo lo necesitas, te urge tener un seguro de vida, ya que son los únicos que, además de protegerte por una muerte prematura, también te protegen por una muerte económica. Hemos hablado sobre la muerte económica y es cuando te invalidas total y permanentemente, y ya no puedes generar ingresos. ¿Qué pasaría si llegaras a tener un accidente o una enfermedad que te invaliden por completo para trabajar? Dejarías de generar ingresos.
  4. Si eres madre soltera y la única proveedora de tu familia. También es urgente que pienses en un seguro de vida que respalde a tu hijo o hijos en caso de que llegaras a faltar.
  5. Si eres joven, de 30 y estás muy sano. Si tienes 30 años o menos y tienes una salud envidiable, es un excelente momento para contratar un seguro de vida. ¿Por qué? Porque la prima para contratar tu seguro de vida es muy baja y la aseguradora te la va a mantener a largo plazo. Además, al contratar tu seguro de vida, con una prima baja, puedes usarlo también como un medio de ahorro a largo plazo, para los planes que tengas a mediano y largo plazo.
  6. Si necesitas garantizar la universidad de tus hijos. Si necesitas crear un fondo de ahorro que les asegure a tus hijos estudiar en la universidad que ellos elijan, los seguros de vida son una excelente opción.
  7. Si necesitas garantizar un ingreso para ti en tu retiro. Hay seguros de vida que, mientras los vas pagando se va acumulando esa prima y al llegar a los 60 o 65 años te pueden devolver esa prima que tu pagaste mas algunos intereses. Es un excelente instrumento en el largo plazo para asegurar ingresos en tu retiro.
  8. Si necesitas garantizar un ahorro de largo plazo. Ya sea para pagar tu casa, para cumplir una meta financiera o para cumplir tus planes a futuro.
  9. Si tienes 40 años o más y ya tienes hijos. No necesitas un seguro de vida, te urge un seguro de vida. Ya estás en una edad en la que ya la salud no es la misma que a los 30, tu probabilidad de vivir más años, va disminuyendo.
  10. Si necesitas garantizar ingresos por invalides total y permanente. Que se pudiera parecer al punto tres. El único medio que te garantiza ingresos por invalides total y permanente es un seguro de vida, no importa la edad que tengas, no importa si eres empleado o si trabajas por tu cuenta. Piensa que sucedería si hoy o mañana, desafortunadamente tuvieras que enfrentarte a esta situación que ya no te permite generar ingresos. Recuerda que la muerte económica no te mata. Te deja con vida y te puede convertir en una carga para tu familia o la gente cercana a ti.

Como te puedes dar cuenta, todos los que somos económicamente activos, no importa la edad que tengamos, necesitamos un seguro de vida

Autor: Blanca Bello

Leer más en: Previsión Financiera

Cápsulas de Finanzas Personales: Consejos para ser un comprador inteligente

El mes de Diciembre es una época de gastos importantes entre intercambios, regalos para los niños, fiestas, las cenas de Navidad y Año Nuevo,  pero sobre todo es una temporada en la que es fácil perder el control de las finanzas personales.

Aprovechemos ésta época para convertirnos en consumidores responsables e inteligentes.

Lo primero que debemos de tomar en cuenta y es de suma importancia; es que jamás debemos de gastar más de lo que ganamos. Ni gastar lo destinado para las necesidades básicas del hogar.

Aquí puedes encontrar algunos consejos para ser un comprador inteligente.

Compara antes de comprar

Los compradores inteligentes emplean un poco de esfuerzo para buscar el mejor precio de un producto o servicio en más de un establecimiento. Vale la pena invertir un poco más de tiempo comparando, es un hábito que tiene beneficios a corto y largo plazo.

Conoce el funcionamiento de una tarjeta de crédito

Hay aspectos importantes que se deben conocer sobre el funcionamiento de una tarjeta de crédito para aprovecharla al máximo. Los conceptos esenciales son:

  • Costo Anual Total (CAT): un estimado de lo que costará mantener la tarjeta sumando tasa de interés, comisiones, etcétera.
  • Tasa de interés: en palabras sencillas es el porcentaje que el banco cobra en un plazo determinado por el préstamo del dinero.
  • Fecha de corte: es el periodo en el que se registran todas las compras hechas con la tarjeta de crédito  y se determina el cobro de intereses y comisiones.
  • Fecha límite de pago: después de la fecha de corte se tienen 20 días naturales para hacer el pago de la compras que se hicieron durante el periodo.
  • Pago para no generar interés: total del saldo deudor sin contar los saldos que se encuentren en pagos fijos (como las compras a meses sin intereses).

No se excederse con las compras

Los compradores inteligentes tienen muy claro cuándo parar porque son conscientes de sus capacidades de pago. Nunca van más allá de su presupuesto y sólo adquieren los compromisos financieros que pueden pagar sin afectar su economía.

Aprovechar promociones y beneficios

Saber aprovechar los beneficios de una tarjeta de crédito es de gran ayuda para reducir gastos. Las tarjetas de créito por lo general tienen  programas  que generan puntos en cada compra que pueden ser usados para comprar.

Comprar en línea de forma segura

El fraude cibernético es un riesgo latente en el comercio electrónico, sin embargo eso no significa que no se deba utilizar este medio. Existen medidas básicas de seguridad que ayudan a prevenir los ataques de los delincuentes:

  • Verificar el certificado de seguridad de todo sitio web que se visite.
  • Sólo comprar en establecimientos reconocidos.
  • Evitar las conexiones de red públicas.
  • Mantener actualizados los dispositivos y navegadores.
  • Contar con un antivirus actualizado.

Las claves para aprovechar al máximo esta temporada de gastos son la planeación, la información y la comparación. Ninguna medida sobra cuando se trata de cuidar el dinero y hacerlo rendir.