Cápsulas de Finanzas Personales: 6 Pasos infalibles para cumplir tus metas

¿Estás cumpliendo metas? Evaluar si lo estás haciendo es necesario. Solo así puedes seguir adelante con los pasos que te propusiste para alcanzar un objetivo. O, por el contrario, corregir tu rumbo para que puedas llegar a él.

Sin embargo, todos tenemos vidas agitadas y ocupadas. Tenemos muchas responsabilidades. Por eso, a veces se nos olvida parar y analizar si estamos construyendo la vida que queremos.

Generalmente, hay épocas del año que nos facilitan la tarea. Como esta, ya que estamos a cuatro meses de que se termine el 2021. Un tiempo propicio para detenernos a pensar cómo nos ha ido hasta ahora en el cumplimiento de las metas que nos hemos propuesto.

Por eso, te hablo de este tema ahora. La idea es que puedas aprovechar estos últimos meses que quedan del año. Y construir desde tus intenciones lo que quieres para tu futuro, tanto a corto como a largo plazo.

¿Qué Es Una Persona Con Metas?

Para que puedas lograrlo es esencial que te hagas y te respondas una pregunta. Esta es ¿qué es una persona con metas? Se trata de una pregunta clave porque te ayudará a descubrir lo que realmente quieres.

Desde mi experiencia, lo que te puedo decir es que una persona con metas es alguien que desea algo. Pero no solo eso. También se compromete a realizar acciones para cumplir su objetivo.

Además, tiene la intención correcta al proponerse la meta y trabajar por ella. Pero ¿qué es la “intención correcta”? Básicamente, se trata de pensar en quién se vería beneficiado cuando tú estés cumpliendo metas.

Te pongo un ejemplo. Supongamos que tu meta es bajar de peso. ¿Lo quieres hacer solo por verte más atractivo frente al espejo o por mejorar tu salud? Muchos no creen en esto, pero créeme tú cuando te lo digo.

Tiene más sentido proponerse metas que no solo te beneficien a ti, sino al colectivo. Esto sucede así porque, finalmente, haces parte de una comunidad. Esta puede ser grande o pequeña. Pero todo lo que hagas puede incidir positiva o negativamente en ella.

¿Qué Se Siente Cuando Cumples Una Meta?

Si tu pensamiento se orienta en ese sentido, te darás cuenta de algo. Y es que, cuando estás cumpliendo metas, cambia la forma en cómo te sientes. Y lo hace en dos dimensiones o desde dos perspectivas: la personal y la colectiva.

A nivel personal, te sientes afortunado y bendecido. Sabes que trabajaste mucho para conseguir un objetivo y recibes el premio mayor por él. Eres la prueba de que la constancia y la paciencia son la mejor escalera al éxito.

Por otro lado, sientes que la felicidad no es solo tuya y que vale la pena compartirla. En especial, si la meta que lograste no solo te beneficia a ti, sino a los demás. Es entonces cuando descubres que todo lo que haces tiene un efecto en quienes te rodean.

Pero ten cuidado con algo. Llegar a una meta siempre nos hace sentir eufóricos. No es que esto sea negativo. Lo negativo es que te dejes llevar por esa felicidad momentánea y dejes de luchar o de cumplir metas.

Así que, cuando alcances un logro, haz esto: Para, agradece, celebra y sigue adelante. Porque el éxito no le pertenece a los que logran una hazaña una vez. El éxito es de quienes son constantes en el tiempo.

¿Cómo Me Veré Cumpliendo Mis Metas?

Al seguir los anteriores consejos, te darás cuenta de algo. Tú notarás que viajas más liviano. Es natural cuando obtienes algo que realmente querías. Pero los demás también se darán cuenta de tu cambio.

O, por lo menos, será más visible tu felicidad. Esto ocurre porque lo que sientes en el interior se refleja hacia el exterior. Por lo mismo, tus metas siempre deben tener un ingrediente de altruismo.

Lo que quiero decir es que, cuando estás cumpliendo metas que benefician a tu entorno, es como si su efecto se multiplicara. Finalmente, nadie quiere tener una mansión si no tiene con quién compartirla.

¿Estás Cumpliendo Tus Metas?

Ahora sí llegó el momento de la pregunta clave. ¿Estás cumpliendo tus metas? Te lo pregunto porque, cuando comienza un año, por ejemplo, las personas suelen ponerse metas para el año que comienza. Hacer dieta es una de las más comunes.

Sin embargo, a veces los humanos tenemos la tendencia a posponer lo importante. Siempre hallamos algo más importante que hacer primero. Entonces decimos “empiezo la dieta en enero”. Y en enero decimos que la empezaremos en febrero.

Y así sucesivamente. Se nos va la vida cumpliendo con lo rutinario y poniéndonos excusas. Dejamos atrás lo que verdaderamente puede ayudarnos a crecer tanto a nivel personal, como profesional o financiero. ¿Te ha pasado?

Evita Procrastinar

Esa tendencia a dejar para mañana lo que podemos hacer hoy se llama procrastinar. Esto significa, literalmente, dejar de un lado lo importante por atender lo placentero. Una situación en la que caemos cuando estamos cumpliendo metas.

Es por esto que, en ocasiones, evitamos analizar nuestras finanzas porque el partido de fútbol de nuestro equipo es lo más importante. Después nos quejamos cuando nos damos cuenta de los intereses que le estamos pagando al banco.

No es por ser amargado, créeme. Pero le damos más tiempo al fútbol, como si nuestro equipo nos fuera a pagar las cuentas. Por eso es importante que establezcamos prioridades. Y que le demos a cada una el tiempo que se merece en nuestras vidas.

La clave para lograrlo es organizarnos bien. Así, tanto nuestro deporte favorito como nuestras finanzas tendrán el tiempo que se merecen en nuestro calendario. De esta forma, podremos sentirnos bien, tanto emocional como financieramente.

Cumpliendo Metas Ahora

Aparte de lo anterior, tengo algo más que decir sobre cumplir las metas. Ese es un compromiso que tenemos con nosotros mismos. No se trata de una tarea que tu profesor o tu jefe te vayan a revisar para darte una calificación.

Sino algo que tú estás haciendo por tu propio bien. Algo que estás haciendo para sentirte útil y feliz. Porque no se trata de cumplir las metas que alguien más te ha impuesto. Esto es clave que lo entiendas. Es como un regalo de ti para ti mismo.

Es una responsabilidad en la que te sugiero que pienses en estos días, cuando el nivel de procrastinación aumenta. O siempre que creas que puedes dejar algunas tareas para mañana o para el próximo año.

Entonces, te recomiendo que empieces a hacer un control sobre el nivel de compromiso que tienes con tus metas. Para que sepas si las estás cumpliendo, si estás fallando en algún punto. O, lo más importante, cómo corregir ese rumbo.

Ahora sé que te preguntarás cómo cumplir tus metas. A continuación, te doy dos claves.

¿Qué Son Las Metas Personales?

En primer lugar, es necesario que establezcas qué es una meta para ti. Para muchos, comprar una casa es su mayor meta. Para otros lo es el sacar adelante su empresa. Eso depende de cada quién.

No obstante, puede facilitarte la tarea considerar estos ejemplos de metas personales:

  1. Tu cuerpo: van desde hacer ejercicio hasta hacer dieta. Lo importante con respecto a ellas es que las ganas de tener una mejor salud prevalezcan sobre las ganas de solo ser más atractivo.
  2. Intelecto: tienen que ver con hacer un curso, estudiar una maestría o dirigir un negocio. Hay algo clave y es preguntarte para qué lo quieres hacer. No tiene sentido comprometerse con esto si solo quieres tener un diploma colgado en la pared.
  3. Emociones: se refieren a lo que te llena el alma, como tomar clases de canto o pintura o viajar. Estas metas parecen muy personales o superficiales, pero no olvides que detrás de ellas debe haber un propósito superior que te inspire a lograrlas.
  4. Los otros: hacen parte de este grupo los objetivos con los que, definitivamente, esperas beneficiar a otros. Por ejemplo, ser voluntario en una fundación que ayude a niños o animales vulnerables.
  5. La sociedad: es similar a la anterior. Sin embargo, con metas como estas se busca lograr un mayor impacto en la comunidad o ciudad donde vives. No pienses que solo se trata de causas sociales. Al generar empleo, por ejemplo, logras causar un gran impacto en la sociedad.

Cumpliendo Metas Paso a Paso

Cuando tienes claro qué son las metas personales es cuando puedes empezar a esforzarte por lograrlas. Si este es tu caso, entonces sigue estos 6 pasos infalibles para cumplir tus metas:

  1. Haz una lista de las metas que tienes en este momento. O de las que estás pensando lograr en el futuro a corto, mediano y largo plazo. Sé lo más específico que puedas.
  2. Ahora, frente a cada meta, anota las acciones que estás tomando para lograrlas. Y escribe qué nivel de cumplimiento tienes frente a cada acción: si es alto, medio o bajo.
  3. Si tu nivel de cumplimiento es alto, sigue así. Con respecto a tus niveles de cumplimiento medio o bajo, pregúntate a qué se deben. Por ejemplo, si quieres comprar una casa, pero no estás ahorrando lo suficiente, ¿es porque no estás ganando lo suficiente o porque no estás ahorrando lo suficiente?
  4. Frente a esos niveles de compromiso medio o bajo, escribe las acciones que tomarás para aumentarlos y empieza a aplicarlas. No olvides empezar hoy mismo. No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy.
  5. Luego de una semana, vuelve sobre esa lista de metas. Y pregúntate si cumpliste con tu estrategia. O si no lo hiciste. Analiza que te impidió hacerlo, si así fue. Y continúa con el plan.
  6. Por último, no desistas. Aunque algunos días te sientas cansado o no estés tan concentrado en tus metas, sigue adelante. Recuerda este dicho: “la constancia vence lo que la dicha no alcanza”.

¿Qué Estás Haciendo Hoy Por Ti?

El tema del compromiso frente a tus metas es importante. Las metas son algo que hacemos por nosotros mismos. Pero estamos tan condicionados a cumplir tantas órdenes, que a veces se nos olvida.

Por eso es vital retomar el control. Y saber que solo nosotros tenemos ese control sobre nuestras metas, incluidas las financieras. O que solo nosotros podemos darles un giro, si aplicamos la estrategia adecuada. Entonces, pregúntate:

  1. ¿Tienes claro cuáles son tus metas?
  2. ¿Qué tan comprometido estás con ellas?
  3. ¿Sabes qué te hace aumentar o disminuir el compromiso que tienes con ellas?
  4. ¿Cómo crees que puedes tener o retomar el control sobre tus metas?
  5. ¿Qué estrategias ya has aplicado y te han dado resultado?
  6. ¿Necesitas ayuda para lograr tus metas de inversión?

Autor: Hyenuk Chu

Leer más en: Hyenuk Chu Blog