Entradas

Cápsulas de Salud: Paro cardíaco súbito

El paro cardíaco súbito (PCS) también se denomina «muerte cardíaca súbita»

Se produce un paro cardíaco súbito cuando el corazón deja de latir repentinamente, impidiendo que la sangre rica en oxígeno llegue al cerebro y otros órganos. Una persona puede morir de un PCS en cuestión de minutos si no recibe tratamiento inmediato.

El paro cardíaco súbito no es un ataque cardíaco, aunque a veces se empleen los términos «ataque cardíaco» o «ataque cardíaco masivo» para describirlo. En un ataque cardíaco se reduce o detiene por completo el flujo de sangre a una parte del corazón, típicamente debido a la ruptura de la placa en una de las arterias coronarias. Esto produce la muerte del músculo cardíaco. Pero un ataque al corazón no siempre implica que el corazón deja de latir. Un ataque cardíaco puede causar un PCS, pero los dos términos no tienen el mismo significado.

¿Cuál es la causa de un PCS?

Según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los Estados Unidos (NHLBI), entre 250.000 y 450.000 estadounidenses sufren un PCS cada año. Casi el 95% de ellos muere en cuestión de minutos.

El paro cardíaco súbito es más común en adultos de entre 35 y 45 años de edad. Es dos veces más común en los hombres que en las mujeres. Casi nunca afecta a los niños, a menos que hayan heredado un problema que aumente su riesgo.

Las personas con enfermedades del corazón tienen una mayor probabilidad de sufrir un PCS, pero puede producirse en personas que parecen sanas y no saben que tienen un problema cardíaco.

La mayoría de los casos de PCS son causados por un ritmo cardíaco muy rápido (taquicardia ventricular) o un ritmo cardíaco muy anormal (fibrilación ventricular). Estos ritmos cardíacos irregulares, denominados arritmias, pueden hacer que el corazón deje de latir. Otro tipo de arritmia, denominada bradicardia, que es un ritmo cardíaco muy lento, también puede causar un PCS.

Las siguientes son otras causas de un PCS:

  • La enfermedad arterial coronaria (EAC), causada por una enfermedad denominada «aterosclerosis». La aterosclerosis es una enfermedad que se caracteriza por una sustancia cérea (placa) que se forma dentro de las arterias que suministran sangre al corazón. Si esa placa se acumula en las arterias que suministran sangre al corazón, el flujo de sangre se reduce o detiene por completo. Esto reduce la cantidad de oxígeno que llega al corazón, lo cual puede dar lugar a un ataque cardíaco. Toda cicatrización o daño en el corazón tras un ataque cardíaco aumenta el riesgo de arritmia y PCS.
  • El esfuerzo físico, que puede hacer que el sistema eléctrico del corazón deje de funcionar. En las personas que ya tienen problemas cardíacos, el ejercicio o actividad física intensa puede producir un PCS porque la secreción de la hormona adrenalina actúa como un desencadenante del PCS.
  • Los trastornos hereditarios, que son trastornos que se transmiten de padres a hijos. Algunos tipos de arritmia suelen ser hereditarios. Además, los que nacen con defectos cardíacos, una anomalía arterial coronaria (AAC), o síndrome de Brugada pueden tener un mayor riesgo de sufrir un PCS.
  • Los medicamentos para las enfermedades del corazón, que a veces pueden aumentar el riesgo de arritmia.
  • El uso de drogas ilegales o ilícitas (como la cocaína).
  • Los cambios en el tamaño o la forma del corazón, que pueden ser causados por la presión arterial alta o las enfermedades del corazón. Los cambios en la estructura del corazón pueden causar problemas con su sistema eléctrico, aumentando el riesgo de arritmia.

¿Cuáles son los signos y síntomas de un PCS?

En la mayoría de la gente, el primer signo de un PCS es desmayarse o perder el conocimiento, lo cual sucede cuando el corazón deja de latir. La respiración también podría detenerse en ese momento. Algunas personas pueden sentir un mareo inmediatamente antes de desmayarse.

¿Cómo se diagnostica un PCS?

Dado que el PCS sucede rápidamente y sin advertencia, típicamente no puede diagnosticarse cuando está sucediendo. Pero hay estudios que los médicos pueden realizar para determinar si los pacientes presentan riesgo de un PCS:

  • Electrocardiografía (ECG), que se emplea para examinar la actividad eléctrica del latido del corazón. Un electrocardiograma le brinda al médico mucha información sobre el corazón y su funcionamiento. Este estudio permite al médico obtener más información sobre el ritmo cardíaco, el tamaño y funcionamiento de las cavidades del corazón, y el músculo cardíaco.
  • Ecocardiografía, que emplea ondas sonoras para producir una imagen del corazón para ver cómo está funcionando.
  • Cateterización cardíaca, que consiste en introducir un tubo largo y delgado (denominado «catéter») por una arteria o vena de la pierna o del brazo hasta llegar al corazón. Según el tipo de estudio que el médico pida, pueden suceder distintas cosas durante la cateterización cardíaca. Por ejemplo, puede inyectarse un colorante por el catéter para ver el corazón y sus arterias (un estudio denominado «angiografía coronaria o arteriografía coronaria»).
  • Estudios electrofisiológicos (EEF), que emplean técnicas de cateterización cardíaca para estudiar a los pacientes con arritmias. Los EEF muestran cómo el corazón reacciona a señales eléctricas controladas. Estas señales permiten a los médicos averiguar en qué lugar del corazón comienza la arritmia y qué medicamentos serán eficaces para detenerla. Los EEF también permiten a los médicos determinar qué otras técnicas de cateterización podrían emplearse para detener la arritmia.
  • Ventriculografía isotópica (MUGA), que muestra cómo bombea sangre el corazón. Requiere la inyección en una vena de una cantidad pequeña de una sustancia radiactiva que va hasta el corazón.
  • Resonancia magnética cardíaca (RM cardíaca), que les proporciona a los médicos imágenes detalladas del corazón.

¿Cómo se trata un PCS?

Un paro cardíaco súbito debe tratarse inmediatamente con un desfibrilador, que es un aparato que envía una descarga eléctrica al corazón para restablecer su ritmo normal. Si cree que alguien está sufriendo un PCS, debe llamar inmediatamente al número de emergencias (9-1-1 en los Estados Unidos).

