Cápsulas de Salud: Alimentación, clave para el síndrome de ovario poliquístico

El objetivo de este artículo es abordar la influencia de la alimentación sobre la endocrinopatía más común que padecen las mujeres en edad fértil: el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP).

Entre el 5 y el 20% de las mujeres en edad fértil padecen SOP, síndrome que conduce a desordenes reproductivos, hormonales y metabólicos. Se caracteriza por presentar síntomas tales como menstruación irregular, ovarios poliquísticos, andrógenos elevados, acné o pérdida de cabello.

La mayoría de pacientes con SOP presentan una fuerte relación con resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina conduce a un exceso de insulina en sangre, lo cual da lugar a que los ovarios liberen una cantidad de testosterona mayor a la habitual. Este exceso de testosterona es el origen de muchos de los síntomas del SOP (2).

La presencia de resistencia a la insulina conduce también, por ende, a la aparición de enfermedades crónicas como diabetes tipo 2, hipertensión, obesidad, enfermedad cardiovascular y cáncer de mama o de endometrio. Concretamente, el 40% de los casos de SOP padecen obesidad. De hecho, la obesidad ha potenciado en muchos casos la aparición de este síndrome. También se ha visto que una reducción del 5% del peso en mujeres con SOP y sobrepeso puede mejorar problemas como la resistencia a la insulina o los altos niveles de andrógenos.

Aunque la causa de este síndrome es desconocida, todo apunta a un conjunto de factores tanto genéticos como ambientales, dentro de los cuales, ganan gran importancia los hábitos alimentarios, la actividad física, el tabaco y el estrés.

Cambiando de tema ¿Conocen a alguien que haya resuelto un rompecabezas con una pieza mal colocada? Si una pieza mal colocada no se quita nunca de esa posición errónea y continuamos poniendo otras, probablemente cada vez sean más las piezas que no se puedan colocar en su sitio. Con el tratamiento habitual de este síndrome, consistente en usar pastillas anticonceptivas, ocurre algo parecido. Tratar la raíz del problema en lugar de camuflarla es fundamental, por ello, la modificación de los estilos de vida debe ser la principal herramienta terapéutica para la prevención y tratamiento a seguir por las pacientes.

El objetivo del tratamiento debe consistir en mejorar la sintomatología y reducir el riesgo aumentado de padecer enfermedades como obesidad, diabetes o cáncer. Por ello, el enfoque de la terapia dietética debe centrarse en alcanzar objetivos específicos, siendo el más importante de todos la mejora de la sensibilidad a la insulina.

Las conclusiones más relevantes recogidas en este artículo se presentan en la siguiente imagen, dónde se tratan los siguientes puntos: Peso/obesidad – Índice glucémico – Carne roja – Ácidos grasos – Deficiencia de Vitamina D – Minerales – Cafeína.

Conclusiones de la alimentación del Síndrome de Ovario Poliquístico SOP

Conclusiones de la alimentación del Síndrome de Ovario Poliquístico SOP

Además de estas conclusiones, hay otras consideraciones a tener en cuenta debido al efecto positivo que tienen sobre el metabolismo de la glucosa y la insulina: la suplementación con inositol (3) (4) (5) y la práctica de ejercicio físico (principalmente de ejercicios de fuerza) (6).

Por otra parte, casi todas estas conclusiones hablan de macro y micronutrientes, no de alimentos. Este enfoque puede ser aprovechado por la industria alimentaria para lanzar al mercado, por ejemplo, un producto ultraprocesado rico en omega-3 “ideal para mujeres con SOP”, aumentando así la confusión de la población sobre los mensajes que se publicitan. Por ello, es importante recalcar también que, sobre la base de los estudios científicos realizados, se recomienda una alimentación con un alto consumo de frutas, verduras, legumbres, alimentos ricos en grasas saludables (salmón, aguacate, nuez, etc.) y cereales integrales, con énfasis en que la fuente de carbohidratos sea de bajo índice glucémico y alto en fibra.

Mientras que el consumo elevado de carne roja y productos procesados (cereales refinados, bollería, refrescos, etc.), por su contenido en grasas de mala calidad y azúcares añadidos, aumenta el riesgo de malignidad en mujeres con SOP.

En definitiva, todo nuestro cuerpo esta interconectado, y una combinación de factores disminuirán el riesgo a sufrir enfermedades crónicas y mejorará la sintomatología de esta enfermedad. El kit de la cuestión está en priorizar siempre alimentos de calidad y estilos de vida duraderos para mejorar el impacto de la sensibilidad a la insulina.

Autor: Marta Aguilar Díaz. Dietista – Nutricionista.

Fuente: Dietética

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *