Cápsulas de Salud: Diez medidas para prevenir la alergia dentro de casa

Compartimos en este artículo, diez medidas para prevenir la alergia dentro de casa sirven para el polen, la caspa de los animales o los ácaros –que son esos bichos que se alimentan de las sustancias que hay en el polvo de las casas- y que fastidian al 30 % de los alérgicos.

  • VENTILAR: Ventilar, siempre hay que ventilar… especialmente en caso de adolescentes y otros tigres en casa. Al menos durante diez minutos y nunca a primera o a última hora del día, que es cuando hay más concentración de polen en el ambiente.
  •  PUERTAS Y VENTANAS: Es importante que las puertas y ventanas sean aislantes y cierren bien para que no se cuele el polen.
  • CORTINAS: Evitar las cortinas gruesas, de tipo rococó, con entramados complejos. Acumulan mucho polvo, así que mejor elegir telas finas, lavables, que se desmonten fácil. Preferiblemente de material que se llama “screen” que se pone en las enrollables y paneles japoneses o en las cocinas, porque su composición (fibra de vidrio, PVC) puede no ser tan  cuqui pero repele el polvo y se puede limpiar con una bayeta. El papel pintado tampoco se recomienda.
  • ¡ADIÓS PELUCHES! Di adiós al zorromostro decorativo.  El peluche que te consiguió tu exnovio en las fiestas del pueblo, el souvenir de la torre Eiffel, el trofeo del campeonato de mus. En la alergia al polen o a los ácaros el minimalismo deco es un plus.
  • COJINES Y EDREDONES: Al vestir las camas hay que evitar lanas y plumas. Las mantas y los edredones deben ser sintéticos. Se acabó el glamur, pero el tejido sintético frena los síntomas de la alergia al polen y a los ácaros.
  • ROPA: La ropa, tanto de vestir como de cama, se debe lavar al menos semanalmente y a sesenta grados, que es la temperatura a la que mueren los ácaros.
  • TENDER LA ROPA: Es mejor tender dentro de casa. Tampoco es cuqui ni va con la decoración, pero tender fuera favorece la introducción de polen.
  • ÁCAROS: Los ácaros se acumulan especialmente en colchones, almohadas, sofás y cojines. Así que mejor un colchón macizo, de esponja, de látex o viscoelástico, según convenga más por comodidad y precio. Los colchones de muelles son la peor idea porque son huecos por dentro y favorecen la acumulación de los ácaros.
  • ALMOHADA: La almohada conviene que sea también de alguno de estos materiales, por ejemplo, viscoelástica. Hay que evitar las de miraguano (fibra vegetal), que es fatal para la alergia al polen o a los ácaros.
  • En la ASPIRADORA hay que usar filtros de agua o filtros HEPA y aspirar, además del suelo y las alfombras, los colchones y los sofás. Al menos una vez por semana y si es un par de veces, mejor.

Fuente: Boticaria García

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

Cápsulas de Nutrición: ¿Qué son los probióticos?

Existe un grupo de alimentos funcionales que está empezando a estar de moda, aunque parece que los hombres mayores de 50 años todavía son reticentes a usarlos. Nos referimos a los productos enriquecidos en ingredientes probióticos y prebióticos. En su publicidad prometen casi de todo. Sin embargo poca gente sabe qué diferencias hay entre ellos y menos aún si su efectividad está comprobada.

¿Qué son los probióticos?

Los probióticos son microorganismos vivos que permanecen activos en el intestino y a los que se les han atribuido importantes efectos fisiológicos. Entre ellos destacan el contribuir al equilibrio de la flora bacteriana intestinal del huésped y potenciar el sistema inmunitario. Por estas razones alimentos en cuya composición encontramos probióticos como yogures, kéfir, cuajada, leches fermentadas, etc. se han recomendado para prevenir y ayudar a tratar enfermedades como la diarrea, el estreñimiento y exceso de gases, la enfermedad de Crohn, colitis ulcerosas y muchas otras.

A este tipo de alimentos tradicionales en los últimos años se han sumado una gran cantidad de nuevos alimentos funcionales y complementos alimenticios suplementados con este tipo de microrganismos. Tal y como se lee en su publicidad muchos de estos nuevos productos están dirigidos a hombres que superan los 50 años, ya que es a esa edad cuando se acentúan los problemas digestivos.

¿Está demostrada la efectividad de los probióticos?

Dentro de los microorganismos que forman parte del mundo probiótico los lactobacilos y bifidobacterias tienen un papel protagonista. Son prácticamente los únicos probióticos que se han utilizado para enriquecer alimentos funcionales y complementos alimenticios.

Sin embargo, y a pesar de la buena fama de los lactobacilos y bifidobacterias, la aplicación por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) del Reglamento 1924/2006 relativo a las declaraciones nutricionales y de propiedades saludables en los alimentos no ha dejado en buen lugar a estos ingredientes probióticos.

Las conclusiones de los paneles de científicos de los organismos oficiales son contundentes. A día de hoy no hay evidencia de que adicionar microrganismos probióticos a alimentos tenga sentido alguno. Ni protegen la piel frente a los rayos ultravioleta, ni mejoran la salud digestiva, ni aumentan la mineralización de los dientes, ni facilitan la digestión eliminando las flatulencias y la hinchazón… y ni mucho menos ayudan a nuestras defensas. Un desastre. Por estas razones los hombres mayores de 50 años (y  también las mujeres) deben buscar otro recurso para su salud digestiva más allá de los probióticos.

¿Y los prebióticos?

Los alimentos prebióticos se definen como ingredientes no digestibles que afectan beneficiosamente al organismo mediante la estimulación del crecimiento y actividad de una o varias cepas de bacterias en el colon, mejorando la salud. El objetivo que persiguen es muy similar al de los probióticos, estimular el crecimiento y la actividad de bacterias beneficiosas para la flora intestinal, pero la estrategia seguida para alcanzar dicho objetivo es distinta.

¿Cómo actúan los prebióticos?

Este segundo grupo de alimentos funcionales, que también va dirigido preferentemente a mayores de 50 años, no se basa en el enriquecimiento de productos alimenticios con lactobacilos u otros microorganismos sino que lo hace principalmente con hidratos de carbono no digestibles como es el caso de la fibra que se encuentra en alimentos preferentemente de de origen vegetal como frutas, frutos secos, legumbres, verduras y hortalizas.

También la podemos encontrar en cereales enteros o ‘integrales’. Debido a sus excelentes propiedades, la fibra se ha recomendado para combatir importantes enfermedades como la diabetes tipo 2, hipertensión, algunos tipos de cáncer como el de colon, estómago o recto, etc. Además puede contribuir a controlar el peso gracias a su especial capacidad para aumentar la sensación de saciedad y, por tanto, reducir la probabilidad de seguir comiendo.

¿Funcionan los prebióticos?

Sí. Los organismos oficiales han corroborado la efectividad de la fibra presente en los alimentos tradicionales que les he comentado (frutas, frutos secos, legumbres, verduras y hortalizas) y también la que se encuentra en nuevos alimentos funcionales o complementos alimenticios a los cuales se les haya añadido. Sin  embargo, los consumidores mayores de 50 años deben conocer que no es efectiva cualquier tipo de fibra.

A modo de ejemplo les diré que la EFSA ha admitido que la fibra de centeno contribuye al normal funcionamiento del intestino, que la del salvado de trigo lo hace a la aceleración del tránsito intestinal y al aumento del volumen de las heces, y que a esto último también ayuda la fibra de los granos de avena y de cebada.

También se ha corroborado que los beta-glucanos de avena y cebada tienen efecto positivo contrastado sobre el colesterol y también sobre la glucosa postprandial. Incluso el famoso chitosán (polisacárido que se encuentra en el caparazón de los crustáceos como gambas, langostas, cangrejos…) puede ayudar a mantener concentraciones normales de colesterol LDL en la sangre.

Además, el glucomanano de konjac (una fibra extraída de la raíz de la leguminosa Amorphophallus Konjac) también ha demostrado su efectividad no sólo para mantener los niveles de colesterol sino para ‘adelgazar’ cuando se sigue una dieta baja en calorías en determinadas condiciones. Finalmente la inulina, un hidrato de carbono de cadena larga que se encuentra en la raíz de achicoria, en la alcachofa, el ajo, la cebolla, el espárrago, el puerro, el trigo y el plátano, ha demostrado tener un efecto positivo sobre la glucosa postprandial si lo comparamos con la ingesta de alimentos y/o bebidas ricas en otro tipo de azúcares.

Si ustedes han cumplido ya 50 años y tienen problemas con su salud intestinal y digestiva, no deben olvidar que a día de hoy la batalla entre los alimentos probióticos y los prebióticos está siendo ganada por los prebióticos.

Autor: José Manuel López Nicolás

Fuente: Upper

 

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Qué es la insuficiencia respiratoria?

La insuficiencia respiratoria es una enfermedad en la cual disminuyen los valores de oxígeno en la sangre o aumentan los de dióxido de carbono en la sangre de forma peligrosa.

  • Las enfermedades que obstruyen las vías respiratorias, dañan el tejido pulmonar, debilitan los músculos que controlan la respiración o disminuyen el estímulo para respirar pueden causar insuficiencia respiratoria.
  • Los pacientes pueden sufrir disnea, coloración azulada de la piel y estado de confusión o somnolencia.
  • Los médicos emplean un sensor colocado en la punta del dedo (pulsioximetría) para detectar concentraciones bajas de oxígeno y análisis de sangre para detectar concentraciones elevadas de dióxido de carbono en la sangre.
  • Se suministra oxígeno.
  • A veces las personas afectadas necesitan un respirador hasta que se pueda tratar el problema subyacente.

La insuficiencia respiratoria aguda es una emergencia médica que puede tener su origen en una

  • Enfermedad pulmonar crónica que empeora de repente.
  • Enfermedad pulmonar grave que evoluciona repentinamente en personas sanas

El síndrome de dificultad respiratoria aguda es un ejemplo de enfermedad pulmonar que evoluciona de repente.

La insuficiencia respiratoria crónica es un problema respiratorio progresivo que puede ser consecuencia de una enfermedad pulmonar de larga duración, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Causas

Casi todas las enfermedades que afectan a la respiración o a los pulmones pueden causar insuficiencia respiratoria. La insuficiencia respiratoria puede ocurrir de dos maneras:

  • La concentración de oxígeno en la sangre se vuelve demasiado baja (insuficiencia respiratoria hipoxémica).
  • La concentración de dióxido de carbono en la sangre se vuelve demasiado elevada (insuficiencia respiratoria hipercárbica).

Algunas veces las personas tienen concentraciones bajas de oxígeno y concentraciones elevadas de dióxido de carbono.

Concentración baja de oxígeno (insuficiencia respiratoria hipoxémica)

Una causa común de insuficiencia respiratoria hipoxémica es una anomalía del tejido pulmonar, como el síndrome de dificultad respiratoria aguda, la neumonía grave, el exceso de líquido en los pulmones (por ejemplo, causado por insuficiencia cardíaca o insuficiencia renal) o la fibrosis pulmonar. Estas anomalías perturban la capacidad habitual de los tejidos del pulmón para absorber oxígeno del aire.

La insuficiencia respiratoria hipoxémica se produce también cuando se altera el flujo de sangre en los pulmones, como sucede cuando un coágulo de sangre obstruye una arteria pulmonar (embolia pulmonar). Este trastorno no afecta la capacidad habitual de los tejidos pulmonares para absorber oxígeno, pero si hay alguna zona que no recibe flujo sanguíneo no se puede extraer el oxígeno del aire de forma adecuada.

Concentración elevada de dióxido de carbono (insuficiencia respiratoria hipercárbica)

Con la insuficiencia respiratoria hipercárbica, la concentración de dióxido de carbono suele ser demasiado elevada porque algo impide que la persona respire normalmente. Entre los ejemplos frecuentes de estas causas se encuentran los siguientes:

  • Niveles bajos de hormona tiroidea (hipotiroidismo)
  • Apnea del Sueño
  • Sedación debida a una sobredosis de opiáceos o alcohol
  • Obstrucción o estrechamiento de las vías respiratorias
  • Lesión pulmonar
  • Daño a los huesos y tejidos que rodean los pulmones
  • Debilidad de los músculos que normalmente inflan los pulmones

El hipotiroidismo, la apnea del sueño y una sobredosis de opiáceos o de alcohol reducen el reflejo inconsciente que rige el mecanismo de la respiración. La obstrucción o el estrechamiento de las vías respiratorias puede ser consecuencia tanto de trastornos (como asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica) como de la inhalación de objetos extraños.

