Entradas

Cápsulas de Salud: Apnea del sueño

El término médico apnea se emplea para describir la disminución o interrupción de la respiración. Puede afectar a personas de todas las edades y la causa depende del tipo de apnea.

Generalmente, se produce al estar dormido, por lo cual se la denomina apnea del sueño. Si bien, por lo general, la apnea del sueño puede tratarse con medicamentos y cambios en el estilo de vida, a veces es necesario realizar una intervención quirúrgica.

Si no se trata, puede provocar problemas cardíacos y cerebrales debido a la falta de oxígeno.

Tipos

La apnea se produce cuando las vías respiratorias se obstruyen o cuando el cerebro no envía la señal necesaria para respirar. La causa está directamente relacionada con el tipo de apnea que se padece.

La apnea obstructiva se produce cuando existe una obstrucción en las vías respiratorias que impide la respiración normal; una de sus principales causas es el agrandamiento de las amígdalas.

La apnea central se produce cuando el área del cerebro encargada de la respiración no funciona correctamente. Según la organización Kids Health [Salud Infantil], este tipo de apnea es más frecuente en bebés prematuros debido al desarrollo deficiente de esa área del cerebro.

La apnea mixta es una combinación de la apnea central y la obstructiva, y puede producirse al estar dormido o despierto.

Todos los tipos de apnea se producen mientras la persona duerme.

Apnea del sueño

Existen numerosos factores que causan apnea del sueño; entre los más frecuentes, se incluyen los siguientes:

  • relajación excesiva de la lengua o de los músculos de la garganta
  • lengua agrandada
  • amígdalas agrandadas
  • sobrepeso
  • función irregular de las señales cerebrales que controlan los músculos de la garganta
  • la forma de la cabeza y el cuello

Durante un episodio de apnea del sueño, la persona no puede respirar correctamente debido al estrechamiento de las vías respiratorias, lo cual provoca un ronquido intenso y pausas prolongadas en la respiración.

Apnea central del sueño

Existen muchos tipos de apnea central del sueño, cada uno de ellos con su causa propia:

  • apnea compleja del sueño: se produce cuando se trata la apnea obstructiva del sueño con presión positiva continua en las vías respiratorias

respiración de Cheyne-Stokes: se produce debido a la insuficiencia cardíaca congestiva o un accidente cerebrovascular

  • apnea inducida por medicamentos: determinados medicamentos recetados, como oxicodona y morfina, pueden provocar apnea
  • respiración periódica por exposición a altitudes elevadas: se produce cuando se alcanzan altitudes de 4570 m o superiores
  • apnea central del sueño idiopática: tipo poco frecuente de apnea del sueño sin causa conocida
  • apnea central del sueño inducida por una afección médica: se produce debido a daños en el tronco encefálico

Atención de emergencia

Comuníquese con el médico de inmediato si usted o un ser querido manifiesta alguno de los siguientes síntomas:

  • ronquido crónico
  • ronquido intenso
  • ahogo mientras duerme
  • falta de aire extrema mientras duerme
  • cansancio durante el día
  • cefaleas durante el día
  • dificultad para concentrarse
  • problemas de memoria
  • micciones frecuentes durante la noche
  • boca seca
  • dolor de garganta al despertarse

Primeros auxilios

Si oye a una persona roncar y de repente no escucha más nada o si la persona hace pausas prolongadas en la respiración, controle que esté respirando. Si la persona no esté respirando, llame a los servicios de emergencia. Siga las instrucciones del operador de emergencias acerca de cómo despertar a la persona y asístala con la respiración hasta que lleguen los paramédicos. Aunque la persona con apnea del sueño suele comenzar a respirar nuevamente por sus propios medios, los períodos prolongados de falta de oxígeno son motivo de alarma.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento varían ampliamente según el tipo de apnea y la causa. Antes de ofrecerle un tratamiento, el médico le hará varias preguntas acerca de los patrones de sueño, los medicamentos que toma y los antecedentes médicos.

Para diagnosticar apnea del sueño, suelen realizarse pruebas de sueño. Existen muchos tipos de pruebas de sueño; la mayoría consiste en dormir en un centro de atención médica con monitores que controlan las señales cerebrales, nerviosas y cardíacas así como los niveles de oxígeno. Entre las pruebas de sueño más frecuentes, se incluyen las siguientes:

  • polisomnografía nocturna: prueba que permite medir las ondas cerebrales electrónicas, la frecuencia de la respiración, la presión arterial, los niveles de oxígeno en la sangre y diversas funciones corporales durante el sueño
  • oximetría: método para medir el oxígeno en la sangre
  • examen cardiorespiratorio portátil: control de la respiración y el pulso durante el sueño en el hogar

Entre las opciones de tratamiento para la apnea, se encuentran las siguientes:

  • tratamiento de las afecciones médicas que ocasionan la apnea, lo que a menudo incluye perder peso si tiene sobrepeso.
  • cambio en la medicación que induce la apnea
  • uso de una máscara para respirar al dormir (método de presión positiva continua en las vías respiratorias [CPAP]). Esta máscara suministra oxígeno de manera constante al dormir.
  • uso de una máscara de oxígeno para dormir
  • medicamentos que estimulen la respiración
  • uso de un ventilador para regular los patrones de respiración. Esto se denomina servoventilación adaptativa.
  • intervención quirúrgica para eliminar las obstrucciones en las vías respiratorias
  • uso de una boquilla para mantener las vías respiratorias abierta.

Complicaciones

Si tiene apnea grave, el médico quizás decida realizar una intervención quirúrgica (traqueotomía) para hacer una abertura en la garganta (estoma) donde se coloca un tubo para facilitar la respiración.

La disminución o interrupción de la respiración puede provocar problemas cardíacos debido a la disminución repentina de la presión arterial y de los niveles de oxígeno en la sangre. La detección y el tratamiento precoces son la mejor manera de prevenir esta complicación.

