Cápsulas de Salud: ¿Qué es la endocarditis?

La endocarditis es una inflamación del revestimiento interno de las cavidades y las válvulas cardíacas (endocardio) que puede poner en peligro la vida.

La endocarditis, por lo general, se debe a una infección. Las bacterias, los hongos u otros gérmenes de cualquier otra parte del cuerpo, como la boca, se propagan a través del torrente sanguíneo y se adhieren a las zonas dañadas del corazón. Si no se trata rápidamente, la endocarditis puede dañar o destruir las válvulas cardíacas. El tratamiento para la endocarditis puede incluir medicamentos y, a veces, cirugía.

Las personas con mayor riesgo de sufrir endocarditis suelen presentar daños en las válvulas cardíacas, válvulas cardíacas artificiales u otros defectos cardíacos.

Síntomas

La endocarditis puede desarrollarse de manera lenta o repentina, según los gérmenes que causen la infección y la existencia de algún problema cardíaco subyacente. Los signos y síntomas de la endocarditis pueden variar de una persona a otra.

Los signos y síntomas comunes de la endocarditis incluyen:

  • Dolor en las articulaciones y los músculos
  • Dolor en el pecho cuando respiras
  • Fatiga
  • Síntomas similares a los de la gripe, como fiebre y escalofríos
  • Sudoraciones nocturnas
  • Falta de aire
  • Hinchazón en los pies, las piernas o el abdomen
  • Un soplo cardíaco (que es el sonido que emite la sangre a medida que pasa por el corazón) que aparece por primera vez o que difiere del ya existente

Los signos y síntomas menos comunes de la endocarditis pueden incluir:

  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Sangre en la orina, que podrías ver o que tu médico podría ver cuando la mire en el microscopio
  • Sensibilidad en el bazo, que es un órgano que combate las infecciones y que está ubicado justo debajo de la caja torácica izquierda
  • Manchas rojas en las plantas de los pies o en las palmas de las manos (lesiones de Janeway)
  • Puntos sensibles de color rojo que aparecen debajo de la piel de los dedos de las manos o de los pies (nódulos de Osler)
  • Puntos pequeños de color púrpura o rojo, llamados petequias, que aparecen en la piel, en la parte blanca de los ojos o en el interior de la boca

Cuándo debes consultar a un médico

Si tienes signos o síntomas de endocarditis, consulta con el médico lo antes posible, especialmente, si tienes factores de riesgo para esta infección grave, como un defecto cardíaco o antecedentes de endocarditis. Aunque otros trastornos de menor gravedad pueden causar signos y síntomas similares, no lo sabrás con certeza hasta que te examine el médico.

Si te diagnosticaron endocarditis, infórmale al médico cualquier signo o síntoma que pueda indicar que la infección está empeorando, por ejemplo:

  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Dolores de cabeza
  • Dolor articular
  • Falta de aire

Si recibes un tratamiento con antibióticos para la endocarditis, infórmale al médico si tienes diarrea, sarpullido, picazón o dolor en las articulaciones. Estos signos y síntomas pueden indicar que estás teniendo una reacción al antibiótico recetado.

Causas

La endocarditis ocurre cuando los gérmenes, por lo general bacterias, ingresan en el torrente sanguíneo, llegan al corazón y se adhieren a las válvulas cardíacas anormales o al tejido cardíaco dañado. Los hongos u otros gérmenes también pueden causar endocarditis.

Por lo general, el sistema inmunitario destruye las bacterias dañinas que ingresan al torrente sanguíneo. Sin embargo, las bacterias que viven en tu boca, garganta u otras partes del cuerpo, como tu piel o tu intestino, a veces pueden causar endocarditis cuando las circunstancias se prestan.

Las bacterias, los hongos y otros gérmenes que causan endocarditis pueden ingresar en tu torrente sanguíneo a través de:

  • Cuidados dentales inadecuados. El cepillado de dientes y el uso del hilo dental correctos ayudan a prevenir la enfermedad de las encías. Si no cuidas bien de tus dientes y encías, el cepillado podría causar que las encías poco saludables sangren, dándole a las bacterias la oportunidad de ingresar al torrente sanguíneo. Algunos procedimientos dentales que pueden cortar las encías también pueden permitir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo.
  • Catéteres. Las bacterias pueden ingresar al cuerpo a través de una sonda delgada que los médicos usan normalmente para inyectar o extraer líquidos del cuerpo (catéter). Es más probable que esto suceda si el catéter se coloca por un largo período de tiempo. Por ejemplo, puedes tener un catéter si necesitas diálisis a largo plazo.
  • Consumo de drogas intravenosas ilegales. Las agujas y jeringas contaminadas son una preocupación especial para las personas que utilizan drogas intravenosas ilegales, como la heroína o la cocaína. A menudo, las personas que usan estos tipos de drogas no tienen acceso a agujas o jeringas limpias y sin usar.

Factores de riesgo

Es más probable que desarrolles endocarditis si tienes válvulas cardíacas defectuosas, afectadas por la enfermedad o dañadas. Sin embargo, la endocarditis ocurre ocasionalmente en personas que eran sanas.

Tienes un mayor riesgo de sufrir endocarditis si tienes:

  • Edad avanzada. La endocarditis ocurre con mayor frecuencia en adultos mayores de 60 años.
  • Válvulas cardíacas artificiales. Los gérmenes son más propensos a adherirse a una válvula cardíaca artificial (protésica) que a una válvula cardíaca normal.
  • Válvulas cardíacas dañadas. Ciertas afecciones de salud, como fiebre reumática o infección, pueden dañar o dejar una cicatriz en una o más válvulas cardíacas, aumentando el riesgo de infección.
  • Defectos cardíacos congénitos. Si naciste con ciertos tipos de defectos cardíacos, como un corazón con ritmos cardíacos irregulares o válvulas cardíacas anormales, el corazón puede ser más susceptible a sufrir infecciones.
  • Dispositivo cardíaco implantado. Las bacterias pueden adherirse a un dispositivo implantado, como un marcapasos, y provocar una infección del revestimiento del corazón.
  • Antecedentes de endocarditis. La endocarditis daña los tejidos y las válvulas del corazón, lo cual aumenta el riesgo de sufrir una infección cardíaca futura.
  • Antecedentes de consumo de drogas intravenosas ilícitas. Las personas que consumen drogas ilícitas inyectables tienen mayor riesgo de tener endocarditis. Es posible que las agujas utilizadas para inyectar sustancias estén contaminadas con las bacterias que causan la endocarditis.
  • Mala higiene dental. Tener una boca y unas encías sanas son esenciales para una buena salud. Si no te cepillas los dientes y usas hilo dental con regularidad, las bacterias pueden crecer dentro de tu boca e ingresar al torrente sanguíneo a través de un corte en las encías.
  • Uso de catéter a largo plazo. Tener un catéter colocado durante un período prolongado (sonda permanente) aumenta el riesgo de endocarditis.

Si tienes riesgo de padecer endocarditis, infórmaselo a todos los médicos que te atienden. Se recomienda solicitar una tarjeta de riesgo de endocarditis a la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón). Consulta con la delegación local o imprime la tarjeta del sitio web de la asociación.

Complicaciones

En el caso de la endocarditis, las aglomeraciones de gérmenes y trozos de células forman una masa anormal en el corazón. Estas aglomeraciones, conocidas como vegetaciones, pueden desprenderse y desplazarse a los pulmones, el cerebro, los órganos abdominales, los riñones, los brazos y las piernas.

En consecuencia, la endocarditis puede causar varias complicaciones, incluidas las siguientes:

  • Problemas del corazón, como soplo cardíaco, daño en las válvulas cardíacas e insuficiencia cardíaca
  • Accidente cerebrovascular
  • Bolsas de pus acumulado (abscesos) que se forman en el corazón, el cerebro, los pulmones y otros órganos
  • Coágulos sanguíneos en una arteria del pulmón (embolia pulmonar)
  • Daño en los riñones
  • Bazo agrandado

Prevención

Puedes tomar las siguientes medidas para ayudar a prevenir la endocarditis:

  • Conoce los signos y síntomas de la endocarditis. Consulta al médico de inmediato si desarrollas cualquier signo o síntoma, especialmente fiebre que no desaparece, fatiga inexplicable, cualquier tipo de infección cutánea, o cortes abiertos o llagas que no se curan de manera adecuada.
  • Cuídate los dientes y encías. Cepíllate los dientes y encías y usa hilo dental con frecuencia, además de realizarte chequeos dentales periódicos. Una buena higiene dental es una parte importante para mantener la salud en general.
  • No consumas drogas intravenosas ilícitas. Las agujas sucias pueden enviar bacterias al torrente sanguíneo y aumentar el riesgo de endocarditis.

Antibióticos preventivos

Ciertos procedimientos médicos y dentales pueden permitir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo.

Si tienes riesgo elevado de padecer endocarditis, la American Heart Association (Asociación Estadounidense del Corazón) recomienda tomar antibióticos una hora antes de que te coloquen una prótesis dental.

Tienes un alto riesgo de endocarditis y necesitas antibióticos antes de una prótesis dental si tienes:

  • Antecedentes de endocarditis
  • Una válvula cardíaca artificial (protésica mecánica)
  • Un trasplante cardíaco (en algunos casos)
  • Ciertos tipos de enfermedad cardíaca congénita
  • Una cirugía para enfermedades cardíacas congénitas en los últimos seis meses

Si tienes endocarditis o cualquier tipo de enfermedad cardíaca congénita, habla con tu médico y dentista sobre los riesgos y pregunta si necesitas antibióticos preventivos.

Fuente: Mayo Clinic

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Qué es la apraxia del habla?

La apraxia del habla, también conocida como apraxia adquirida del habla, apraxia verbal o apraxia del habla infantil cuando se diagnostica en los niños, es un trastorno de la manera en que se producen los sonidos al hablar. Una persona con apraxia del habla tiene problemas para decir lo que quiere de manera correcta y coherente. La apraxia del habla es un problema neurológico que afecta las vías cerebrales encargadas de programar la secuencia de movimientos necesarios para producir el habla. El cerebro sabe lo que quiere decir, pero no puede planear adecuadamente ni poner en la secuencia correcta los movimientos requeridos para hacer los sonidos del habla.

La apraxia del habla no es el resultado de una debilidad o parálisis de los músculos del habla (que incluyen los músculos de la mandíbula, la lengua y los labios). La debilidad o parálisis de los músculos del habla causa un trastorno del habla diferente llamado disartria. Algunas personas tienen disartria y apraxia del habla, lo que puede hacer que sea más difícil diagnosticar ambos trastornos.

La gravedad de la apraxia del habla varía de una persona a otra. Puede ser tan leve que causa problemas sólo con unos pocos sonidos del habla o con la pronunciación de palabras con muchas sílabas. En los casos más graves, es posible que la persona con apraxia del habla no pueda comunicarse de manera eficaz al hablar y necesite la ayuda de métodos de comunicación alternativos.

¿Cuáles son los tipos y las causas de la apraxia del habla?

Hay dos tipos principales de apraxia del habla: la apraxia adquirida del habla y la apraxia del habla infantil.

  • La apraxia adquirida del habla puede ocurrir a cualquier edad, aunque generalmente afecta a los adultos. La apraxia adquirida del habla ocurre por lesiones en las partes del cerebro que están involucradas en el habla y causa pérdida o deterioro de las habilidades existentes del habla. Puede resultar de un ataque al cerebro, una lesión en la cabeza, un tumor u otra enfermedad que afecta al cerebro. La apraxia adquirida del habla puede presentarse junto con otros trastornos que ocurren por una lesión del sistema nervioso. Uno de ellos es la disartria, que se mencionó anteriormente. Otro es la afasia, que es un trastorno del lenguaje. Para más información, consulte la hoja de información del NIDCD sobre Afasia.
  • La apraxia del habla infantil está presente desde el nacimiento. Este trastorno se conoce también como apraxia en el desarrollo del habla, apraxia en el desarrollo verbal o apraxia articulatoria. La apraxia del habla infantil no es lo mismo que los retrasos en el desarrollo del habla, en los que el niño tiene un desarrollo del habla típico, pero más lento. No se comprenden bien las causas de la apraxia del habla infantil. Las pruebas de imágenes neurológicas y otros estudios no han podido encontrar evidencia de daño cerebral o diferencias en la estructura cerebral de los niños con apraxia del habla. Con frecuencia, los niños con apraxia del habla tienen familiares con antecedentes de un trastorno de la comunicación o un problema de aprendizaje. Esta observación y los resultados de algunas investigaciones recientes sugieren que los factores genéticos pueden tener un papel en el trastorno. La apraxia del habla parece afectar más a los niños que a las niñas.

¿Cuáles son los síntomas de la apraxia del habla?

Las personas con cualquiera de las dos formas de apraxia del habla pueden tener diferentes síntomas o características del habla:

  • Distorsión de los sonidos. Las personas con apraxia del habla pueden tener dificultad para pronunciar las palabras correctamente. A menudo los sonidos, especialmente las vocales, les salen distorsionados. Ya que la persona no puede colocar en el lugar correcto las partes del cuerpo necesarias para el habla (por ejemplo, la lengua o la mandíbula), el sonido sale mal. Las palabras más largas o más complejas son generalmente más difíciles de decir que las palabras más cortas o más simples. También se pueden ver sustituciones de sonidos cuando la apraxia del habla viene acompañada de afasia.
  • Errores incoherentes en el habla. Por ejemplo, la persona con apraxia puede decir correctamente una palabra difícil, pero luego tener problemas para repetirla, o puede ser capaz de pronunciar un sonido un día, pero tener problemas con el mismo sonido al día siguiente.
  • Titubeo al buscar los sonidos correctos. Las personas con apraxia del habla a menudo parecen estar buscando el sonido exacto o la palabra correcta, y pueden tratar de decir una palabra varias veces antes de decirla correctamente.
  • Errores en la entonación, la acentuación o el ritmo. Otra característica común de la apraxia del habla es el uso incorrecto de la prosodia. La prosodia es el ritmo y la inflexión que usamos al hablar para ayudarnos a expresar el significado. Una persona que tiene problemas con la prosodia podría usar el mismo énfasis o acentuación en las palabras, dividir una palabra en sus sílabas, omitir sílabas en las palabras y frases, o hacer pausas inadecuadas mientras habla.

Los niños con apraxia del habla generalmente entienden el lenguaje mucho mejor de lo que pueden usarlo. Algunos niños con el trastorno también pueden tener otros problemas del habla, problemas con el lenguaje expresivo o problemas de las habilidades motoras.

¿Cómo se diagnostica la apraxia del habla?

Los profesionales conocidos como patólogos del habla-lenguaje (o fonoaudiólogos) tienen un papel clave en el diagnóstico y tratamiento de la apraxia del habla. Ya que no hay un solo síntoma o prueba que pueda usarse para diagnosticar la apraxia del habla, la persona que realiza el diagnóstico generalmente busca la presencia de varios síntomas, incluyendo los que se mencionaron anteriormente. Eliminar la posibilidad de que existan otros problemas médicos, como la debilidad muscular o problemas para producir el lenguaje (como la afasia), puede ayudar con el proceso diagnóstico.

En los exámenes formales para detectar la apraxia adquirida del habla y la infantil, el patólogo del habla-lenguaje puede pedir que el paciente haga tareas en las que tiene que hablar, como repetir una palabra en particular varias veces o repetir una lista de palabras cada vez más largas (por ejemplo, cariño, cariñoso, cariñosamente). En el caso de la apraxia adquirida del habla, el patólogo del habla-lenguaje también puede examinar la capacidad del paciente para conversar, leer, escribir y hacer movimientos en los que no tiene que hablar. Para diagnosticar la apraxia del habla infantil, los padres y los profesionales pueden necesitar observar el habla del niño a lo largo de un periodo de tiempo.

¿Cómo se trata la apraxia del habla?

En algunos casos, las personas con apraxia adquirida del habla recuperan por sí solas algunas o todas sus habilidades para hablar. Esto se llama recuperación espontánea.

Los niños con apraxia del habla no superarán el problema sin ayuda. Tampoco adquieren los fundamentos del habla simplemente por estar alrededor de otros niños, como en un salón de clase. Por lo tanto, la terapia del habla y del lenguaje es necesaria para los niños con apraxia del habla, así como para las personas con apraxia adquirida del habla que no recuperan espontáneamente todas sus habilidades del habla.

Los patólogos del habla y el lenguaje usan diferentes enfoques para tratar la apraxia del habla. No se ha demostrado que algún método en particular sea más eficaz que otro. La terapia se adapta a las necesidades de cada persona y está diseñada para tratar otros problemas del habla o del lenguaje que puedan presentarse junto con la apraxia del habla. Se necesitan sesiones frecuentes, intensivas, e individuales de terapia del habla y del lenguaje tanto para niños como para adultos con apraxia del habla. (Los ejercicios repetitivos y la atención personal necesaria para mejorar la apraxia del habla son difíciles de llevar a cabo en terapia de grupo). Los niños con apraxia del habla grave pueden necesitar terapia intensiva del habla y del lenguaje durante años, en conjunto con la educación normal, para lograr un nivel adecuado de las habilidades del habla.