Las personas que no están respirando adecuadamente también pueden tener una concentración baja de oxígeno, pero no se considera que tengan insuficiencia respiratoria hipoxémica si no sufren un trastorno del tejido pulmonar.

Las concentraciones elevadas de dióxido de carbono tienden a provocar que la sangre se vuelva ácida.

Síntomas

La insuficiencia respiratoria hipoxémica y la insuficiencia respiratoria hipercárbica a menudo causan síntomas similares. Las personas afectadas suelen presentar dificultad respiratoria importante. Una concentración baja de oxígeno en la sangre causan dificultad respiratoria y producir así una coloración azulada de la piel (cianosis). Los niveles bajos de oxígeno y altos de dióxido de carbono, junto con un aumento de la acidez en la sangre, producen confusión y somnolencia. Si el impulso respiratorio es normal, el cuerpo trata de librarse por sí mismo del dióxido de carbono con una respiración profunda y rápida. Pero si los pulmones no funcionan con normalidad este tipo de respiración no resuelve el problema. Al final, el funcionamiento del cerebro y del corazón resultan afectados, causando somnolencia (a veces hasta el punto de perder el conocimiento) e irregularidad del ritmo cardíaco (arritmias); ambas situaciones pueden provocar la muerte.

Algunos síntomas de insuficiencia respiratoria varían según la causa. Si el impulso de respirar es anormal (por ejemplo, después de una sobredosis de alcohol o sedantes), las personas pueden estar extremadamente somnolientas, respirar con demasiada lentitud y entrar sigilosamente en coma. Un niño con obstrucción de las vías respiratorias por la aspiración accidental de un cuerpo extraño (como una moneda o un juguete), comienza de pronto a respirar con dificultad y esfuerzo.

Diagnóstico

  • Medidas de la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre
  • Radiografía de tórax y otras pruebas para determinar la causa

A partir de los síntomas y los hallazgos en la exploración física, el médico puede sospechar un diagnóstico de insuficiencia respiratoria.

El nivel de oxígeno en sangree puede medirse sin necesidad de extraer una muestra de sangre, utilizando un sensor colocado en un dedo de la mano o en el lóbulo de una oreja, un método denominado oximetría.

Un análisis de una muestra de sangre arterial confirmará el diagnóstico de insuficiencia respiratoria si muestra una concentración peligrosamente baja de oxígeno y/o peligrosamente elevada de dióxido de carbono.

Para determinar la causa de la insuficiencia respiratoria se realizan radiografías de tórax y usualmente otras pruebas.

Tratamiento

  • Oxígeno complementario
  • Ventilación mecánica
  • Tratamiento de la causa

Las personas con insuficiencia respiratoria aguda reciben tratamiento en una unidad de cuidados intensivos.

A las personas con insuficiencia respiratoria se les administra oxígeno complementario para compensar cualquier falta de oxígeno. El oxígeno puede administrarse usando unas pequeñas cánulas de plástico insertadas en la nariz o bien empleando una mascarilla facial, según la cantidad de oxígeno que necesite la persona afectada. Inicialmente se suele administrar una cantidad de oxígeno superior a la necesaria y posteriormente dicha cantidad se ajusta a la baja.

La ventilación mecánica resuelve el problema de ventilar los pulmones (y reduce las concentraciones de dióxido de carbono) en personas con insuficiencia respiratoria hipercárbica. En la ventilación mecánica, se usa una máquina (ventilador) para ayudar a que el aire entre y salga de los pulmones. El aire se suministra a presión desde la máquina a través de una máscara facial (ventilación con presión positiva no invasiva) o mediante un tubo colocado en la tráquea (ventilación con presión positiva invasiva). Con frecuencia, los médicos prueban primero los métodos no invasivos, pero puede ser necesaria la ventilación mecánica invasiva a menos que la insuficiencia respiratoria se resuelva rápidamente con un tratamiento no invasivo. La mayoría de las personas con insuficiencia respiratoria reciben tratamiento con oxígeno complementario y algún tipo de ventilación mecánica.

La causa subyacente de la insuficiencia respiratoria debe ser tratada. Por ejemplo, los antibióticos se emplean para combatir una neumonía causada por una infección bacteriana y los broncodilatadores se emplean para dilatar las vías respiratorias de las personas con asma. Se pueden administrar otros medicamentos, por ejemplo para reducir la inflamación o para tratar los coágulos de sangre

Fuente: Manual Merck

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: ¿Qué es la artritis infecciosa ?

La mayoría de los tipos de artritis causan dolor e hinchazón en las articulaciones. Una articulación es donde se unen dos huesos, como el codo o la rodilla. La artritis infecciosa es una infección en la articulación. La infección proviene de una infección bacteriana, viral o por hongos que se disemina desde otra parte del cuerpo. Los síntomas de la artritis infecciosa incluyen:

  • Dolor intenso en la articulación
  • Enrojecimiento e hinchazón de la articulación
  • Escalofríos y fiebre
  • Imposibilidad de mover el área de la articulación infectada

Un tipo de artritis infecciosa es la artritis reactiva. La reacción es a una infección en otra parte del cuerpo. Las articulaciones afectadas son generalmente la rodilla, el tobillo o el pie. A veces, la infección que causa la artritis reactiva ocurre en la vejiga, la uretra (el tubo que conduce la orina) o en mujeres la vagina. En hombres y mujeres puede comenzar por una bacteria transmitida sexualmente. Otra forma de artritis reactiva comienza al consumir alimentos contaminados o al manejar algo infectado con bacterias.

Para diagnosticar la artritis infecciosa, su médico puede hacerle pruebas de sangre, orina y líquido de la articulación. El tratamiento incluye medicamentos y, a veces, cirugía.

Fuente: Medline Plus

Elegir un seguro de salud para usted y su familia es una decisión importante, es por esto que debe asegurarse de recibir la mejor asesoría, contacte hoy, a uno de nuestros asesores, llámenos o escribanos y solicite más información y siente la tranquilidad de un plan especialmente elaborado para cubrir tus necesidades.

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

Cápsulas de Salud: Identifican diez grandes factores de riesgo para prevenir el alzhéimer

Entre ellos, la diabetes, el estrés, la depresión, los traumatismos, o no realizar actividades mentales estimulantes.

Un equipo internacional de científicos ha identificado diez factores de riesgo por los que una persona podría desarrollar alzhéimer, según revela un estudio publicado este lunes en la revista British Medical Journal (BMJ).

La investigación, liderada por la Universidad Fudan de China, abre la puertas al desarrollo de nuevas estrategias encaminadas a prevenir esta enfermedad neurodegenerativa, destacan los autores en un comunicado

Recuerdan que en el Reino Unido, por ejemplo, de un total de 850.000 personas con demencia, unas 566.000 personas padecen alzhéimer, que es una de las principales causas de mortalidad en la actualidad, pero para la que no ha habido tratamientos farmacológicos nuevos en casi 20 años.

Aunque los expertos han previsto un aumento en los casos como resultado del envejecimiento de la población, estudios recientes sugieren que, de hecho, la incidencia parece haber caído gracias, quizá, a cambios en los estilos de vida, campañas de concienciación y desarrollo de estrategias para retrasar su aparición.

Asimismo, advierten de que resulta difícil interpretar las pruebas aportadas por otras investigaciones sobre prevención del alzhéimer, ya que presentan diferentes diseños y criterios de valoración y credibilidad.

Por ello, este equipo internacional de científicos, liderados por Jin-Tai Yu -de la Universidad de Fudan-, ha revisado y analizado estudios existentes para ofrecer una serie de recomendaciones sobre prevención de la enfermedad a partir de evidencias concretas.

«Evidencias consolidadas»

En este contexto, reunieron 395 estudios considerados como relevantes para este amplio análisis, entre los que se incluyen 243 trabajos prospectivos de observación y 152 ensayos aleatorios controlados.

A partir de las «evidencias consolidadas» que aportaron esos datos, los autores ofrecen ahora a los especialistas en prevención de alzhéimer 21 sugerencias prácticas, entre las figuran las denominadas «recomendaciones de Clase 1» para actuar sobre 19 factores de riesgo diferentes.

Casi dos tercios de esas recomendaciones ponen en foco sobre factores de riesgo vasculares -como alta presión arterial y colesterol- y sobre el estilo de vida, haciendo hincapié en la importancia de llevar una vida saludable.

Según los expertos, diez de esas recomendaciones, que reposan sobre «evidencias sólidas», destacan, entre otras, la importancia de recibir a una edad temprana tanta información al respecto como sea posible, de participar en actividades mentales estimulantes -como la lectura-, de evitar la diabetes, el estrés, la depresión y los traumatismos craneoencefálicos.

Otras nueve recomendaciones, respaldadas por evidencias «menos sólidas» -precisan-, consideran beneficioso para prevenir el alzhéimer el ejercicio físico regular, mejorar la calidad del sueño, mantener un peso saludable en edades avanzadas, evitar el tabaco e incluir vitamina C en la dieta.

Por contra, desaconsejan las terapias de reemplazo de estrógenos y el uso de inhibidores de la acetilcolinesterasa, un medicamento que aumenta la comunicación entre células nerviosas.

La revisión más completa

Aunque reconocen que este estudio tiene limitaciones, los expertos celebran que esta es la revisión más completa y sistemática de metadatos sobre el Alzheimer efectuada hasta ahora.

«Este trabajo ofrece un análisis avanzado y actualizado de la evidencia [existente], y sugiere que es necesario efectuar urgentemente más estudios prospectivos de observación y ensayos aleatorios controlados», concluyen.

Fuente: EFE

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: Los exámenes de detección de cáncer se hacen para encontrar el cáncer temprano, antes de que cause síntomas.

Conoce más sobre estos exámenes de detección del cáncer

El propósito de los exámenes de detección de cáncer es encontrar cáncer temprano, antes de que cause síntomas y cuando podría ser más fácil que se trate con éxito. Los exámenes eficaces de detección son aquellos que:

  • Encuentran el cáncer temprano
  • Reducen la posibilidad de que quien se examina regularmente muera por cáncer
  • Tienen más beneficios que perjuicios. (Posibles daños de los exámenes de detección incluyen hemorragias o algún otro daño físico, que tengan resultados imprecisos y exceso de diagnósticos—el diagnóstico de cánceres que no habrían causado problemas y que no necesitaban tratamiento.)

La colonoscopia, la sigmoidoscopia y las pruebas de heces (prueba de alta sensibilidad de sangre oculta en materia fecal y pruebas de ADN en materia fecal)

Varias pruebas de detección han mostrado que reducen el riesgo de morir por cáncer colorrectal. La colonoscopia y la sigmoidoscopia no solo detectan temprano el cáncer colorrectal, sino también ayudan a prevenir la enfermedad en primer lugar. Eso es porque estas pruebas pueden detectar crecimientos anormales en el colon (pólipos) que pueden extirparse antes de que se conviertan en cancerosos. Los grupos de expertos recomiendan en general que las personas que tienen un riesgo promedio  de cáncer colorrectal se hagan examinar con una de esas pruebas al tener de 50 a 75 años de edad. Para obtener más información, vea la hoja informativa de Exámenes para detectar el cáncer colorrectal y los pólipos y el resumen de Exámenes de detección de cáncer colorrectal (PDQ®).

Tomografía computarizada espiral de baja dosis

Esta prueba para detectar el cáncer de pulmón ha mostrado que reduce la mortalidad por cáncer de pulmón entre los fumadores empedernidos de 55 a 74 años de edad. Para obtener más información, consulte la página del Estudio Nacional de Exámenes de Pulmón y el resumen de Exámenes de detección de cáncer de pulmón (PDQ®).

Mamografía

Este método de examen de detección de cáncer de seno ha mostrado que reduce la mortalidad por esta enfermedad entre las mujeres de 40 a 74 años, especialmente las de más de 50 años de edad. Para obtener más información, consulte la hoja informativa sobre Mamografías y el resumen de Exámenes de detección del cáncer de seno (mama) (PDQ®).

Prueba de Papanicolaou y pruebas para el virus del papiloma humano (VPH)

Estas pruebas, que pueden usarse solas o en combinación, pueden resultar tanto en la detección temprana como en la prevención del cáncer de cuello uterino. Previenen la enfermedad porque permiten que se detecten las células anormales para que reciban tratamiento antes de que se conviertan en cancerosas. Generalmente se recomienda hacerse las pruebas para empezar a la edad de 21 años y para terminar a la edad de 65 años en las mujeres que han tenido exámenes previos adecuados de detección y que no tienen un alto riesgo de cáncer de cuello uterino.
Para obtener más información, consulte la hoja informativa titulada sobre Las pruebas de VPH (virus del papiloma humano) y de Papanicolaou y el Exámenes de detección del cáncer de cuello uterino (PDQ®).

Otros exámenes de detección

Análisis de sangre de alfa-fetoproteína

Esta prueba se usa a veces, junto con ecografía del hígado, para intentar detectar temprano el cáncer de hígado en personas con alto riesgo de la enfermedad. Para obtener más información, consulte el resumen de Exámenes de detección del cáncer de hígado (hepatocelular) (PDQ®).

Imágenes de resonancia magnética de seno

Este examen con imágenes se usa a menudo para las mujeres que portan una mutación dañina en el gen BRCA1 o BRCA2; las mujeres con estas mutaciones tienen un alto riesgo de cáncer de seno, así como un riesgo mayor de otros cánceres. Para obtener más información, vea la hoja informativa Mutaciones en BRCA: Riesgo de cáncer y pruebas genéticas y el resumen de Exámenes de detección del cáncer de seno (mama) (PDQ)®).

Análisis de CA-125

Este análisis de sangre, que se hace a menudo junto con una ecografía transvaginal, puede usarse para intentar detectar el cáncer inicial de ovario, especialmente en las mujeres con un riesgo mayor de la enfermedad. Aunque este análisis puede ayudar a diagnosticar el cáncer de ovario en mujeres que tienen síntomas y puede usarse para evaluar la recurrencia de cáncer en las mujeres previamente diagnosticadas con la enfermedad, no ha mostrado ser una prueba eficaz como examen de detección del cáncer de ovario. Para obtener más información, consulte el resumen de Exámenes de detección del cáncer de ovario, de trompas de Falopio y primario de peritoneo (PDQ®).

Exámenes clínicos de los senos (mamas) y autoexamen regular de seno

El examen de rutina de los senos por proveedores médicos o por las mujeres mismas no ha mostrado que reduzca el número de muertes por cáncer de seno. Sin embargo, si una mujer o su médico nota un bulto o cualquier otro cambio inusual en el seno, es importante que se examine. Para obtener más información, consulte el resumen de Exámenes de detección del cáncer de seno (mama) (PDQ®).

Análisis de PSA

Este análisis de sangre, que a menudo se hace junto con un examen rectal digital, puede detectar el cáncer de próstata en una etapa inicial. Sin embargo, los grupos de expertos ya no recomiendan las pruebas de PSA de rutina para la mayoría de los hombres, porque muchos de los cánceres de próstata detectados con las pruebas de PSA no son mortales, y la detección temprana y el tratamiento de los cánceres detectados por PSA no han mostrado que reduzcan la posibilidad de morir por cáncer de próstata. Para obtener más información, consulte la hoja informativa titulada Análisis del antígeno prostático específico (PSA) así como el resumen Exámenes de detección del cáncer de próstata (PDQ®).

Exámenes de la piel

Los médicos recomiendan a menudo que las personas que tienen riesgo de padecer cáncer de piel que examinen su piel con regularidad o hacer que la examine un proveedor médico. Tales estudios no han mostrado que disminuyen el riesgo de morir por cáncer de piel y pueden provocar exceso de tratamiento. Sin embargo, la gente deberá estar conciente de los cambios en su piel, como un lunar nuevo o un cambio en un lunar existente, y reportar estos de inmediato a su médico. Para obtener más información, consulte la hoja informativa Lunares comunes, nevos displásicos y el riesgo de melanoma y el resumen Exámenes de detección del cáncer de piel (PDQ®).

Ecografía transvaginal

Esta prueba, que puede crear imágenes de los ovarios y del útero de una mujer, se usa algunas veces en mujeres que tienen un riesgo mayor de cáncer de ovario (porque son portadoras de una mutación dañina en el gen BRCA1 o en el BRCA2) o de cáncer de endometrio (porque tienen una enfermedad llamada síndrome de Lynch). Pero no ha mostrado que reduce la mortalidad por ninguno de los dos cánceres. Para obtener más información, consulte el resumen de Exámenes de detección del cáncer de ovario, de trompas de Falopio y primario de peritoneo (PDQ®) y el de Exámenes de detección del cáncer de endometrio (PDQ®).

Colonoscopia virtual

Esta prueba permite el examen del colon y del recto desde el exterior del cuerpo. Aunque no se ha demostrado que reduce las muertes por cáncer colorrectal y puede revelar posibles problemas fuera del colon que se deberán investigar luego más a fondo, este examen se puede recomendar si es la única prueba de detección de cáncer colorrectal aceptable para una persona. Para obtener más información, vea la hoja informativa de Exámenes para detectar el cáncer colorrectal y los pólipos y el resumen de Exámenes de detección del cáncer colorrectal (PDQ®).

Fuente: NIH

Elegir un seguro de salud para usted y su familia es una decisión importante, es por esto que debe asegurarse de recibir la mejor asesoría, contacte hoy, a uno de nuestros asesores, llámenos o escribanos y solicite más información y siente la tranquilidad de un plan especialmente elaborado para cubrir tus necesidades.

 

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

 

Cápsula de Salud: Las arritmias nos avisan de que algo falla

Alrededor de la mitad de la población tiene alguna alteración del ritmo cardiaco. Sin embargo, no todas esas alteraciones, llamadas arritmias, nos avisan de un problema. Algunas no indican nada. Es el caso las extrasístoles, que no afectan al funcionamiento cardiaco. Pero otras sí son una señal de que hay algo que está fallando.

Como explican los cardiólogos, el corazón es capaz de latir por unos impulsos eléctricos que hacen que las aurículas y los ventrículos se contraigan, y lo ideal es que lo hagan de forma sincrónica y rítmica. Cuando esto no ocurre es porque o bien el impulso eléctrico no se genera adecuadamente o bien se origina en un sitio erróneo o los caminos para la conducción eléctrica están alterados. Y puede deberse a un defecto congénito, a que hayamos pasado por un evento cardiovascular que ha dejado una señal, como un infarto que ha producido una cicatriz en el corazón, o a factores adquiridos como la edad o la hipertensión arterial, entre otros.

Pero, ¿cómo saber si estamos teniendo una arritmia? El síntoma más frecuente son las palpitaciones. Es decir, si sentimos el latido cardiaco de forma incómoda es posible que estemos teniendo una arritmia. Pero no es el único síntoma posible ya que, en el caso de arritmias graves, incluso podemos llegar a perder el conocimiento o, en el peor de los casos, sufrir una muerte súbita. Sin embargo, también es posible el escenario contrario: que el paciente sufra una arritmia sin notar síntomas de ningún tipo.

Tipos y tratamientos

Diagnosticarlas es la única manera de poder tratarlas. Para hacerlo es necesaria una prueba como el electrocardiograma, que registra la actividad eléctrica del corazón. Sin embargo, aunque se tenga la sospecha de que el paciente ha tenido arritmias, si en el momento de hacer la prueba estas no se presentan, el cardiólogo no podrá diagnosticarlas. Será entonces necesario un holter, que en realidad es un electrocardiograma de larga duración, habitualmente de 24 horas. Si tampoco da resultado, existe otra prueba, el estudio electrofisiológico, en la que el cardiólogo puede provocar la arritmia, ver el origen y curarla con una ablación.

Las arritmias pueden dividirse en dos grandes grupos: las de frecuencia cardiaca elevada (taquicardias) y las de frecuencia cardiaca lenta, por debajo de lo que necesita el organismo (bradicardias). En las primeras, el límite suele establecerse en100 latidos por minuto, aunque no siempre que se supera esta cifra estamos hablando de un problema ya que, por ejemplo, cuando hacemos ejercicio, lo normal es que tengamos más de 100 latidos por minuto. Solo si esa frecuencia cardiaca se da en reposo o va acompañada de síntomas molestos podríamos estar ante una taquicardia que deberíamos tratar.

Para tratarla es importante vigilar los factores que predisponen a ella o que la agravan (isquemia cardiaca, inadecuada oxigenación de la sangre, insuficiencia cardiaca…). Además, existen fármacos que pueden ayudarnos a controlarlas, aunque en ocasiones será necesario realizar una cardioversión eléctrica para eliminar la arritmia. También puede realizarse el estudio electrofisiológico del que hablábamos con anterioridad, que además de diagnosticar permite tratar las arritmias mediante una ablación que consiste en aplicar corrientes eléctricas que producen pequeñas quemaduras, anulando las zonas que provocan las arritmias.

En cuanto a la bradicardia, aunque generalmente se establece el umbral de los 60 latidos por minuto, por debajo de los cuales hablaríamos de bradicardia, no hay un límite fijo, ya que por ejemplo los deportistas pueden estar por debajo de esta frecuencia cardiaca sin que eso suponga una señal de alarma.  Para tratarlas puede ser necesaria la colocación de un marcapasos, que estimula el corazón cuando es necesario.

Diferencias entre sexos

La mayoría de estudios indican que las arritmias son más frecuentes en los hombres, pero también las mujeres pueden sufrirlas. De hecho, por encima de los 75 años la incidencia es igual en hombres y en mujeres. Y aunque el síntoma más común en ambos sexos son las palpitaciones, en las mujeres pueden manifestarse otras señales.

Las mujeres tienen más síntomas que los hombres y son más atípicos. Entre ellos, además de las palpitaciones, fatiga, debilidad, sensación de falta de aire, falta de concentración, dolor de cabeza o sudoración. Esto hace que con mayor frecuencia sean diagnosticadas como trastornos de ansiedad o problemas con la tensión arterial, retrasándose de esta forma el diagnóstico y el correcto tratamiento.

Fuente: FEC

Elegir un seguro de salud para usted y su familia es una decisión importante, es por esto que debe asegurarse de recibir la mejor asesoría, contacte hoy, a uno de nuestros asesores, llámenos o escribanos y solicite más información y siente la tranquilidad de un plan especialmente elaborado para cubrir tus necesidades.

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

Cápsulas de Nutrición: La importancia de los antioxidantes (y en qué alimentos los encuentras)

Son sustancias de suma importancia para el buen funcionamiento de nuestro organismo, ya que ayudan a prevenir los daños que especies reactivas del oxígeno pueden producir en nuestras células

El cuerpo humano es una máquina casi perfecta que requiere el apoyo de innumerables nutrientes para su correcto funcionamiento. vitaminas, minerales, lípidos, aminoácidos… Todos juegan un papel protagonista dentro del organismo. Sin embargo, existe un tipo de sustancia sin la que nuestra salud se vería mermada sin remedio. Hablamos de los antioxidantes que, como su propio nombre indica, protegen las células del efecto dañino de los radicales libres, moléculas responsables de alterar los sistemas biológicos provocando la aparición de enfermedades o acelerando el envejecimiento.

El auge de la comida basura o chatarra y las dietas desequilibradas ha provocado que, en los últimos años, la población experimente un aumento considerable de las enfermedades crónicas no transmisibles, es decir, aquellas que están relacionadas con la alimentación. Y es que los ingredientes de origen vegetal tienen un efecto protector que reside en su actividad antioxidante. No obstante, otros factores interfieren también en la eficacia de dichos nutrientes como la contaminación atmosférica, los herbicidas, ciertas grasas y el humo del tabaco, entre otros.

Los antioxidantes protegen las células de la aparición de ciertas enfermedades y el envejecimiento

A este grupo mágico de alimentos pertenecen, por ejemplo, los frutos rojos, algunos cítricos, el marisco, el té verde y verduras como la zanahoria, las alcachofas, los espárragos y el brócoli. Afortunadamente, son tantos los antioxidantes disponibles que resulta de lo más sencillo aprovechar todos sus beneficios. Bajo esta premisa, ¿cuáles son los antioxidantes más importantes y dónde podemos encontrarlos?

Fitoesteroles

Foto: iStock.

Además de los antioxidantes conocidos por todos como las vitaminas A, C y E o el omega 3, los fitoesteroles se han convertido en uno de los pilares fundamentales de la salud del ser humano. Su función principal es disminuir la absorción de colesterol LDL, aquel que presenta una mayor acumulación del mismo en las arterias. Además, combinando su poder con el de la vitamina E, también lo protege de la oxidación. En cuanto a su consumo, los expertos recomiendan una ingesta diaria de 500 miligramos, que podemos cumplir gracias a las nueces, el arroz, los dátiles, las semillas de sésamo, las aceitunas, las cebollas o los higos.

Polifenoles

En este caso, se trata de un conjunto de compuestos bioactivos que se encargan de defender el sistema circulatorio gracias a su poder anticancerígeno, neuroprotector y antiinflamatorio. Provienen del metabolismo secundario de las plantas, por eso los compuestos fenólicos -nombre técnico de dicho antioxidante- se encuentran presentes en una gran variedad de plantas comestibles, semillas, cereales y bebidas como el té, el café, la cerveza o el vino tinto. “Un nivel importante de antioxidantes se alcanza cuando el consumo es de unos 800 mg/día, que puede lograrse con una dieta rica en frutas y hortalizas”, añade Isabel Estrella Pedrola, investigador científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, a través de la Fundación Alimentum.

Beta-caroteno

Foto: iStock.

Otro de los antioxidantes más conocidos por la opinión pública. Los beta-carotenos o carotenoides son unos pigmentos que, además de aportar un intenso color brillante a los alimentos, resultan esenciales para el desarrollo óseo, la salud ocular y la función del sistema reproductivo. Además, aunque en menor medida, nos ayudan a protegernos del daño solar. Al igual que los polifenoles, este nutriente forma parte de un gran número de vegetales como la patata, el melón, la calabaza, las espinacas, el perejil o el mango. Como acabamos de ver, una forma muy sencilla de reconocerlo es a través del color de los alimentos, pues está detrás de tonalidades tan recurrentes en nuestra despensa como el naranja, el amarillo, el rojo y el morado.

Resveratrol

Conocido por muchos como la molécula de la juventud, el resveratrol es famoso por ralentizar los efectos del paso del tiempo y los signos propios de la edad. Aunque forma parte de la familia de los polifenoles, es tal su capacidad antioxidante que se ha convertido en una de las alternativas más solicitadas para frenar ciertas enfermedades. Otras de sus propiedades son el mantenimiento del corazón, la disminución del colesterol LDL y evitar la inflamación de manera natural. ¿Cómo? Mediante el consumo de alimentos como el chocolate negro, las moras, los cacahuetes y, sobre todo, el vino tinto.

Ácido alfa-lipoico (ALA)

Foto: iStock.

Además de sus habilidades para eliminar los radicales libres, este antioxidante desconocido por la mayoría es el único capaz de ser transportado fácilmente hasta el cerebro, por lo que se alza como el mejor aliado para las personas con enfermedades como el alzhéimer. Además, es capaz de regenerar otros antioxidantes como las vitaminas C y E o el glutatión. En cuanto a sus funciones, ALA también actúa sobre los tejidos compuestos principalmente por grasa y agua, mejora la elasticidad de la piel, contrarresta la fatiga crónica o previene las complicaciones de la diabetes al aumentar la sensibilidad a la insulina. La carne roja, el hígado, las espinacas o la levadura de cervezas son algunas de las fuentes de este compuesto, aunque los expertos recomiendan recurrir también a suplementos.

Coenzima Q10

Y por último, nuestra dieta no puede eludir ni un minuto más la presencia de ubiquinol o CoQ10, un antioxidante utilizado por todas las células del cuerpo -a modo de alimento- para prevenir la acumulación de ácidos grasos en el corazón, cargarse de energía o reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. De hecho, un estudio reciente ha demostrado que la mayoría de pacientes con problemas cardíacos sufren una deficiencia de dicho compuesto. Se almacena en los riñones, el hígado y el corazón, y podemos obtenerlo a través del consumo de soja, semillas de sésamo y maíz, huevos, pollo o hígado de cerdo.

Autor: Verónica Mollejo

Fotos: iStock.

Fuente: El Confidencial

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Bienestar: Cómo dejar de preocuparse gracias al mindfulness

El ser humano tiene una media de 60.000 pensamientos diarios, el 90% repetidos de días anteriores, inútiles o negativos. Normalmente están relacionados con situaciones ya vividas y que no se pueden cambiar, o con preocupaciones sobre cosas que todavía no han sucedido. Se atribuyen a Winston Churchill estas palabras al final de sus días: “Me pasé toda la vida preocupado por cosas que nunca sucedieron”Pero ahí estamos… ¡todo el día con la Radio Mental encendida!

¿Has pensado en algún momento cómo sería, si no apagarla, al menos poder bajar el volumen? ¡Qué paz! ¿verdad?
Con esto no quiero decir que pensar sea algo malo, que por supuesto no lo es.

Pensar es un proceso inherente a la mente que no podemos detener, y que es muy útil si está correctamente enfocado. Lo que a menudo resulta tóxico es la relación que mantenemos con nuestros pensamientos. No somos capaces de verlos como lo que son, un simple hecho mental, sino que creemos a pie juntillas todo su contenido y no lo ponemos en duda. No nos damos cuenta de que los pensamientos son reales, pero no son La Realidad. Y la realidad que parecen mostrarnos, está distorsionada.

Porque ni el pasado es exactamente como recordamos, ni sabemos con certeza lo que ocurrirá en el futuro. Pero, sin embargo, nuestro pensamiento se empeña una y otra vez en trabajar sobre estos dos momentos: pasado y futuro.
La capacidad de actuación que tenemos sobre las situaciones que ya han pasado, y que nuestra mente nos hace revivir constantemente, es completamente nula.

De la misma manera, los ensayos o anticipaciones constantes de situaciones futuras tampoco nos dan la posibilidad real de actuar sobre ellas ahora. Con ninguna de ellas podemos hacer, literalmente, nada. Y, sin embargo, son la causa del 99% de nuestro sufrimiento diario. Producen angustia, estrés, ansiedad, miedo, preocupación, malestar físico…

Este estado de preocupación es como un ruido de fondo, y suele estar tan arraigado, que nos parece imposible vivir de otro modo. Sin embargo, existe una manera muy simple de salir de la preocupación, que podemos resumir en dos “pasos”.

El primero de ellos es darnos cuenta de la falta de sentido. Si consideras que preocuparte es útil para ti de alguna manera, será muy difícil dejar de hacerlo. Y no es útil en absoluto. Lo único que nos sirve de ayuda es ocuparnos cuando la ocasión se presenta, pero preocuparnos (que no hemos de confundir con planificar de forma consciente) es dar vueltas y vueltas a un asunto que no podemos de ninguna manera resolver en este momento. Es un desperdicio de energía, creatividad y salud.