Escrito por (en Inglés): April Kahn
Revisado médicamente (en Inglés) : George Krucik, MD

Fuente: AARP

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cómo actúan las vacunas contra el COVID-19

Para entender cómo actúan las vacunas contra el COVID-19 es útil primero saber cómo combate las enfermedades nuestro organismo. Cuando los gérmenes, como el virus que causa el COVID-19, invaden nuestro organismo, atacan y se multiplican. Esta invasión, llamada infección, es lo que causa la enfermedad. Nuestro sistema inmunitario tiene diversas herramientas para combatir las infecciones. La sangre contiene glóbulos rojos que transportan oxígeno a los tejidos y órganos, y glóbulos blancos o inmunitarios que combaten las infecciones. Los diferentes tipos de glóbulos blancos combaten las infecciones de diferentes maneras:

  • Los macrófagos son glóbulos blancos que absorben y digieren los gérmenes y las células muertas o a punto de morir. Los macrófagos dejan en el organismo los llamados “antígenos” que son partes de los gérmenes invasores. El organismo identifica los antígenos como peligrosos y estimula los anticuerpos para que los ataquen.
  • Los linfocitos B son glóbulos blancos que actúan como defensa. Producen anticuerpos que atacan las partes del virus que dejaron atrás los macrófagos.
  • Los linfocitos T son otro tipo de glóbulo blanco. Atacan a las células del organismo que ya están infectadas.

La primera vez que una persona se infecta con el virus que causa el COVID-19, su cuerpo puede demorar varios días o semanas en desarrollar y usar todas las herramientas necesarias para combatir los gérmenes y vencer la infección. Después de la infección, el sistema inmunitario de la persona recuerda lo que aprendió sobre cómo proteger al organismo de la enfermedad.

El organismo conserva algunos linfocitos T, conocidos como «células de memoria», que entran en acción rápidamente si el organismo se vuelve a encontrar con el mismo virus. Cuando se detectan los antígenos familiares, los linfocitos B producen anticuerpos para atacarlos. Los expertos siguen estudiando para comprender durante cuánto tiempo estas células de memoria pueden proteger a una persona contra el virus que causa el COVID-19.

Cómo actúan las vacunas contra el COVID-19

Las vacunas contra el COVID-19 ayudan a nuestro organismo a desarrollar inmunidad contra el virus que causa el COVID-19 sin que para ello tengamos que contraer la enfermedad.

Los diferentes tipos de vacunas actúan de diferentes formas para brindar protección. Pero, con todos los tipos de vacunas el organismo se queda con un suministro de linfocitos T de «memoria», además de linfocitos B que recordarán cómo combatir ese virus en el futuro.

Por lo general, después de la vacunación el organismo demora algunas semanas en producir linfocitos T y linfocitos B. Por consiguiente, es posible que una persona se infecte con el virus que causa el COVID-19 justo antes o justo después de vacunarse, y que se enferme porque la vacuna no tuvo suficiente tiempo para generar protección.

A veces, después de la vacunación, el proceso de generar inmunidad puede causar síntomas, por ejemplo fiebre. Estos síntomas son normales y son una señal de que el organismo está desarrollando inmunidad.

Tipos de vacunas

A continuación describimos cómo actúa cada tipo de vacuna para hacer que nuestro organismo reconozca el virus que causa el COVID-19 y nos proteja del mismo. Ninguna de estas vacunas puede hacer que usted se enferme con el COVID-19.

  • Las vacunas ARNm contienen material del virus que causa el COVID-19, el cual instruye a nuestras células a crear una proteína inocua que es exclusiva del virus. Una vez que nuestras células copian la proteína, destruyen el material genético de la vacuna. Nuestro organismo reconoce que esa proteína no debería estar presente y crea linfocitos T y linfocitos B que recordarán cómo combatir el virus que causa el COVID-19 si nos infectamos en el futuro.
  • Las vacunas de subunidades proteicas incluyen porciones inocuas (proteínas) del virus que causa el COVID-19, en lugar del germen completo. Una vez que recibimos la vacuna, nuestro organismo reconoce que esa proteína no debería estar presente y crea linfocitos T y anticuerpos que recordarán cómo combatir el virus que causa el COVID-19 si nos infectamos en el futuro.
  • Las vacunas de vectores contienen una versión modificada de otro virus diferente del virus que causa el COVID-19. Dentro de la envoltura del virus modificado, hay material del virus que causa el COVID-19. Esto se llama «vector viral». Una vez que el vector viral está en nuestras células, el material genético les da instrucciones a las células para que produzcan una proteína que es exclusiva del virus que causa el COVID-19. Con estas instrucciones, nuestras células hacen copias de la proteína. Esto despierta en nuestro organismo una respuesta y empieza a crear linfocitos T y linfocitos B que recordarán cómo combatir el virus si nos llegamos a infectar en el futuro.

Algunas vacunas contra el COVID-19 deberán aplicarse en más de una dosis

Para una vacunación completa, deberá recibir dos dosis de la misma vacuna contra el COVID-19.​​​​​​​

  • Dos dosis: si recibe una vacuna contra el COVID-19 que requiere la administración de dos dosis, se considera que está completamente vacunado dos semanas después de la segunda dosis. Las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech y Moderna requieren la administración de dos dosis.
  • Una dosis: si recibe una vacuna contra el COVID-19 que requiere la administración de una dosis, se considera que está completamente vacunado dos semanas después de la vacunación. La vacuna contra el COVID-19 Janssen de Johnson & Johnson solo requiere una dosis.

Si han pasado menos de dos semanas desde que se vacunó, o si aún tiene que recibir la segunda dosis, NO está totalmente protegido. Siga tomando medidas para protegerse y proteger a los demás hasta que esté completamente vacunado (dos semanas después de la última dosis).

Fuente: CDC

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: Enfermedad de las arterias carótidas

La enfermedad de las arterias carótidas es una enfermedad que afecta a los vasos sanguíneos que conducen a la cabeza y el cerebro (enfermedad cerebrovascular).

La enfermedad de las arterias carótidas es una enfermedad que afecta a los vasos sanguíneos que conducen a la cabeza y el cerebro (enfermedad cerebrovascular). Al igual que el corazón, las células del cerebro necesitan un constante suministro de sangre rica en oxígeno. Esta sangre llega al cerebro por medio de dos grandes arterias carótidas ubicadas en la parte delantera del cuello y dos arterias vertebrales más pequeñas ubicadas en la parte trasera del cuello. Las arterias vertebrales derecha e izquierda se unen en la base del cerebro para formar la denominada arteria basilar. Un accidente cerebrovascular (o ataque cerebral) se produce más comúnmente cuando las arterias carótidas se obstruyen y el cerebro no recibe suficiente oxígeno.

La enfermedad de las arterias carótidas aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular de tres maneras:

  • La acumulación de una sustancia grasa denominada «placa» puede estrechar significativamente las arterias carótidas.
  • Un coágulo sanguíneo puede atascarse en una arteria carótida estrechada por placa.
  • La placa puede desprenderse de las arterias carótidas y obstruir una arteria más pequeña en el cerebro (arteria cerebral).

¿Quiénes corren mayor riesgo de padecer una enfermedad de las arterias carótidas y un accidente cerebrovascular?

Aproximadamente cada 4 minutos, alguien en Estados Unidos se muere de un accidente cerebrovascular. El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular aumenta con la edad, y es más común en hombres que en mujeres. El accidente cerebrovascular es la quinto causa de muerte en los Estados Unidos y una de las principales causantes de discapacidad en estadounidenses mayores.

Si un paciente tiene una enfermedad de las arterias carótidas, es probable que también tenga enfermedad arterial coronaria grave o que uno de sus padres haya fallecido de enfermedad arterial coronaria. O sea que los factores de riesgo de la enfermedad de las arterias carótidas son similares a los de la enfermedad de las arterias coronarias:

  • Niveles elevados de lipoproteínas de baja densidad (colesterol malo) y triglicéridos en la sangre.
  • Presión arterial alta.
  • Diabetes.
  • Consumo de cigarrillos (tabaquismo).
  • Antecedentes familiares de enfermedad arterial coronaria.
  • Obesidad.
  • Sedentarismo.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de las arterias carótidas?

Aunque no hay síntomas específicos de enfermedad de las arterias carótidas, los síntomas de advertencia de un accidente cerebrovascular son una buena manera de determinar si existe una obstrucción en las arterias carótidas. Los ataques isquémicos transitorios (AIT) son uno de los síntomas de advertencia más importantes de un posible accidente cerebrovascular en el futuro cercano. Los AIT, a veces denominados «miniaccidentes cerebrovasculares», son episodios transitorios de dolor de cabeza, mareo, hormigueo, entumecimiento, vista nublada, confusión o parálisis que pueden durar unos pocos minutos o hasta un par de horas. Consulte inmediatamente al médico si usted o un conocido tiene síntomas de un AIT.

Los siguientes son otros indicios y síntomas de una obstrucción en una arteria carótida:

  • Debilidad o parálisis del brazo, la pierna o el rostro, de un lado del cuerpo.
  • Entumecimiento u hormigueo en el brazo, la pierna o el rostro, de un lado del cuerpo.
  • Dificultad para tragar.
  • Pérdida de la vista o vista nublada en un ojo.
  • Mareo, confusión, desmayo o coma.
  • Dolor de cabeza intenso y repentino de origen desconocido.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad de las arterias carótidas?

En la mayoría de los casos, los médicos pueden detectar la enfermedad durante un chequeo de rutina. El médico puede preguntarle si ha tenido síntomas de un accidente cerebrovascular (entumecimiento o debilidad muscular, desorientación o dificultad para hablar o ver). Colocando un estetoscopio en el cuello, encima de la arteria carótida, el médico puede tratar de detectar un soplo. Pero los resultados de este examen pueden ser engañosos. No siempre se escuchan soplos, incluso cuando la enfermedad de las arterias carótidas es grave, y a veces se escuchan soplos cuando las obstrucciones son leves.

Los siguientes son otros medios diagnósticos utilizados:

  • Ultrasonido Doppler. Emplea ondas sonoras para examinar el flujo sanguíneo y medir el grosor de las arterias carótidas.
  • Angiografía por resonancia magnética (ARM). Un tipo de estudio por resonancia magnética que emplea campos magnéticos inofensivos pero potentes para producir una imagen detallada de las arterias del cerebro.
  • Oculopletismografía. Mide la pulsación de las arterias que se encuentran en el fondo del ojo. Es una manera indirecta de detectar obstrucciones en las arterias carótidas.
  • Arteriografía y angiografía por sustracción digital (ASD). Radiografías de las arterias carótidas que se toman tras inyectar un medio de contraste especial en la corriente sanguínea.

¿Cómo se trata la enfermedad de las arterias carótidas?

Además de tratar la aterosclerosis u otros trastornos subyacentes, podrían ser necesarios cambios en el estilo de vida, medicamentos, intervenciones transcatéter o intervenciones quirúrgicas para contrarrestar los efectos de la enfermedad de las arterias carótidas y reducir el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Modificación del estilo de vida

El tratamiento de la enfermedad de las arterias carótidas incluye la modificación del estilo de vida. La National Stroke Association (Asociación Nacional de Ataque Cerebral de los Estados Unidos) recomienda:

  • Dejar de fumar.
  • Controlar la presión arterial alta, el colesterol, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares.
  • Averiguar si uno tiene alteraciones del ritmo cardíaco, especialmente fibrilación auricular, ya que aumentan el riesgo de coágulos sanguíneos que pueden ocasionar un accidente cerebrovascular.
  • Limitar el consumo de alcohol. Según los expertos, el consumo moderado es un promedio de una o dos bebidas por día para los hombres y una bebida por día para las mujeres. Una bebida se define como 1,5 onzas líquidas (44 ml) de bebidas espirituosas de una graduación alcohólica de 40° (80 proof), 4 onzas líquidas (118 ml) de vino o 12 onzas líquidas (355 ml) de cerveza.
  • Incluir ejercicio (especialmente caminatas de 30 minutos de duración) en las actividades diarias.
  • Usar menos sal en la comida.
  • Hablar con el médico sobre problemas circulatorios que puedan incrementar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.
  • Consultar inmediatamente al médico en caso de observarse síntomas de un accidente cerebrovascular.

Medicamentos

Podrían necesitarse diluyentes de la sangre (anticoagulantes) para prevenir un accidente cerebrovascular. La aspirina y otros diluyentes de la sangre han demostrado reducir el riesgo de sufrir un ataque cerebral. En la mayoría de los casos, los pacientes tienen que tomar estos medicamentos el resto de su vida.

Intervenciones percutáneas 

Los cardiólogos intervencionistas pueden realizar una angioplastia de las arterias carótidas para despejarlas si están obstruidas. Con este fin, usan un tubo largo y delgado denominado «catéter» que tiene un globo (o balón) pequeño en la punta. Este globo se infla en el lugar de la arteria carótida en que se encuentra la obstrucción para aplastar o comprimir la placa contra la pared arterial.

La angioplastia de las arterias carótidas se combina a menudo con la colocación de un dispositivo pequeño de malla metálica llamado stent. Cuando el stent se implanta dentro de una arteria carótida, actúa como un soporte o armazón para mantenerla abierta. Por lo general, la angioplastia de las arterias carótidas con colocación de stent se realiza en pacientes que no reúnen los requisitos necesarios para someterse a la operación tradicional (la endarterectomía carotídea) o en quienes se considera menos riesgosa que la operación tradicional.

Intervenciones quirúrgicas 

La endarterectomía carotídea es una operación en que se extirpa la placa de ateroma de las arterias del cuello.

Fuente: Texas Heart Institute

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de salud: ¿Qué es la Bradicardia?

Una bradicardia es un descenso de la frecuencia cardíaca normal. Normalmente, el corazón de un adulto late entre 60 y 100 veces por minuto en reposo. Si tienes bradicardia, el corazón late menos de 60 veces por minuto.

La bradicardia puede ser un problema grave si el corazón no bombea suficiente sangre rica en oxígeno al cuerpo. En algunas personas, sin embargo, la bradicardia no causa síntomas ni complicaciones.

El implante de un marcapasos puede corregir la bradicardia y ayudar a que el corazón mantenga una frecuencia adecuada.

Si tienes bradicardia, el cerebro y otros órganos podrían no recibir suficiente oxígeno, lo que posiblemente provoque estos síntomas:

  • Desvanecimiento o desmayo (síncope)
  • Mareos o aturdimiento
  • Fatiga
  • Dificultad para respirar
  • Dolores en el pecho
  • Confusión o problemas de memoria
  • Cansancio rápido durante la actividad física

Cuándo es normal una frecuencia cardíaca lenta

Una frecuencia cardíaca en reposo de menos de 60 latidos por minuto es normal en algunas personas, especialmente, en adultos jóvenes sanos y atletas entrenados. En su caso, la bradicardia no se considera un problema de salud.

Cuándo consultar al médico

Varias enfermedades pueden causar signos y síntomas de bradicardia. Es importante obtener un diagnóstico rápido y preciso, y la atención médica adecuada. Consulta con el médico si tú o tu hijo tienen síntomas de bradicardia.

Si te desmayas, tienes dificultades para respirar o sientes dolor en el pecho durante más de unos minutos, obtén atención de urgencia o llama al 911 o al número local de emergencias. Busca atención de urgencia para cualquier persona que presente estos síntomas.

Causas

Las causas de la bradicardia pueden ser:

  • Daño del tejido cardíaco relacionado con el envejecimiento
  • Daño del tejido cardíaco por una enfermedad del corazón o un ataque cardíaco
  • Trastorno cardíaco presente al momento del nacimiento (defecto cardíaco congénito)
  • Infección del tejido cardíaco (miocarditis)
  • Una complicación después de una cirugía cardíaca
  • Glándula tiroides hipoactiva (hipotiroidismo)
  • Desequilibrio de sustancias química en la sangre, como el potasio o el calcio
  • Interrupción repetida en la respiración durante el sueño (apnea obstructiva del sueño)
  • Enfermedad inflamatoria, como fiebre reumática o lupus
  • Medicamentos, como algunos medicamentos para otros trastornos del ritmo cardíaco, presión arterial alta y psicosis

Circuito eléctrico del corazón

El corazón está compuesto por cuatro cavidades, de las cuales dos son superiores (aurículas) y dos son inferiores (ventrículos). Normalmente, un marcapasos natural (el nódulo sinusal), que se encuentra en la aurícula derecha, controla el ritmo cardíaco mediante impulsos eléctricos que inician cada latido del corazón.

Estos impulsos eléctricos atraviesan las aurículas, lo que hace que se contraigan y bombeen sangre a los ventrículos. Luego, estos impulsos eléctricos llegan a un grupo de células llamado «nódulo auriculoventricular».

El nódulo auriculoventricular transmite la señal a un grupo de células llamado «haz de His». Estas células transmiten la señal a una rama izquierda que se encarga del ventrículo izquierdo y a una rama derecha que se encarga del ventrículo derecho, lo que hace que los ventrículos se contraigan y bombeen sangre: el ventrículo derecho envía sangre con poco oxígeno a los pulmones y el ventrículo izquierdo envía sangre rica en oxígeno al cuerpo.

La bradicardia se produce cuando las señales eléctricas se retrasan o se bloquean.

Problemas del nódulo sinusal

Por lo general, la bradicardia comienza en el nódulo sinusal. La frecuencia cardíaca puede ser lenta porque el nódulo sinusal:

  • Envía impulsos eléctricos más lento de lo normal
  • Se detiene por momentos o no envía impulsos a un ritmo regular
  • Envía un impulso eléctrico que se bloquea antes de causar que las aurículas se contraigan

En algunas personas, los problemas del nódulo sinusal pueden provocar ritmos cardíacos lentos alternados con ritmos cardíacos rápidos (síndrome de bradicardia-taquicardia).

Bloqueo cardíaco (bloqueo auriculoventricular)

La bradicardia también puede ocurrir porque las señales eléctricas que se transmiten a través de las aurículas no llegan a los ventrículos (bloqueo cardíaco o bloqueo auriculoventricular).

Los bloqueos cardíacos se clasifican según el grado en el que las señales de las aurículas alcanzan las cavidades de bombeo principales del corazón (ventrículos).

  • Bloqueo cardíaco de primer grado. En la forma más leve, todas las señales eléctricas de las aurículas llegan a los ventrículos, pero la señal es más lenta. El bloqueo cardíaco de primer grado en raras ocasiones produce síntomas y, por lo general, no necesita tratamiento si no hay otra anomalía en la conducción de señales eléctricas.
  • Bloqueo cardíaco de segundo grado. No todas las señales eléctricas llegan a los ventrículos. Algunos latidos se «interrumpen», lo que provoca un ritmo más lento y, en ocasiones, irregular.
  • Bloqueo cardíaco de tercer grado (completo). Ninguno de los impulsos eléctricos de las aurículas llega a los ventrículos. Cuando esto sucede, un marcapasos natural toma el control, pero se producen impulsos eléctricos lentos y, en ocasiones, poco confiables para controlar el latido de los ventrículos.

Factores de riesgo

Edad

Un factor de riesgo clave para la bradicardia es la edad. Los problemas cardíacos, que por lo general se asocian con la bradicardia, son más frecuentes en adultos mayores.