Actualmente hay desfibriladores disponibles en muchos lugares públicos, tales como los centros comerciales y los aeropuertos. Pero si alguien está sufriendo un PCS y no hay un desfibrilador disponible, debe realizarse la reanimación cardiopulmonar (RCP) hasta que llegue la ambulancia u otra asistencia. Las compresiones en el pecho realizadas durante la RCP mueven una pequeña cantidad de sangre al corazón y el cerebro, ganando tiempo hasta que pueda restablecerse un latido cardíaco normal.

Los pacientes con antecedentes de problemas cardíacos que corren riesgo de padecer un PCS deben estar bajo supervisión médica.

Los pacientes que ya han sufrido un PCS tienen un mayor riesgo de padecer otro. Estos pacientes pueden ser tratados con medicamentos antiarrítmicos o un desfribrilador cardioversor implantable (DCI) para detener las arritmias que puedan producir un PCS. Un DCI es un aparto que administra impulsos eléctricos o, de ser necesaria, una descarga, para restablecer el ritmo cardíaco normal. La fuente de energía del aparato se implanta en un bolsillo debajo de la piel del pecho o la región superior del abdomen y se conecta con parches colocados sobre el corazón.

En algunos pacientes puede realizarse una angioplastia con balón o un bypass coronario para tratar su EAC y evitar el daño cardíaco que puede causar arritmias y un PCS.

Fuente: Texas Heart Institute

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Cuál es la diferencia entre un paro cardiaco y un ataque al corazón?

El corazón tiene un sistema eléctrico interno que controla el ritmo de los latidos cardíacos. Ciertos problemas pueden causar ritmos cardíacos anormales llamados arritmias. Existen muchos tipos de éstas. Durante una arritmia, el corazón puede latir demasiado lento, demasiado rápido o dejar de latir. Cuando el corazón desarrolla una arritmia donde este deja de latir, se produce un paro cardíaco súbito. Es distinto de un ataque al corazón (infarto), en el que el corazón suele continuar latiendo pero el flujo sanguíneo hacia el órgano se encuentra bloqueado.

Hay muchas causas posibles de paro cardíaco. Entre ellas, la enfermedad cardíaca coronaria, estrés físico y algunas condiciones genéticas. Pero, a veces, no es posible saber la causa.

Sin atención médica, la persona morirá en pocos minutos. Las personas tienen más posibilidades de sobrevivir si reciben desfibrilación rápidamente. La desfibrilación envía un choque eléctrico para restaurar el ritmo cardíaco normal. La persona que está sufriendo un paro debería recibir resucitación cardiopulmonar (RCP) hasta que la desfibrilación esté disponible.

Las personas que han tenido un paro cardíaco pueden beneficiarse con un desfibrilador implantable. Esto disminuye el riesgo de morir a causa de un segundo paro cardíaco.

Fuente: Medline Plus

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: Anomalías de las arterias coronarias

Se denomina anomalía arterial coronaria (AAC) a un defecto en una o más arterias coronarias del corazón.

Se denomina anomalía arterial coronaria (AAC) a un defecto en una o más arterias coronarias del corazón. El defecto es congénito (de nacimiento). Las AAC pueden estar relacionadas con el origen (el lugar de donde surge la arteria en el corazón) o la ubicación de la arteria coronaria. Sin embargo, el término AAC puede emplearse para describir cualquier defecto de una arteria coronaria, tal como una anomalía en el tamaño o la forma. A menudo, están presentes en pacientes que tienen otras cardiopatías congénitas.

Otro nombre para la AAC es «arteria coronaria anómala» (ACA).

¿Cuáles son las causas?

No se sabe exactamente qué causa las AAC. Los estudios han demostrado que el desarrollo de las arterias coronarias en el corazón fetal consta de varios pasos. Si se produce un error durante uno de estos pasos, puede producirse una AAC.

Algunas cardiopatías congénitas están directamente relacionadas a las AAC, entre ellas el tronco arterial común, la transposición de las grandes arterias, la atresia pulmonar, la doble salida ventricular derecha (DSVD), y la tetralogía de Fallot.

Algunos estudios han demostrado que ciertos tipos de AAC son comunes en algunas familias, pero no se han descubierto aún indicios claros que confirmen que las AAC son hereditarias.

Se encuentran anomalías de las arterias coronarias en alrededor del 5% de las personas que se someten a una cateterización cardíaca para averiguar por qué tienen dolor en el pecho.

¿Cuáles son los riesgos de una AAC?

Como las arterias coronarias suministran sangre rica en oxígeno al músculo cardíaco, un defecto o enfermedad de una arteria coronaria puede reducir la cantidad de oxígeno y nutrientes que llegan al corazón. Las AAC pueden provocar isquemia miocárdica (un aporte deficiente de oxígeno al músculo cardíaco) y muerte súbita cardíaca.

Los atletas y las personas que realizan actividades físicas intensas tienen un mayor riesgo de sufrir una muerte súbita cardíaca si tienen una AAC. En efecto, las AAC son la segunda causa de muerte en atletas jóvenes. En entre el 15% y 34% de la gente joven que sufre una muerte súbita cardíaca se descubre una AAC. Cuando en las noticias se habla de atletas jóvenes que han muerto en forma súbita, típicamente es porque esos atletas sufrían de cardiomiopatía hipertrófica o tenían una AAC.

¿Cuáles son los síntomas de una AAC?

Sólo ciertos tipos de AAC producen síntomas. En algunas personas, los síntomas pueden comenzar en la niñez, mientras que otras podrían no tener síntomas hasta la edad adulta. Pero la mayoría de la gente con una AAC no sabe que la tiene, ya sea por no tener síntomas o porque el primer signo de un problema es la muerte súbita cardíaca.

En los bebés y los niños, los síntomas de una AAC pueden incluir:

  • Problemas respiratorios
  • Palidez
  • No comer bien
  • Sudoración

En los adolescentes y adultos, los síntomas de una AAC pueden incluir:

  • Desmayarse durante el ejercicio intenso (es a menudo el primer síntoma y el más dramático de una AAC)
  • Falta de aliento en reposo o durante el ejercicio
  • Cansancio
  • Dolor en el pecho en reposo o durante el ejercicio

La muerte súbita cardíaca (también denominada «paro cardíaco súbito») es el síntoma más peligroso de una AAC. Se cree que se produce porque la arteria coronaria anómala se aplasta entre arterias más grandes que se dilatan al llenarse de sangre durante el ejercicio. Esto implica que menos sangre llega al corazón, lo cual puede provocar la muerte súbita.

¿Cómo se diagnostica una AAC?

Los médicos realizan una exploración física y escuchan el corazón y los pulmones con un estetoscopio. Los siguientes son otros posibles estudios:

  • Ecocardiografía, para ver el tamaño del corazón y cuánto músculo dañado hay.
  • Resonancia magnética (RM), para obtener una imagen detallada del corazón y las arterias coronarias, y ver si hay una AAC.
  • Angiografía por resonancia magnética (ARM), para evaluar el flujo sanguíneo por las arterias.
  • Angiografía, un procedimiento de cateterización cardíaca que ofrece una vista muy detallada de una AAC.
  • Ecocardiografía transesofágica, que permite obtener imágenes del corazón desde el interior del esófago en lugar de a través de la pared torácica.
  • Tomografía computada (TC), especialmente la tomografía computada por haz de electrones (TCHE), para obtener una buena imagen de las arterias coronarias.
  • Gammagrafía, para ver si el flujo de sangre al corazón es anormal y si el músculo cardíaco está dañado.

¿Cómo se tratan las AAC?

Los tratamientos incluyen los cambios en el estilo de vida, los medicamentos, las intervenciones coronarias percutáneas y la cirugía.

Cambios en el estilo de vida

Los pacientes que saben que tienen una AAC grave deben limitar su actividad física, y evitar el ejercicio excesivo y ciertos tipos de deportes.

Medicamentos

Los pacientes con síntomas leves o moderados pueden ser tratados con medicamentos, especialmente para evitar la muerte súbita cardíaca.

  • Betabloqueantes: enlentecen el latido del corazón.
  • Diuréticos: («píldoras de agua») reducen el exceso de líquido del cuerpo, aliviando el esfuerzo de bombeo del corazón.
  • Antiarrítmicos: ayudan a normalizar el latido del corazón.
  • Terapia de oxigenación: aumenta la cantidad de sangre rica en oxígeno que llega al corazón.

Intervenciones coronarias percutáneas

Algunos tipos de AAC pueden corregirse colocando un stent en la arteria afectada. Este procedimiento se realiza en el laboratorio de cateterización cardíaca.

Cirugía

A veces se realiza una intervención quirúrgica para corregir una AAC. El tipo de intervención que se realice dependerá del tipo de AAC.

Doctors Centro de Anomalías Arteriales Coronarias del Instituto del Corazón de Texas

Los médicos del Center for Coronary Artery Anomalies (Centro de Anomalías Arteriales Coronarias, o CCAA por sus siglas en inglés) del Instituto del Corazón de Texas se dedican a aumentar la conciencia de las AAC y crear un programa de detección para evitar la muerte súbita cardíaca en atletas jóvenes con AAC.

Fuente: Texas Heart Institute

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Qué es la Lipoproteína de muy baja densidad (VLDL)?

El colesterol es una sustancia cerosa y parecida a la grasa que se encuentra en todas las células de su cuerpo. Su hígado produce colesterol y también se encuentra en algunos alimentos, como carne y productos lácteos. Su cuerpo necesita algo de colesterol para funcionar bien, pero tener demasiado colesterol en la sangre aumenta el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias.

¿Qué es la lipoproteína de muy baja densidad (VLDL)?

VLDL (very low density lipoprotein en inglés) significa lipoproteína de muy baja densidad. Su hígado produce colesterol VLDL y lo libera a su torrente sanguíneo. Las partículas de VLDL llevan triglicéridos, otro tipo de grasa, a sus tejidos. VLDL es similar al colesterol LDL, pero el LDL transporta colesterol a los tejidos en lugar de triglicéridos.

Tanto el VLDL y el LDL son llamados a veces colesteroles «malos» porque pueden contribuir a la acumulación de placa en las arterias. A esta acumulación se le llama arterioesclerosis. La placa es una sustancia pegajosa compuesta de grasa, colesterol, calcio y otras sustancias que se encuentran en la sangre. Con el tiempo, la placa se endurece y hace más angostas sus arterias. Esto limita el flujo de sangre rica en oxígeno a su cuerpo. Puede conducir a la enfermedad de las arterias coronarias y otras enfermedades del corazón.

¿Cómo sé cuál es mi nivel de lipoproteína de muy baja densidad (VLDL)?

No hay una manera de medir directamente su nivel de VLDL. En cambio, lo más probable es que se deba hacer un análisis de sangre para medir su nivel de triglicéridos. El laboratorio puede usar su nivel de triglicéridos para estimar cuál es su nivel de VLDL. Su VLDL es aproximadamente una quinta parte de su nivel de triglicéridos. Sin embargo, estimar su VLDL de esta manera no funciona si su nivel de triglicéridos es muy alto.

¿Cuál debería ser mi nivel de lipoproteína de muy baja densidad (VLDL)?

Su nivel de VLDL debe ser inferior a 30 mg / dL (miligramos por decilitro). Cualquier cantidad más alta que eso lo pone en riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

¿Cómo puedo reducir mi nivel de lipoproteína de muy baja densidad (VLDL)?

Como el VLDL y los triglicéridos están relacionados, puede reducir el nivel de VLDL disminuyendo su nivel de triglicéridos. Es posible que pueda reducir sus triglicéridos con una combinación de pérdida de peso, dieta y ejercicio. Es importante cambiar a grasas saludables y reducir el consumo de azúcar y alcohol. Algunas personas también pueden necesitar tomar medicamentos.

Fuente: Medline Plus

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella

Cápsulas de Salud: Alimentos ultraprocesados y salud, lo que dicen los estudios observacionales

De forma continua e inexorable, aunque a muchos no les guste, la evidencia sobre la relación entre los alimentos ultraprocesados y la salud se va acumulando. La mayor parte de ella es observacional, pero poco a poco nos va dando información interesante y que se debería tener en cuenta a la hora de analizar la totalidad de la evidencia existente.

En esta línea, se acaba de publicar una reciente revisión que precisamente intenta sintetizar los resultados de toda la  investigación epidemiológica relevante sobre los ultraprocesados realizada hasta la fecha. Se trata del estudio «Ultraprocessed food and chronic noncommunicable diseases: A systematic review and meta-analysis of 43 observational studies» (2020) y tal y como se dice en el título, es una revisión sistemática con metanálisis que recopila los resultados de 43 estudios observacionales diferentes y cerca de un millón de personas, sobre la relación entre su ingesta y una amplia diversidad de enfermedades no transmisibles.

Estas son las conclusiones a las que llegan los autores en lo que respecta a personas adultas:

«…el metanálisis mostró que un mayor consumo de alimentos ultraprocesados ​​se asoció con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad, obesidad abdominal, mortalidad por todas las causas, síndrome metabólico y depresión en adultos, así como sibilancias en adolescentes. Además, la revisión sistemática de la literatura mostró que un mayor consumo de alimentos ultraprocesados ​​se asoció con más riesgo de diabetes mellitus tipo 2, fragilidad, síndrome del intestino irritable, dispepsia funcional, enfermedades cardiovasculares (y algunos, pero no todos, factores de riesgo asociados), cáncer de mama y cáncer en general. También se asoció con síndrome metabólico en adolescentes y dislipidemia en niños. 

Esta revisión proporciona evidencia de que el consumo de alimentos ultraprocesados ​​se asocia con numerosas enfermedades crónicas. Nuestros resultados son consistentes con la gran cantidad de evidencia que demuestra que los patrones dietéticos no procesados ​​o mínimamente procesados ​​están relacionados con un riesgo reducido de enfermedades crónicas (…).

(…) no se encontró incremento en el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular, enfermedad inflamatoria intestinal, cáncer colorrectal o cáncer de próstata en adultos».

 

A la hora de proponer hipótesis para explicar estos resultados, los autores explican que una dieta rica en ultraprocesados suele provocar una mayor ingesta calórica y una menor calidad nutricional, con más cantidad de azúcares, sal, grasas trans y saturadas y escasez de fibra. Sin embargo, añaden que ven probable que haya más factores que influyan, ya que en los estudios en los que se han realizado ajustes respecto a estas variables se seguía llegando a resultados similares. Y enumeran algunos posibles candidatos: alteración de la matriz alimentaria (su destrucción durante el procesamiento podría dar lugar a alteraciones durante el proceso de metabolización), presencia de aditivos (sobre todo emulsificantes y edulcorantes, cuyo consumo crónico podría afectar negativamente a la microbiota o la inflamación), compuestos carcinogénicos (como los creados en cocinados a muy alta temperatura) o posible presencia de algunos compuestos tóxicos que migran de los envases, como el bisfenol A.

Por otro lado, la revisión incluyó el análisis segmentado de los estudios entre la población infantil, llegando a unas conclusiones bastante menos claras que en el caso de los adultos:

«… el aumento del consumo de alimentos ultraprocesados ​​se relacionó con una mayor circunferencia de la cintura y dislipidemia en los niños, así como con el síndrome metabólico en los adolescentes. Sin embargo, tanto los datos prospectivos como los transversales no mostraron asociación o mostraron asociación inversa entre las distintas medidas de exceso de peso (IMC, circunferencia de la cintura, relación cintura-altura, pliegues cutáneos y porcentaje de grasa corporal) y otros factores de riesgo metabólico (niveles elevados de glucosa, insulina, triglicéridos, colesterol HDL y no HDL y presión arterial). De manera similar, el análisis transversal de niños y adolescentes con peso normal vs sobrepeso no mostró diferencias en el consumo de alimentos ultraprocesados ​​entre los grupos o un mayor consumo entre aquellos con peso normal. «

Y estas son las hipótesis que plantean para explicar estos resultados tan diferentes entre los más pequeños:

«… estos resultados sugieren que hace falta una ingesta constante en el tiempo de alimentos ultraprocesados para provocar efectos negativos de enfermedad cardiovascular subclínica que se manifieste posteriormente, a lo largo de la vida. No obstante, la ausencia de asociaciones claras en niños y adolescentes podría explicarse en parte por los cambios físicos del desarrollo que tienen lugar durante estas etapas vitales del ciclo de vida humano, que tienen el potencial, por ejemplo, de retrasar o compensar los efectos en el peso corporal de los alimentos ultraprocesados. Además, solo uno de los estudios controló la actividad física y el infrarreporte de la información sobre ingesta dietética como posibles factores de confusión. (…). Otra posible explicación es que la mayoría de las muestras provenían de comunidades de bajos ingresos, donde los niveles de actividad física pueden ser mayores que en las comunidades de mayores ingresos.»

Como síntesis final, los autores cierran el trabajo con el siguiente párrafo:

«El presente metanálisis proporciona evidencia que un mayor consumo de alimentos ultraprocesados se asocia con un aumento en adultos del 20% al 81% en el riesgo de diversas enfermedades no transmisibles cuando se evalúan de forma transversal y un aumento del 22% al 28% en el riesgo de depresión y mortalidad cuando se examinan prospectivamente. Sin embargo, la evidencia de una asociación entre el consumo de alimentos ultraprocesados y los resultados adversos para la salud en niños y adolescentes fue limitada. (…) el peso de la evidencia es suficiente y teniendo en cuenta el principio de precaución, en las iniciativas preventivas debería abordarse el tema del consumo de alimentos ultraprocesados.»

Fuente: Lo que dice la ciencia para adelgazar

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella

 

Cápsulas de Salud: Nutra su Cerebro

Su salud cognitiva está determinada por qué tan bien su cerebro puede realizar procesos mentales. Estos procesos incluyen recordar cosas, aprender cosas y usar el lenguaje. Un cerebro sano es tan importante como un cuerpo sano. Muchas de las cosas que hace para mantener su cuerpo sano también pueden mantener su cerebro sano. También es importante mantenerse social y mentalmente activo.

¿Qué es el deterioro cognitivo?

El deterioro cognitivo ocurre cuando su cerebro no funciona tan bien como solía hacerlo. Por ejemplo, una persona que está experimentando un deterioro cognitivo puede tener problemas para aprender, usar el lenguaje o recordar cosas.

Cierto grado de deterioro cognitivo es una parte normal del envejecimiento. El deterioro cognitivo que ocurre rápidamente o que afecta las actividades del día a día se llama demencia. Una lesión en la cabeza, un accidente cerebrovascular o una enfermedad (por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer) pueden dañar las células cerebrales y provocar demencia.

A medida que su cuerpo envejece, también lo hace su cerebro. No puede detener el deterioro cognitivo normal, al igual que no puede detener otros aspectos normales del envejecimiento. Sin embargo, puede hacer cosas para reducir su riesgo de deterioro. Puede mantener la salud de su cuerpo y cerebro haciendo elecciones saludables sobre su estilo de vida, dieta y ejercicio. Las elecciones saludables también pueden ayudar a prevenir enfermedades.

El camino hacia una mejor salud

No existe una dieta específica que sea mejor para la salud del cerebro, pero comer sano es importante para su salud en general. Elegir alimentos que nutran el cuerpo y el cerebro puede ayudar a prevenir o retrasar la aparición de problemas de salud, incluidas las afecciones que aumentan el riesgo de demencia.

Consejos para nutrir su cuerpo y cerebro

  • Controle su peso. Los estudios demuestran que la obesidad, la diabetes, la presión arterial alta y el colesterol alto pueden aumentar su riesgo de demencia. Para perder peso y no recuperarlo, evite las dietas a corto plazo o “de moda”. En cambio, adopte una forma saludable de pensar y comer sus alimentos.
  • Coma frutas, verduras y granos integrales. Una dieta que incluye muchas frutas, verduras y granos integrales puede reducir el riesgo de enfermedades crónicas, como enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer. Estos mismos alimentos también pueden ayudar a proteger la función cerebral. Los antioxidantes en las verduras de hojas verdes, los vegetales de color oscuro y los vegetales crucíferos (brócoli, repollo y nabos) pueden ser especialmente protectores. Las verduras como la remolacha, el brócoli, las coles de Bruselas, la coliflor, la berenjena, la col rizada, los pimientos rojos, la lechuga romana y las espinacas son buenas opciones.
  • Evite las grasas no saludables. Intente no consumir grasas trans. Estas son grasas artificiales que son malas para usted. Las grasas trans a menudo se usan en alimentos procesados y productos horneados comprados en la tienda. Lea las etiquetas de los alimentos cuidadosamente para verificar si contienen grasas trans. Aparecerán en la lista de ingredientes como «aceite vegetal hidrogenado» o «aceite vegetal parcialmente hidrogenado».

Los alimentos con alto contenido de grasas saturadas (por ejemplo, las carnes rojas) pueden contribuir a los niveles altos de colesterol. Con el tiempo, el colesterol alto puede aumentar su riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Cuando consuma carne roja, reduzca el tamaño de su porción. Opte por aves y pescado con más frecuencia.

También puede evitar las grasas no saludables utilizando aceite de oliva o aceite de canola cuando saltee alimentos. Prepare sus comidas al horno o a la parrilla en lugar de freírlas.

  • Obtenga ácidos grasos omega-3. La fuente más común de ácidos grasos omega-3 son los pescados grasos (sardinas, atún, salmón, caballa y arenque). Intente consumir este tipo de pescado una o dos veces por semana.
  • Hable con su médico sobre los riesgos y beneficios de tomar vitaminas o suplementos. Su médico podría sugerir un suplemento dietético basado en su salud general y las vitaminas o minerales que le faltan a su dieta. Si está interesado en tomar otro tipo de suplemento, hable con su médico acerca de por qué quiere tomarlo y qué resultado espera obtener. Su médico puede ayudarlo a determinar si un suplemento dietético interactuará con alguna afección médica que tenga o con cualquier medicamento recetado o de venta libre (OTC) que esté tomando.

¿Qué más puedo hacer para mantener la salud de mi cerebro?

Puede mantenerse activo física, social y mentalmente. La actividad física ayuda a prevenir enfermedades y a mantener el flujo sanguíneo al cerebro. Si aún no hace ejercicio, intente incorporar hasta 30 minutos de actividad moderada en su agenda 5 veces a la semana. Las actividades moderadas incluyen cualquier actividad que aumente su ritmo cardíaco. Caminar, hacer senderismo, andar en bicicleta y nadar son buenas opciones. Elija una actividad que disfrute.

Cualquier actividad que realice con otras personas ayuda a estimular su cerebro. Una actividad social puede ser tan simple como almorzar con un amigo o caminar por el barrio con un vecino. Las oportunidades de voluntariado en su comunidad o iglesia son buenas maneras de ser social. Otra opción es participar en un club o grupo social que se centre en un deporte, pasatiempo o tema que le interese.

Para mantener sus células cerebrales fuertes y activas, es importante mantenerse mentalmente activo. Póngase a prueba y aprenda algo nuevo. Lea para mantenerse informado y por diversión. Inscríbase en una clase en una escuela comunitaria local o en un centro de educación para adultos. También puede desafiarse de una manera diferente jugando juegos, armando rompecabezas o probando ejercicios de memoria.

Aspectos a tener en cuenta

Es normal que la memoria presente demoras a medida que envejece. Olvidar dónde pone sus llaves, por ejemplo, no es un signo de la enfermedad de Alzheimer. Ser incapaz de volver sobre sus propios pasos para encontrar las llaves podría ser una señal. Otros signos incluyen perder la noción de la fecha o la temporada, o tener dificultades para completar tareas familiares.

Actualmente no existe una cura conocida para la enfermedad de Alzheimer. Los investigadores están trabajando para encontrar una manera de retrasar o prevenir la enfermedad de Alzheimer. Hasta entonces, cuidar su cuerpo y cerebro son las mejores formas de prolongar la salud cognitiva.

Preguntas para hacerle al médico

  • ¿Qué podría estar causando la pérdida de mi memoria?
  • ¿Es posible que mis medicamentos puedan empeorar mi memoria?
  • ¿Hay algún medicamento que pueda ayudar con la pérdida de memoria?
  • ¿Es seguro para alguien con deterioro cognitivo conducir?
  • Mi padre/madre podría tener demencia. ¿Cómo puedo hablar con ellos al respecto?

Fuente: Family Doctor

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella

Cápsulas de Salud: ¿Cómo se hace un autoexamen para encontrar lunares o anomalías de la piel?

Hacerse un autoexamen de la piel consiste en revisarla en busca de masas o cambios cutáneos inusuales. Un autoexamen de la piel ayuda a encontrar muchos problemas cutáneos a tiempo. Detectar a tiempo el cáncer de piel puede brindarle una mejor oportunidad de curarse.

Cómo realizarse un autoexamen de piel

Revisarse regularmente la piel puede ayudarle a notar cualquier cambio inusual. Siga las recomendaciones de su proveedor de atención médica en cuanto a la frecuencia para hacerlo.

Estos consejos pueden ser útiles:

  • El momento más fácil para hacer el examen puede ser después de bañarse o ducharse.
  • Si usted es una mujer y se realiza autoexámenes de mama regulares, este también es un buen momento para revisarse la piel.
  • Si es posible, utilice un espejo de cuerpo entero en una habitación con luces brillantes para que pueda verse todo su cuerpo.

Busque estas cosas al hacerse un autoexamen de la piel:

Marcas cutáneas nuevas:

  • Protuberancias
  • Lunares
  • Manchas
  • Cambios de color

Lunares que han cambiado de:

  • Tamaño
  • Textura
  • Color
  • Forma

También busque lunares «con apariencia de patito feo». Estos son lunares que se ven y se sienten diferente que los otros lunares cercanos.

Lunares con:

  • Bordes irregulares
  • Diferencias de color o colores asimétricos
  • Falta de lados iguales (se ven diferentes de un lado a otro)

También busque:

  • Lunares o llagas que continúan sangrando o no sanan
  • Cualquier lunar o masa que parece muy diferente de otras protuberancias de la piel a su alrededor

Para hacerse un autoexamen de la piel:

  • Observe bien todo su cuerpo, al frente y atrás, en el espejo.
  • Revise debajo de sus brazos y a ambos lados de cada brazo. Asegúrese de observar la parte posterior de los brazos, que pueden ser difíciles de ver.
  • Doble los brazos en el codo y observe ambos lados de su antebrazo.
  • Observe las palmas y el dorso de las manos.
  • Observe la parte frontal y posterior de ambas piernas.
  • Observe los glúteos y entre ellos.
  • Examine su área genital.
  • Observe su cara, cuello, parte posterior de su cuello y el cuero cabelludo. Use un espejo de mano y un espejo de cuerpo entero, junto con un peine, para ver las áreas de su cuero cabelludo.
  • Observe sus pies, incluso las plantas y los espacios entre los dedos.
  • Pídale a una persona de confianza que le ayude a examinar las zonas difíciles de ver.

Cuándo llamar al médico

Dígale a su proveedor de atención médica de inmediato si:

  • Tiene cualquier tipo de llagas o manchas nuevas o inusuales en la piel
  • Un lunar o una llaga en la piel cambia de forma, tamaño, color o textura
  • Detecta un lunar con apariencia de patito feo
  • Tiene una llaga que no sana

Fuente: Medline Plus

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

Cápsulas de Salud: ¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es el término médico que se usa para designar la inflamación (irritación e hinchazón) de los senos nasales. Suele estar provocada por una infección.

Los senos nasales son las cavidades óseas llenas de aire húmedo que hay en el interior de los huesos de la cara y alrededor de la nariz. Cuando estamos sanos, los senos nasales están llenos de aire, lo que hace que los huesos faciales sean menos densos y más ligeros. Los senos nasales también influyen en cómo nos suena la voz.

Las infecciones por virus o bacterias, o ambas a la vez, pueden causar una sinusitis. Por lo general, cuando una persona tiene un resfriado o catarro tiene los senos nasales inflamados. Esto recibe el nombre de sinusitis vírica. Las alergias también pueden conducir a una sinusitis.

Si la congestión nasal (nariz tapada) propia de un resfriado común o de una alergia no permite que los senos nasales drenen adecuadamente, las bacterias pueden quedar atrapadas en su interior, conduciendo a una sinusitis bacteriana.

La sinusitis bacteriana tiende a hacer que la gente se encuentre peor que la sinusitis vírica. Una persona con una sinusitis bacteriana suele tener más dolor y más inflamación facial que una que tenga una sinusitis vírica, y es posible que también tenga fiebre.

¿Cuáles son los signos y los síntomas de la sinusitis?

Algunos de los signos de la sinusitis bacteriana son:

  • nariz tapada o secreción nasal con tos diurna que dura de 10 a 14 días o más sin mejoría
  • mucosidades verdes, densas y continuas en la nariz (a veces acompañadas de mucosidad en la garganta)
  • dolor sordo persistente y/o hinchazón alrededor de los ojos
  • sensibilidad o dolor al tacto en o alrededor de los pómulos
  • una sensación de presión dentro de la cabeza
  • dolor de cabeza al levantarse por las mañanas o al inclinarse hacia delante
  • mal aliento, incluso después de lavarse los dientes
  • dolor en los dientes superiores
  • fiebre superior a 102º Fahrenheit (39 °C)

Algunas personas también tienen tos seca por la noche que les dificulta conciliar el sueño. Otras tienen molestias estomacales y/o náuseas.

Muchos de estos síntomas son similares a los de la sinusitis vírica o las alergias. Aún y todo, es una buena idea ir al médico por si acaso. La sinusitis vírica y la rinitis alérgica son más frecuentes, pero la sinusitis bacteriana se debe tratar con antibióticos, que solo se pueden adquirir con receta médica.

¿Cómo se trata la sinusitis?

Los médicos suelen recetar antibióticos para tratar una sinusitis bacteriana. Es posible que el médico te recete también un espray nasal de uso tópico (que se aplica directamente en la nariz) que contenga esteroides, un antihistamínico o un descongestivo para reducir la congestión y la secreción nasal, así como los síntomas relacionado con la presión.

La fiebre y el dolor se pueden tratar con paracetamol o ibuprofeno. Los espráis y las irrigaciones con gotas de solución salina de venta sin receta médica son eficaces y seguras para lavar la nariz y aliviar muchos síntomas nasales y de los senos nasales.

¿Puedo prevenir la sinusitis?

Puedes reducir las probabilidades de desarrollar una sinusitis haciendo varios cambios sencillos en el ambiente de tu casa. Prueba a utilizar un humidificador cuando haga frío para impedir que el aire seco y caliente de la calefacción te irrite los senos nasales, lo que los puede hacer más susceptibles a las infecciones. Limpia el humidificador con regularidad porque el moho, que puede desencadenar alergias en algunas personas, se forma fácilmente en los ambientes húmedos.

Si padeces alguna alergia, haz un esfuerzo extra por mantenerla bajo control porque la alergia puede hacer a una persona más proclive a desarrollar infecciones en los senos nasales.

¿La sinusitis es contagiosa?

La sinusitis no es contagiosa. Pero suele ir precedida por un resfriado o catarro, que se puede contagiar a familiares y amigos. La forma más eficaz de prevenir el contagio de gérmenes es lavarse las manos frecuentemente y a conciencia. Mantente alejado de los pañuelos usados e intenta reducir el contacto con quienes estornudan a menudo o presentan síntomas de sinusitis.

¿Qué puedo hacer para encontrarme mejor?

Si el médico te ha recetado antibióticos o cualquier otro medicamento, asegúrate de seguir sus instrucciones al pie de la letra. En caso contrario, la sinusitis te podría durar mucho tiempo o bien curarte y luego recaer. Aunque te encuentres mejor, completa todo el ciclo de tratamiento antibiótico que te hayan recetado. Eso ayudará a matar todas las bacterias que te están provocando la infección.