En los casos graves, los adultos y los niños con este trastorno quizás tengan que encontrar otras maneras de expresarse. Estas pueden incluir el lenguaje de señas formal o informal; un cuaderno con imágenes o palabras escritas que puedan señalar y mostrar a otras personas; o un aparato de comunicación electrónico, como un teléfono inteligente, una tableta o una computadora portátil, que pueda utilizarse para escribir o reproducir la voz. Estos métodos de asistencia para la comunicación también pueden ayudar a los niños con este trastorno a aprender a leer y entender mejor el lenguaje hablado estimulando las áreas del cerebro involucradas en el lenguaje y la alfabetización.

Algunos adultos y niños tendrán más progreso durante el tratamiento que otros. Recibir apoyo y ánimo de familiares y amigos y la práctica adicional en el hogar son importantes.

Fuente: NIH

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal?

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es el nombre de un grupo de trastornos que hacen que los intestinos se inflamen (que estén rojos e hinchados). La inflamación dura mucho tiempo antes de disminuir, pero suele reaparecer una y otra vez.

Los dos tipos principales de enfermedad inflamatoria intestinal son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

¿Qué es la enfermedad de Crohn?

La enfermedad de Crohn es una EII que hace que se formen úlceras en el tracto gastrointestinal (GI) en cualquier lugar desde la boca hasta el ano. La enfermedad de Crohn puede tener áreas «omitidas» que son normales. Estas áreas normales se encuentran entre las áreas afectadas. Algunas personas que padecen la enfermedad de Crohn presentan síntomas graves. Otros tienen síntomas que no son tan graves. Algunas personas que padecen esta enfermedad pasan largos períodos sin síntomas, incluso sin recibir tratamiento. Otros que tienen síntomas más graves necesitarán tratamiento a largo plazo o incluso cirugía.

¿Qué es la colitis ulcerosa?

La colitis ulcerosa es una EII que provoca que el colon (el intestino grueso) se enrojezca y se hinche. El enrojecimiento y la hinchazón pueden durar algunas semanas o varios meses. La colitis ulcerosa siempre afecta la última parte del colon (el recto). Puede alcanzar la parte superior del colon hasta afectarlo por completo. La colitis ulcerosa nunca tiene las áreas de «omisión» típicas de la enfermedad de Crohn. Los síntomas pueden aparecer y desaparecer. Estos sucesos se denominan brotes. Los brotes pueden durar muchos meses y pueden reaparecer en diferentes momentos a lo largo de la vida.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Crohn?

Los síntomas de la enfermedad de Crohn varían en función de qué parte o partes del tracto gastrointestinal (GI) están afectadas. Los síntomas comunes incluyen:

  • Diarrea
  • Calambres estomacales
  • Dolor abdominal que aparece y desaparece
  • Sangre en las heces
  • Poco apetito
  • Pérdida de peso involuntaria

Otros síntomas menos comunes pueden incluir fiebre, dolor en las articulaciones, problemas en los ojos, problemas en la piel y cansancio (llamado fatiga). Los síntomas de la enfermedad de Crohn pueden ser leves o graves. Los síntomas también pueden aparecer y desaparecer. Pueden comenzar de forma repentina o gradual.

¿Cuáles son los síntomas de la colitis ulcerosa?

Los síntomas de la colitis ulcerosa varían y dependen de la gravedad del caso y la cantidad afectada del intestino grueso. Los síntomas comunes incluyen:

  • Dolor o sangrado rectal
  • Evacuaciones pequeñas y frecuentes
  • Sentir una necesidad urgente de evacuar
  • Diarrea
  • Sangre en las heces
  • Calambres abdominales y dolor
  • Una fuerte sensación de que necesita evacuar, pero no puede hacerlo (llamado tenesmo)
  • Dolor en el lado izquierdo del abdomen
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Fatiga

En la mayoría de las personas que tienen colitis ulcerosa, estos síntomas tienden a aparecer y desaparecer. Es posible que tenga períodos en los que no tenga síntomas, seguidos de períodos en los que sí los tenga.

¿Qué causa la enfermedad inflamatoria intestinal?

Aún no se sabe exactamente qué causa la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Estas enfermedades parecen ser hereditarias, lo que significa que la genética está relacionada. Muchos investigadores creen que las enfermedades inflamatorias del intestino son causadas por un problema del sistema inmunológico. Normalmente, el sistema inmunológico protege al cuerpo de las infecciones. En las personas que padecen una enfermedad inflamatoria intestinal, el sistema inmunológico confunde los alimentos, las bacterias saludables y otras sustancias con una infección. Esto hace que el sistema inmunológico ataque las células del intestino, lo que provoca la inflamación.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad inflamatoria intestinal?

Su médico le hará un examen físico y le pedirá que describa sus síntomas. Para ayudar a diagnosticar el problema, su médico puede ordenar una serie de pruebas, incluidos análisis de sangre y muestras de heces. Su médico también puede solicitar uno o más procedimientos para ayudarlos a observar el colon. Los procedimientos de endoscopia GI inferior incluyen colonoscopia y sigmoidoscopia flexible. Durante estos procedimientos, su médico usa un tubo estrecho y flexible para mirar directamente dentro del intestino grueso. La endoscopia gastrointestinal superior permite observar el estómago y el intestino delgado en busca de úlceras. Para este tipo de endoscopia, debe tragar una pequeña cámara (llamada cápsula endoscópica). De lo contrario, su médico inserta un endoscopio en el tracto gastrointestinal a través de la boca.

Su médico también puede solicitar otras pruebas de imagen como radiografías, una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

¿Se puede prevenir o evitar la enfermedad inflamatoria intestinal?

La EII no se puede prevenir, pero existen cambios en el estilo de vida que puede realizar para minimizar los síntomas. Lo mejor que puede hacer es cuidarse bien. Es importante llevar una dieta saludable. Dependiendo de sus síntomas, su médico puede pedirle que reduzca la cantidad de fibra o productos lácteos en su dieta. También puede ser necesario limitar o evitar la cafeína, el alcohol y las bebidas carbonatadas. Además de comer bien, necesita descansar lo suficiente y hacer ejercicio con regularidad. También es importante que aprenda a manejar el estrés en su vida. Cuando se siente demasiado molesto por cosas que suceden en casa o en el trabajo, sus problemas intestinales pueden empeorar.

Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal

El objetivo del tratamiento es eliminar la inflamación que provoca los síntomas. Muchos tipos de medicamentos pueden ayudar a reducir la inflamación.  Hable con su médico sobre los medicamentos antiinflamatorios y los medicamentos que inhiben el sistema inmunológico. Algunos medicamentos solo se necesitan durante los brotes. Es posible que necesite medicamentos a largo plazo para inhibir su sistema inmunológico. Dependiendo de sus síntomas, su médico también puede recomendar estos medicamentos y suplementos:

  • Antibiótico
  • Antidiarreico
  • Laxante
  • Analgésico
  • Suplementos vitamínicos

En casos graves de enfermedad inflamatoria intestinal, es posible que deba ir al hospital para recibir líquidos por vía intravenosa (IV) o para someterse a una cirugía.

Durante su tratamiento, lo más probable es que lo trate un equipo de médicos. Este equipo puede incluir a su médico de cabecera, un gastroenterólogo (especialista en trastornos estomacales e intestinales) y, posiblemente, un cirujano.

Vivir con enfermedad inflamatoria intestinal

Si tiene enfermedad inflamatoria intestinal, tiene un mayor riesgo de cáncer de colon. Hable con su médico sobre cuándo comenzar a hacerse pruebas de detección del cáncer de colon y con qué frecuencia.

La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa siguen reapareciendo y sus síntomas pueden ser impredecibles. Esto puede hacer que los pacientes que padecen estas enfermedades se depriman. Si se siente deprimido, hable con su médico de cabecera. Un medicamento antidepresivo podría ayudarlo a sentirse mejor.

¿Cómo puedo obtener más información?

Haga preguntas. Lea sobre la EII. Discuta estos tratamientos con su médico. Podrá comprender su enfermedad y manejarla mejor. Los grupos de apoyo para pacientes son útiles, especialmente si tiene síntomas graves.

Preguntas para hacerle a su médico

  • ¿Cómo se tratará mi enfermedad inflamatoria intestinal?
  • ¿Necesitaré cirugía? ¿Existen otras opciones?
  • ¿Qué cambios en mi estilo de vida puedo hacer para ayudar disminuir la enfermedad inflamatoria intestinal?
  • ¿Cuáles son algunos medicamentos que se usan para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal y cuáles son los posibles efectos secundarios?
  • ¿Mis hijos tienen riesgo de contraer la enfermedad inflamatoria intestinal?

Fuente: Family Doctor

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.