Factores de riesgo relacionados con enfermedades cardíacas

Por lo general, la bradicardia se asocia con los daños al tejido cardíaco causados por algún tipo de enfermedad cardíaca.

Por lo tanto, los factores que incrementan el riesgo de padecer enfermedades cardíacas también pueden aumentar el riesgo de tener bradicardia. Los cambios en el estilo de vida o el tratamiento médico podrían disminuir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca asociada con los siguientes factores:

  • Presión arterial alta
  • Tabaquismo
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Consumo de drogas recreativas
  • Estrés psicológico o ansiedad

Complicaciones

Si la bradicardia provoca síntomas, las posibles complicaciones pueden ser:

  • Desmayos frecuentes
  • Incapacidad del corazón para bombear suficiente sangre (insuficiencia cardíaca)
  • Paro cardíaco repentino o muerte súbita

Prevención

La forma más eficaz de prevenir la bradicardia es reducir el riesgo de contraer una enfermedad cardíaca. Si ya tienes una enfermedad cardíaca, contrólala y sigue tu plan de tratamiento para reducir el riesgo de bradicardia.

Prevenir enfermedades cardíacas

Hazte tratar o elimina los factores de riesgo que pueden provocarlas. Toma las siguientes medidas:

  • Haz ejercicio y sigue una dieta saludable. Lleva un estilo de vida saludable para el corazón: haz ejercicio de manera regular y sigue una dieta saludable con bajo contenido de grasa, de sal y de azúcar, que sea rica en frutas, vegetales y cereales integrales.
  • Mantener un peso saludable. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.
  • Mantén bajo control la presión arterial y el colesterol. Haz cambios en tu estilo de vida y toma medicamentos según las indicaciones del médico para corregir la presión arterial alta (hipertensión) o el colesterol alto.
  • No fumes. Si fumas y no puedes dejar por tus propios medios, habla con tu médico sobre las estrategias o los programas para ayudarte a abandonar el hábito.
  • Si consumes alcohol, hazlo con moderación. Para los adultos sanos, esto significa hasta una copa por día para las mujeres de todas las edades y para los hombres mayores de 65 años, y hasta dos copas por día para los hombres de 65 años o menores.Pregúntale al médico si debes evitar el consumo de alcohol debido a tu afección. Si no puedes controlar el consumo de alcohol, habla con el médico sobre un programa para dejar de beber y controlar otros comportamientos relacionados con el abuso del alcohol.
  • No consumas drogas recreativas. Consulta con el médico sobre un programa adecuado para ti si necesitas ayuda para dejar de consumir drogas recreativas.
  • Controla el estrés. Evita el estrés innecesario y aprende técnicas de control para manejar el estrés normal de una manera saludable.
  • Asiste a los controles programados. Hazte exploraciones físicas regulares e informa al médico sobre los signos o síntomas.

Hazte controlar y tratar las enfermedades cardíacas existentes

Si ya tienes una enfermedad cardíaca, puedes tomar medidas para reducir el riesgo de contraer bradicardia u otro trastorno del ritmo cardíaco:

  • Sigue el plan. Asegúrate de entender el plan de tratamiento y toma todos los medicamentos como se te indique.
  • Informa los cambios de inmediato. Si los síntomas cambian o empeoran, o si tienes nuevos síntomas, informa al médico de inmediato.

Lerer más en: Mayo Clinic

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Cuáles son las causas, síntomas y tratamiento del desprendimiento de retina?

Desprendimiento de retina

Es la separación de la membrana sensible a la luz (retina) en la parte posterior del ojo de sus capas de soporte.

Causas

La retina es el tejido transparente que recubre la parte posterior del ojo. Los rayos de luz que entran en el ojo son enfocados por la córnea y el cristalino en imágenes formadas en la retina.

  • El tipo más común de desprendimiento de retina con frecuencia se debe a un desgarro o perforación en dicha retina. A través de este se pueden filtrar los líquidos del ojo. Esto causa la separación de la retina de los tejidos subyacentes, muy parecido a una burbuja debajo de un papel decorativo. Esto casi siempre se debe a una afección llamada desprendimiento vítreo posterior. También puede ser causado por un traumatismo y una miopía muy grave. Un antecedente familiar de desprendimiento de retina también incrementa el riesgo.
  • Otro tipo de desprendimiento de retina se denomina desprendimiento por tracción. Este tipo ocurre en personas con diabetes no controlada, que tienen antecedentes de cirugía de retina o que tienen inflamación prolongada (crónica).

Cuando se presenta el desprendimiento de retina, el sangrado proveniente de los vasos sanguíneos cercanos puede causar opacidad en el interior del ojo, de manera que es posible que usted no vea claramente o que no vea en absoluto. La visión central puede resultar seriamente afectada si la mácula se desprende. La mácula es la parte de la retina responsable de la visión fina y detallada.

Síntomas

Los síntomas del desprendimiento de retina pueden incluir:

  • Destellos de luz brillante, especialmente en la visión periférica.
  • Visión borrosa.
  • Nuevas moscas volantes en el ojo que aparecen repentinamente.
  • Sombras o visión periférica disminuida similar a una cortina o sombra que cae sobre su campo visual.

Por lo general no hay dolor ni en el ojo ni en su alrededor.

Pruebas y exámenes

Un oftalmólogo (especialista en ojos) le examinará los ojos. Se harán exámenes para revisar la retina y la pupila:

  • Usando un tinte especial y una cámara para observar el flujo de sangre en la retina (angiofluoresceinografía)
  • Verificando la presión dentro del ojo (tonometría)
  • Examinando la parte posterior del ojo, incluso la retina (oftalmoscopia)
  • Verificando la prescripción de anteojos (prueba de refracción)
  • Verificando la visión cromática
  • Verificando las letras más pequeñas que se puedan leer (agudeza visual)
  • Revisando las estructuras en la parte frontal del ojo (examen con lámpara de hendidura)
  • Ultrasonido del ojo

Tratamiento

La mayoría de las personas con un desprendimiento de retina necesita cirugía. Esta se puede realizar ya sea inmediatamente o dentro de un corto período de tiempo después del diagnóstico. Algunos tipos de cirugía de desprendimiento de retina se pueden realizar en el consultorio del médico:

  • Se pueden utilizar láseres para sellar los desgarros o agujeros en la retina antes de que se produzca un desprendimiento de retina.
  • Si usted tiene un pequeño desprendimiento de retina, el médico puede colocar una burbuja de gas en el ojo. Esto se conoce como retinopexia neumática y le ayuda a la retina a flotar de nuevo en su lugar. El agujero se sella con un láser.