Asegúrate de descansar mucho y de beber abundante líquido para que tu sistema inmunitario pueda trabajar junto con los antibióticos para combatir la infección y curarla.

Si tienes sinusitis, lo más probable es que no sea grave. Pero es importante que te vea un médico, sobre todo, si tus síntomas duran o empeoran. Si tuvieras una sinusitis bacteriana, el hecho de tratarla lo antes posible te ayudaría a impedir que la infección empeorara o que la contagiaras a otras personas. Así, también te encontrarás mejor mucho antes.

Revisado por: Patricia Solo-Josephson, MD
Fuente: Kids Health

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Qué es un resfriado?

Una  gripe, catarro o un resfriado común, es una infección de las vías respiratorias superiores. Esto significa que puede afectar a la nariz, la garganta y los senos nasales. Un virus del resfriado entra en tu cuerpo y te pone enfermo.

¿Qué causa los resfriados?

La mayoría de los resfriados están provocados por virus (llamados rinovirus) que se encuentran en las gotitas invisibles que hay en el aire que respiras o en las cosas que tocas. Si uno de esos virus entra en la capa protectora que recubre el interior de la nariz y de la garganta, desencadena una reacción en el sistema inmunitario. Esto puede provocar dolor de garganta y de cabeza, así como dificultades para respirar.

Nadie sabe exactamente por qué la gente se infecta con virus del refriado en ciertos momentos. Pero, por mucho que digan, sentarse o dormir expuesto a una corriente, no abrigarse lo suficiente cuando hace mucho frío o salir de casa con el pelo mojado no son motivos para contraer un resfriado.

El aire seco (interior o exterior) puede disminuir la resistencia a los virus. También pueden hacerlo las alergias, la falta de sueño, el estrés, no alimentarse bien o relacionarse con gente fumadora. Y los fumadores tienen más probabilidades de contraer refriados que quienes no fuman. Lo más probable es que sus síntomas sean peores, duren más y tengan más probabilidades de evolucionar a una bronquitis o incluso a una pulmonía.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del resfriado?

Los primeros síntomas de un resfriado suelen ser picor de garganta, congestión o moqueo nasales y estornudos. Es posible que también estés cansado y que tengas dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, fiebre leve, dolores musculares y pérdida del apetito. Las mucosidades nasales se te pueden volver espesas y de color amarillo o verde.

¿Son contagiosos los refriados?

Sí. Los rinovirus se pueden mantener vivos en las gotitas de aire o en las superficies hasta durante tres horas seguidas o incluso durante más tiempo. Si te tocas la boca o la nariz después de haber tocado a alguien o algo contaminado por alguno de esos virus, lo más probable es que te acatarres (a menos que ya estés inmunizado contra ese virus en concreto por haberte expuesto a él previamente).

Si ya estás acatarrado, tendrás más probabilidades de contagiar el catarro a otras personas si no te lavas las manos después de toser y de estornudar. Lo más probable es que ir a tu centro de estudios y hacer vida normal no haga que te encuentres peor. Pero aumentará las probabilidades de que contagies a tus amigos y compañeros de clase.

¿Cuánto duran los resfriados?

Los síntomas del catarro suelen aparecer de dos a tres días después de que una persona se exponga al virus. La gente resfriada tiene más probabilidades de contagiar a otras personas durante los tres o cuatro días posteriores a la aparición de los síntomas y pueden seguir contagiando durante un período de hasta 3 semanas. Aunque algunos resfriados se pueden alargar hasta a dos semanas, la mayoría desaparece en una semana.

¿Cómo se tratan los resfriados?

Los medicamentos de venta sin receta médica no sirven para prevenir los refriados, aunque hay gente cree que alivian sus síntomas. Tampoco sirven para acelerar el proceso de curación. Y algunos de los medicamentos para el catarro de venta libre pueden provocar molestias estomacales o hacer que la gente se sienta mareada, cansada o que tenga dificultades para conciliar el sueño. Si tienes la nariz muy tapada, prueba a utilizar gotas salinas (agua salada) para ayudar a despejártela.

Pregunta a tus padres (que pueden consultar a un médico o farmacéutico) qué medicamento deberías tomar, en el caso de que lo necesites. La mayoría de los médicos recomiendan paracetamol para los dolores, las molestias y la fiebre. Si estás resfriado, no debes tomar aspirina (ni ningún medicamento que contenga ácido acetilsalicílico) a menos que te lo recete un médico. El uso de aspirinas por parte de adolescentes refriados o con otras enfermedades de origen viral aumenta el riesgo de desarrollar un síndrome de Reye, un síndrome muy poco frecuente pero muy grave, que hasta puede llegar a ser mortal.

Tu médico te indicará si puedes tomar un antihistamínico o un descongestivo, pero hay escasas pruebas de que estos medicamentos sean realmente útiles.

¿Cómo me puedo encontrar mejor?

Al igual que todos los virus, los que provocan los resfriados deben seguir su curso. Descansar mucho y beber abundante líquido pueden hacer tanto como un buen medicamento para que una persona refriada se encuentre mejor.

Independientemente de que te apetezca pasarte todo el día durmiendo o simplemente tomarte las cosas con un poco más de calma, presta atención a lo que te diga tu cuerpo cuando estés resfriado. Un baño caliente o una manta eléctrica te pueden aliviar los dolores y molestias, y el vapor de una ducha caliente te puede ayudar a respirar mejor.

No te preocupes de si vas a alimentar al catarro o a matar de hambre a la fiebre. Basta con que comas cuando tengas hambre. Tal vez hayas oído que los resfriados se curan con sopitas de pollo. No hay ninguna prueba de que las sopas de pollo curen los resfriados, pero los enfermos llevan más de 800 años teniendo una fe ciega en este remedio.

¿Cuándo debería ir al médico?

Usualmente, los adolescentes que contraen refriados no se ponen muy enfermos ni necesitan recibir atención médica. Pero informa a tu médico si te ocurre alguna de las siguientes cosas:

  • Los síntomas del resfriado te duran más de una semana o aparecen en la misma época cada año o siempre que te expones al polen, el polvo, los animales o alguna otra sustancia (podrías tener una alergia).
  • Te cuesta respirar, jadeas o tienes respiración sibilante cuando te acatarras (podrías padecer asma).
  • Tus síntomas empeoran en vez de mejorar aproximadamente a partir del tercer día de resfriado (podrías tener una faringitis estreptocócica, una sinusitis, una bronquitis o alguna otra infección bacteriana, sobre todo si fumas).

Deberías visitar al médico si crees que podrías tener más que un simple resfriado o si tus síntomas catarrales empeoran en vez de mejorar.

Otros signos por los que deberías llamar al médico incluyen:

  • tos que dura más de 2-3 semanas
  • incapacidad para retener los sólidos o líquidos ingeridos
  • dolor de cabeza, facial o de garganta que va en aumento
  • dolor de garganta muy fuerte
  • fiebre de 103 ºF (39,3 ºC) o superior, o una fiebre de 102 ºF (38,9 ºC) o superior durante más de un día
  • dolor en el pecho o el estómago
  • ganglios linfáticos inflamados
  • dolor de oído

Un médico no puede identificar qué virus específico está provocando un resfriado. Pero tu médico te examinará la garganta y los oídos y es posible que también te extraiga exudado de la garganta para hacer un cultivo a fin de asegurarse de que tus síntomas no son un signo de otra afección. Hacer un cultivo de exudado de la garganta es un procedimiento sencillo e indoloro que implica frotar el interior de la garganta con el extremo blando de un bastoncillo de algodón (o hisopo) largo. El análisis de los gérmenes que se adhieran al bastoncillo ayudará al médico a determinar si tienes una infección por estreptococos y necesitas un tratamiento a base de antibióticos.

Si el médico te receta antibióticos, asegúrate de tomarlos exactamente como te indique. Si dejas de tomar los antibióticos demasiado pronto, incluso aunque empieces a encontrarte mejor, la infección podría persistir y es posible que desarrollaras otros problemas.

¿Los resfriados se pueden prevenir?

En uno u otro momento, todo el mundo se acatarra. Pero puedes reforzar la capacidad de tu sistema inmunitario para luchar contra las infecciones haciendo ejercicio regularmente, llevando una dieta equilibrada y descansando lo suficiente.

Aunque algunas personas recomiendan tratamientos alternativos para los resfriados (como los suplementos de zinc y de vitamina C tomados a dosis elevadas, o plantas medicinales como la equinácea), no se ha demostrado que ninguno de estos tratamientos sirva para prevenir ni para tratar eficazmente el resfriado. Puesto que las plantas medicinales pueden tener efectos secundarios negativos, muchos médicos no las recomiendan.

Revisado por: Patricia Solo-Josephson, MD
Fuente: Kids Health

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Qué es el ojo seco?

Los ojos necesitan lágrimas para mantenerse saludables y sin molestias. Cuando los ojos no producen la cantidad suficiente de lágrimas, existe una condición llamada ojo seco. El ojo seco también ocurre cuando las lágrimas no tienen la combinación adecuada de elementos (ver diagrama abajo) ó cuando la película lagrimal no es como debería ser.

¿Cómo funcionan las lágrimas?

Cuando parpadea, esparce una lámina de lágrimas sobre el ojo. Esto mantiene la superficie del ojo suave y lisa. La película lagrimal es importante para la buena visión.

La película lagrimal está compuesta por tres capas.

  • Una capa grasosa
  • Una capa acuosa
  • Una capa de mucosa

Cada capa de la lágrima cumple una función.

La capa grasosa es la parte exterior de la película lagrimal. Esto hace que la superficie de la lágrima se suavice y evita que las lágrimas se sequen muy rápidamente. Esta capa se genera en las glándulas de meibomio del ojo.

La capa acuosa es el medio de la película lagrimal. Representa la mayor parte de lo que vemos como lágrimas. Esta capa limpia el ojo, lavando las partículas que no pertenecen al ojo. Esta capa proviene de la glándula lagrimal que está en los párpados.

La capa mucosa es la capa interior de la película lagrimal. Esta capa ayuda a esparcir la capa acuosa sobre la superficie del ojo, para mantenerlo húmedo. Sin la presencia de mucosa, las lágrimas no se adhieren al ojo. La mucosa se produce en la conjuntiva. La conjuntiva es el tejido transparente que cubre la parte blanca del ojo y el interior de los párpados.

En general, los ojos producen lágrimas constantemente para mantenerse húmedos. Si tenemos los ojos irritados o lloramos, los ojos producen muchas lágrimas. Sin embargo, a veces los ojos no producen las lágrimas suficientes o algo afecta a una o más capas de la lámina de lágrimas. En esos casos, el resultado es tener ojos secos.

Los síntomas del ojo seco

Estos son algunos de los síntomas del ojo seco.

  • Siente picazón y ardor en los ojos.
  • Tiene sensación de algo que raspa o arenilla dentro del ojo.
  • Tienes visión borrosa, especialmente al leer
  • Hay líneas de moco en el interior o alrededor de los ojos.
  • Tiene los ojos rojos o irritados. Esto pasa especialmente cuando está en un lugar con viento o cerca de humo de cigarrillos.
  • Usar lentes de contacto le genera dolor.
  • Tiene muchas lágrimas.

Puede sonarle raro que tener muchas lágrimas en los ojos sea indicio de “ojo seco.” Pero los ojos producen más lágrimas cuando se irritan a causa del ojo seco.

Causas del ojo seco

Las personas tienden a producir menos lágrimas a medida que envejecen. Tanto los hombres como las mujeres pueden padecer de ojo seco. Sin embargo, es más común en las mujeres, particularmente en aquellas que ya pasaron por la menopausia.

Estas son otras causas para el ojo seco.

  • Algunas enfermedades, como la artritis reumatoide, el síndrome de Sjögren, enfermedades de la tiroides y lupus.
  • Blefaritis (cuando se inflaman o se enrojecen los párpados)
  • Entropión (los párpados se pliegan hacia adentro); ectropión (los párpados se pliegan hacia afuera)
  • Estar en lugares con humo, viento o un clima muy seco
  • Mirar la pantalla de una computadora durante mucho tiempo, leer y otras actividades que reducen el parpadeo
  • Usar lentes de contacto durante mucho tiempo
  • Someterse a una cirugía ocular refractiva, como LASIK
  • Tomar determinados medicamentos, como:
    • diuréticos (pastillas de agua) para la presión arterial alta
    • betabloqueadores, para problemas cardíacos o presión arterial alta
    • medicamentos para la alergia y el resfrío (antihistamínicos)
    • píldoras para dormir
    • ansiedad y medicación antidepresiva
    • medicamentos para la acidez

Infórmele a su oftalmólogo todos los medicamentos recetados y no recetados que toma.

 

Escrito por Kierstan Boyd
Revisado por William Barry Lee MD

Fuente: Academia Americana de Oftalmología

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.