Los desprendimientos de retina más graves requieren cirugía en un hospital. Estos procedimientos incluyen:

  • Introflexión o indentación escleral para empujar suavemente la pared del ojo hacia arriba contra la retina
  • Vitrectomía para extraer el gel o el tejido cicatricial que tira de la retina, empleada para los desprendimientos o desgarros más grandes

Los desprendimientos de retina por tracción se pueden vigilar por un tiempo antes de la cirugía. Si es necesaria la cirugía, por lo regular se hace la vitrectomía.

Expectativas (pronóstico)

El pronóstico después de un desprendimiento de retina depende de la localización y magnitud del desprendimiento, al igual que del tratamiento oportuno. Si la mácula no sufrió daño, el pronóstico con el tratamiento puede ser excelente.

La reparación exitosa de la retina no siempre restaura la visión por completo.

Algunos desprendimientos de retina no se pueden reparar.

Posibles complicaciones

Un desprendimiento de retina causa pérdida de la visión. La cirugía para repararlo puede ayudar a recuperar algo de o toda la visión.

Cuándo contactar a un profesional médico

Un desprendimiento de retina es un problema urgente que requiere atención médica dentro de las 24 después de los primeros síntomas de nuevos destellos de luz y moscas volantes.

Prevención

Use anteojos protectores para prevenir traumatismo en los ojos. Controle su glucemia cuidadosamente si tiene diabetes. Visite al oftalmólogo una vez al año. Puede necesitar consultas más frecuentes si tiene factores de riesgo para que se presente un desprendimiento de retina. Esté alerta a los síntomas de nuevos destellos de luz y moscas volantes.

Fuente: Medline Plus

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: Pies sanos y cuidados los 365 días del año

Los pies son una de las partes más importantes del cuerpo, y a la vez una de las más olvidadas. Al igual que acudimos al oculista para graduarnos la vista, también debemos visitar al podólogo para mantener una buena salud de los pies y de la pisada.

Nuestros pies, además de soportar nuestro peso en cada pisada,  realizan de media al año  3 millones de pasos (unos 10.000 cada día); dato que nos  demuestra su importancia. Pero… ¿tratamos a nuestros pies de manera correcta?

En este artículo contamos las 9 claves para tenerlos sanos y bien cuidados los 365 días del año.

HÁBITOS E HIGIENE

1. Hidratar la piel de los pies todas las noches con cremas específicas. En una piel hidratada, que es mucho más elástica, es difícil que aparezcan grietas o descamaciones, lo cual minimiza las posibilidades de infección por microorganismos. Aprovechar el momento antes de ir a domir para masajearlos, relajará su musculatura y mejorará nuestra circulacón sanguínea. Descartar el uso de callicidas para solucionar callosidades o durezas, ya que pueden producir quemaduras en la piel.

2. Lavarlos a diario y sécarlos bien, sobre todo entre los dedos. Este pequeño gesto ayudará a evitar infecciones causadas por hongos.

3. Cortar las uñas de forma recta y límarlas. De esta manera evitaremos en gran medida que aparezcan las dolorosas uñas encarnadas.

4. Caminar con los pies descalzos en casa. Practicar este saludable hábito unos minutos cada día tiene ventajas como liberar estrés, estimular la musculatura y mejorar la circulación sanguínea, entre otros.

CALCETINES Y CALZADO

5. Apostar por calcetines de tejidos naturales como el algodón. Las fibras sintéticas no permiten una correcta transpiración del pie, favoreciendo así  la sudoración. Si los pies sudan mucho, es recomendable cambiarse los calcetines más de una vez al día.

6. Elegir  el calzado adecuado. Éste debe ser flexible y a corde a la época del año, tener un contrafuerte semirrígido en el talón y estar sujeto al tobillo. Además han de estar fabricados con materiales transpirables.

Debemos olvidarnos de las suelas planas y puntas estrechas. Las hormas estrechas o puntas afiladas pueden provocar la aparición de juanetes.

En relación al tacón, su altura no debería superar los 3-4 centímetros. El pie de un adulto soporta el peso de todo el cuerpo distribuyéndolo entre la parte delantera y el talón, y es precisamente este último el que soporta la carga principal. Cuanto mayor sea la altura del tacón más peso pasará a la parte delantera. La metatarsalgia y la fascitis plantar, son unos de los posibles problemas que acarrea el abuso de tacones.

Cuando tengamos que comprar zapatos, es mejor que sea por la tarde, ya que los pies están más dilatados. Además, si utilizamos plantillas personalizadas, tenemos que recordar que el zapato tiene que adaptarse a ella y no al revés.

PRACTICAR DEPORTE, MOVERSE

7. Disfrutar de nuestro deporte favorito. Si practicamos deporte o alguna actividad, el calzado debe ser adecuado a la disciplina deportiva, atendiendo a nuestra talla,  peso, superficie de juego y técnica.

O, caminar al menos media hora al día. El pie tiene una función muy importante en nuestro sistema circulatorio. La sangre llega con facilidad hasta nuestros pies ya que “va de bajada” y es ayudada por la gravedad. Para que esa sangre retorne hasta el corazón es necesario que se activen una serie de bombas de retorno venoso. La primera de esas “bombas de retorno venoso” está situada en la planta de nuestros pies (llamada la suela venosa de Lejars). Por eso, practicar deporte o caminar nos ayudará en nuestra salud en general.

PREVENIR

8. Proteger los pies en espacios públicos. Caminar descalzo en zonas comunes es un error que provoca contagios de una forma muy fácil y rápido con el simple contacto (hongos, papilomas y cualquier infección). En instalaciones deportivas como gimnasios, vestuarios o piscinas el uso de chanclas puede evitar muchos problemas.

9. Ir al podólogo al menos una vez al año, para conocer si nuestra pisada es correcta o si necesitamos ejercicios o un tratamiento con plantillas personalizadas. No esperar a tener dolores o molestias en los pies, ya que una mala pisada puede generar problemas de espalda, rodilla o tobillo. Detectando patologías a tiempo (sobre todo en etapas de la niñez), pueden evitarse de mayores a largo plazo.

Fuente: Avant Medic

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella

Cápsulas de Salud: Conozca sus cifras

Glucosa en ayunas

Normal: entre 60 mg/dl y 99 mg/dl

La prueba de la glucosa en ayunas muestra la cantidad de azúcar que hay en la sangre. Si usted ha comido en las 8 horas anteriores a la prueba, la concentración de glucosa puede estar falsamente elevada. La glucosa de la sangre aumenta rápidamente después de las comidas, pero debe regresar a valores cercanos a la concentración en ayunas en un plazo de unas 2 horas. Una concentración alta de glucosa (azúcar) en la sangre puede ser un signo de diabetes o de prediabetes.

Fuente: Texas Heart Institute

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella

 

Cápsulas de Salud: Proteja sus ojos contra los rayos UV

Un número de estudios científicos indican que pasar largas horas bajo el sol sin protección ocular puede dañar sus ojos, contribuyendo a la formación de cataratas y tumores en el ojo, incluyendo cáncer. Basándose en estos estudios, los oftalmólogos (Doctores de los Ojos) recomiendan el uso de anteojos de sol que absorban los rayos UV en un 99 por ciento o más, además de un sombrero de ala ancha cuando se esté bajo el sol por largos períodos de tiempo.

Los anteojos de sol son claves para proteger a sus ojos de los daños causados por el sol, y deben ser usados en cualquier momento en que se esté al aire libre, sobre todo en éstas circunstancias:

  • Durante el verano, cuando el nivel de radiación ultravioleta (UVA y UVB) es por lo menos tres veces mayor que durante el invierno;
  • Cuando esté en la playa o en el agua;
  • Cuando se participe en deportes de invierno, especialmente a altitudes altas;
  • Cuando se usen medicamentos que puedan causar sensibilidad a la luz (fotosensibilidad).

Los mejores anteojos de sol ofrecen una absorción del 100 por ciento de rayos UV, son de mejor calidad óptica y son resistentes al impacto.

Si usted usa lentes de contacto, éstos pueden no necesariamente proteger sus ojos contra los rayos UV. Hay lentes de contacto disponibles con protección UV. Si usted no tiene lentes de contacto que absorban la luz UV, debe proteger sus ojos con anteojos para el sol.

¿Los lentes de sol siempre protegen sus ojos?

Los lentes de sol no pueden proteger sus ojos contra ciertas fuentes de luz intensa. Algunos ejemplos de luz que pueden causar daños severos a sus ojos son la soldadura de arco, las camas o luces de bronceado, un campo de nieve, o mirar directamente al sol, especialmente durante un eclipse solar. Mirar a éstas fuentes de luz sin la protección adecuada puede causar una condición dolorosa llamada fotoqueratitis, o causar daño a la retina, produciendo una pérdida permanente de la visión central. Su oftalmólogo puede recomendar las medidas que deben tomarse para proteger sus ojos en situaciones especiales.

Fuente:  AAO

 

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

Cápsulas de Salud: ¿Por qué ocurren y cómo se tratan las cataratas?

Una catarata opaca o nubla el lente del ojo. Esto afecta la vista. Las cataratas son muy comunes en las personas mayores. A los 80 años de edad, más de la mitad de las personas que viven en los Estados Unidos tiene cataratas o se ha sometido a una cirugía de cataratas.

¿Qué causa las cataratas?

El envejecimiento es la causa más común de las cataratas. Esto se debe a cambios normales en el ojo que se producen después de los 40 años aproximadamente. A partir de esa edad, las proteínas normales del cristalino comienzan a desintegrarse. Esto hace que el cristalino se vuelva nublado. Las personas de más de 60 años suelen tener sus cristalinos algo nublados. Sin embargo, puede que no tenga problemas de visión hasta años después.

Estas son otras razones por las que puede tener catarata:

  • Tener parientes, hermanos, hermanas u otros familiares con cataratas.
  • Tener determinados problemas médicos, como diabetes.
  • Haber tenido una lesión ocular, una cirugía de ojos o tratamientos de radiación en la parte superior del cuerpo.
  • Haber pasado mucho tiempo bajo el sol, especialmente sin lentes de sol que le protegen los ojos de los rayos ultravioletas (UV) perjudiciales.
  • El uso de ciertos medicamentos como los corticoesteriodes puede causar una temprana formación de cataratas.

 

 

Las cataratas pueden afectar uno o los dos ojos pero no se contagia de uno a otro. Los síntomas más comunes son:

  • Vista borrosa
  • Colores que parecen desteñidos
  • Resplandor alrededor de las luces: puede ser que las luces de los coches, lámparas y del sol se vean demasiado brillantes
  • Dificultad para ver bien de noche
  • Ver doble
  • Cambios frecuentes en las recetas de sus lentes

Es posible que retrase el desarrollo de la catarata

Proteger los ojos de la luz solar es la mejor manera de hacer esto. Use gafas de sol que filtren los rayos de luz ultravioleta (UV) del sol. También puede usar anteojos normales con una capa transparente anti UV. Hable con su médico para obtener más información.

Fuente:  AAO y Medline Plus

 

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

 

Cápsulas de Salud: Paro cardíaco súbito

El paro cardíaco súbito (PCS) también se denomina «muerte cardíaca súbita»

Se produce un paro cardíaco súbito cuando el corazón deja de latir repentinamente, impidiendo que la sangre rica en oxígeno llegue al cerebro y otros órganos. Una persona puede morir de un PCS en cuestión de minutos si no recibe tratamiento inmediato.

El paro cardíaco súbito no es un ataque cardíaco, aunque a veces se empleen los términos «ataque cardíaco» o «ataque cardíaco masivo» para describirlo. En un ataque cardíaco se reduce o detiene por completo el flujo de sangre a una parte del corazón, típicamente debido a la ruptura de la placa en una de las arterias coronarias. Esto produce la muerte del músculo cardíaco. Pero un ataque al corazón no siempre implica que el corazón deja de latir. Un ataque cardíaco puede causar un PCS, pero los dos términos no tienen el mismo significado.

¿Cuál es la causa de un PCS?

Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Estados Unidos (NHLBI), entre 250.000 y 450.000 estadounidenses sufren un PCS cada año. Casi el 95% de ellos muere en cuestión de minutos.

El paro cardíaco súbito es más común en adultos de entre 35 y 45 años de edad. Es dos veces más común en los hombres que en las mujeres. Casi nunca afecta a los niños, a menos que hayan heredado un problema que aumente su riesgo.

Las personas con enfermedades del corazón tienen una mayor probabilidad de sufrir un PCS, pero puede producirse en personas que parecen sanas y no saben que tienen un problema cardíaco.

La mayoría de los casos de PCS son causados por un ritmo cardíaco muy rápido (taquicardia ventricular) o un ritmo cardíaco muy anormal (fibrilación ventricular). Estos ritmos cardíacos irregulares, denominados arritmias, pueden hacer que el corazón deje de latir. Otro tipo de arritmia, denominada bradicardia, que es un ritmo cardíaco muy lento, también puede causar un PCS.

Las siguientes son otras causas de un PCS:

  • La enfermedad arterial coronaria (EAC), causada por una enfermedad denominada «aterosclerosis». La aterosclerosis es una enfermedad que se caracteriza por una sustancia cérea (placa) que se forma dentro de las arterias que suministran sangre al corazón. Si esa placa se acumula en las arterias que suministran sangre al corazón, el flujo de sangre se reduce o detiene por completo. Esto reduce la cantidad de oxígeno que llega al corazón, lo cual puede dar lugar a un ataque cardíaco. Toda cicatrización o daño en el corazón tras un ataque cardíaco aumenta el riesgo de arritmia y PCS.
  • El esfuerzo físico, que puede hacer que el sistema eléctrico del corazón deje de funcionar. En las personas que ya tienen problemas cardíacos, el ejercicio o actividad física intensa puede producir un PCS porque la secreción de la hormona adrenalina actúa como un desencadenante del PCS.
  • Los trastornos hereditarios, que son trastornos que se transmiten de padres a hijos. Algunos tipos de arritmia suelen ser hereditarios. Además, los que nacen con defectos cardíacos, una anomalía arterial coronaria (AAC), o síndrome de Brugada pueden tener un mayor riesgo de sufrir un PCS.
  • Los medicamentos para las enfermedades del corazón, que a veces pueden aumentar el riesgo de arritmia.
  • El uso de drogas ilegales o ilícitas (como la cocaína).
  • Los cambios en el tamaño o la forma del corazón, que pueden ser causados por la presión arterial alta o las enfermedades del corazón. Los cambios en la estructura del corazón pueden causar problemas con su sistema eléctrico, aumentando el riesgo de arritmia.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un PCS?

En la mayoría de la gente, el primer signo de un PCS es desmayarse o perder el conocimiento, lo cual sucede cuando el corazón deja de latir. La respiración también podría detenerse en ese momento. Algunas personas pueden sentir un mareo inmediatamente antes de desmayarse.

¿Cómo se diagnostica un PCS?

Dado que el PCS sucede rápidamente y sin advertencia, típicamente no puede diagnosticarse cuando está sucediendo. Pero hay estudios que los médicos pueden realizar para determinar si los pacientes presentan riesgo de un PCS:

  • Electrocardiografía (ECG), que se emplea para examinar la actividad eléctrica del latido del corazón. Un electrocardiograma le brinda al médico mucha información sobre el corazón y su funcionamiento. Este estudio permite al médico obtener más información sobre el ritmo cardíaco, el tamaño y funcionamiento de las cavidades del corazón, y el músculo cardíaco.
  • Ecocardiografía, que emplea ondas sonoras para producir una imagen del corazón para ver cómo está funcionando.
  • Cateterización cardíaca, que consiste en introducir un tubo largo y delgado (denominado «catéter») por una arteria o vena de la pierna o del brazo hasta llegar al corazón. Según el tipo de estudio que el médico pida, pueden suceder distintas cosas durante la cateterización cardíaca. Por ejemplo, puede inyectarse un colorante por el catéter para ver el corazón y sus arterias (un estudio denominado «angiografía coronaria o arteriografía coronaria»).
  • Estudios electrofisiológicos (EEF), que emplean técnicas de cateterización cardíaca para estudiar a los pacientes con arritmias. Los EEF muestran cómo el corazón reacciona a señales eléctricas controladas. Estas señales permiten a los médicos averiguar en qué lugar del corazón comienza la arritmia y qué medicamentos serán eficaces para detenerla. Los EEF también permiten a los médicos determinar qué otras técnicas de cateterización podrían emplearse para detener la arritmia.
  • Ventriculografía isotópica (MUGA), que muestra cómo bombea sangre el corazón. Requiere la inyección en una vena de una cantidad pequeña de una sustancia radiactiva que va hasta el corazón.
  • Resonancia magnética cardíaca (RM cardíaca), que les proporciona a los médicos imágenes detalladas del corazón.

¿Cómo se trata un PCS?

Un paro cardíaco súbito debe tratarse inmediatamente con un desfibrilador, que es un aparato que envía una descarga eléctrica al corazón para restablecer su ritmo normal. Si cree que alguien está sufriendo un PCS, debe llamar inmediatamente al número de emergencias (9-1-1 en los Estados Unidos).

Actualmente hay desfibriladores disponibles en muchos lugares públicos, tales como los centros comerciales y los aeropuertos. Pero si alguien está sufriendo un PCS y no hay un desfibrilador disponible, debe realizarse la reanimación cardiopulmonar (RCP) hasta que llegue la ambulancia u otra asistencia. Las compresiones en el pecho realizadas durante la RCP mueven una pequeña cantidad de sangre al corazón y el cerebro, ganando tiempo hasta que pueda restablecerse un latido cardíaco normal.

Los pacientes con antecedentes de problemas cardíacos que corren riesgo de padecer un PCS deben estar bajo supervisión médica.

Los pacientes que ya han sufrido un PCS tienen un mayor riesgo de padecer otro. Estos pacientes pueden ser tratados con medicamentos antiarrítmicos o un desfribrilador cardioversor implantable (DCI) para detener las arritmias que puedan producir un PCS. Un DCI es un aparto que administra impulsos eléctricos o, de ser necesaria, una descarga, para restablecer el ritmo cardíaco normal. La fuente de energía del aparato se implanta en un bolsillo debajo de la piel del pecho o la región superior del abdomen y se conecta con parches colocados sobre el corazón.

En algunos pacientes puede realizarse una angioplastia con balón o un bypass coronario para tratar su EAC y evitar el daño cardíaco que puede causar arritmias y un PCS.

Fuente: Texas Heart Institute

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.