La segunda es observar esos pensamientos sin juzgar ¡Así de simple! Aunque, por otro lado, ¡todo un reto!. Un reto que merece la pena ya que tomar consciencia de los pensamientos, decidir si te los crees o no, si son relevantes o no, o si te aportan algo en este momento, transforma tu experiencia de vida.

En esto se basa la meditación y el mindfulness. Y, especialmente, la meditación sobre los pensamientos que encontrarás en el audio que acompaña este artículo, y que te animo a practicar las próximas semanas.

Si no observamos la mente, esta irá como pollo sin cabeza de un pensamiento a otro. Tomar consciencia de nuestros pensamientos a través de la práctica de esta meditación te permitirá, no sólo decidir prestar atención a aquellos que te interesen y dejar ir aquellos que te generen sufrimiento y no te aporten nada, sino que también te permitirá dejar de identificarte con esas ideas o creencias que tienes sobre ti mismo, los demás y el mundo en general, para abrir paso a un descubrimiento real sobre cada uno de ellos. Te permitirá habitar el único momento en el que realmente puedes actuar, crear, amar, transformar cualquier situación: el momento presente.

La vida es aquello que sucede mientras tú te empeñas en hacer otros planes” John Lennon.

Meditación: Tomar consciencia de los pensamientos

Es importante darnos cuenta de la importancia de nuestros pensamientos en relación con nuestra salud y bienestar. El dolor existe pero son los pensamientos posteriores los que transforman un episodio doloroso en un sufrimiento prolongado. A lo largo de esta meditación, vamos a notar lo cambiante que es la mente, y hasta qué punto va en piloto automático. Observarás que surgen multitud de pensamientos involuntarios, que muchas veces no tienen sentido y que generan emociones y sensaciones corporales. No importa la cantidad ni el contenido de los pensamientos. Vamos a observarlos sin juzgar, dándonos cuenta de que son sólo eso, pensamientos. Esta meditación entrenará nuestra mente para dejar de identificarnos con todos los pensamientos que se cruzan constantemente en el día a día. No sólo para evitar preocupaciones innecesarias, sino para focalizarnos en aquello que decidamos, aumentar la productividad, y ganar tiempo y salud.
Autor: Úrsula Calvo

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: Alimentación, clave para el síndrome de ovario poliquístico

El objetivo de este artículo es abordar la influencia de la alimentación sobre la endocrinopatía más común que padecen las mujeres en edad fértil: el Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP).

Entre el 5 y el 20% de las mujeres en edad fértil padecen SOP, síndrome que conduce a desordenes reproductivos, hormonales y metabólicos. Se caracteriza por presentar síntomas tales como menstruación irregular, ovarios poliquísticos, andrógenos elevados, acné o pérdida de cabello.

La mayoría de pacientes con SOP presentan una fuerte relación con resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina conduce a un exceso de insulina en sangre, lo cual da lugar a que los ovarios liberen una cantidad de testosterona mayor a la habitual. Este exceso de testosterona es el origen de muchos de los síntomas del SOP (2).

La presencia de resistencia a la insulina conduce también, por ende, a la aparición de enfermedades crónicas como diabetes tipo 2, hipertensión, obesidad, enfermedad cardiovascular y cáncer de mama o de endometrio. Concretamente, el 40% de los casos de SOP padecen obesidad. De hecho, la obesidad ha potenciado en muchos casos la aparición de este síndrome. También se ha visto que una reducción del 5% del peso en mujeres con SOP y sobrepeso puede mejorar problemas como la resistencia a la insulina o los altos niveles de andrógenos.

Aunque la causa de este síndrome es desconocida, todo apunta a un conjunto de factores tanto genéticos como ambientales, dentro de los cuales, ganan gran importancia los hábitos alimentarios, la actividad física, el tabaco y el estrés.

Cambiando de tema ¿Conocen a alguien que haya resuelto un rompecabezas con una pieza mal colocada? Si una pieza mal colocada no se quita nunca de esa posición errónea y continuamos poniendo otras, probablemente cada vez sean más las piezas que no se puedan colocar en su sitio. Con el tratamiento habitual de este síndrome, consistente en usar pastillas anticonceptivas, ocurre algo parecido. Tratar la raíz del problema en lugar de camuflarla es fundamental, por ello, la modificación de los estilos de vida debe ser la principal herramienta terapéutica para la prevención y tratamiento a seguir por las pacientes.

El objetivo del tratamiento debe consistir en mejorar la sintomatología y reducir el riesgo aumentado de padecer enfermedades como obesidad, diabetes o cáncer. Por ello, el enfoque de la terapia dietética debe centrarse en alcanzar objetivos específicos, siendo el más importante de todos la mejora de la sensibilidad a la insulina.

Las conclusiones más relevantes recogidas en este artículo se presentan en la siguiente imagen, dónde se tratan los siguientes puntos: Peso/obesidad – Índice glucémico – Carne roja – Ácidos grasos – Deficiencia de Vitamina D – Minerales – Cafeína.

Conclusiones de la alimentación del Síndrome de Ovario Poliquístico SOP

Conclusiones de la alimentación del Síndrome de Ovario Poliquístico SOP

Además de estas conclusiones, hay otras consideraciones a tener en cuenta debido al efecto positivo que tienen sobre el metabolismo de la glucosa y la insulina: la suplementación con inositol (3) (4) (5) y la práctica de ejercicio físico (principalmente de ejercicios de fuerza) (6).

Por otra parte, casi todas estas conclusiones hablan de macro y micronutrientes, no de alimentos. Este enfoque puede ser aprovechado por la industria alimentaria para lanzar al mercado, por ejemplo, un producto ultraprocesado rico en omega-3 “ideal para mujeres con SOP”, aumentando así la confusión de la población sobre los mensajes que se publicitan. Por ello, es importante recalcar también que, sobre la base de los estudios científicos realizados, se recomienda una alimentación con un alto consumo de frutas, verduras, legumbres, alimentos ricos en grasas saludables (salmón, aguacate, nuez, etc.) y cereales integrales, con énfasis en que la fuente de carbohidratos sea de bajo índice glucémico y alto en fibra.

Mientras que el consumo elevado de carne roja y productos procesados (cereales refinados, bollería, refrescos, etc.), por su contenido en grasas de mala calidad y azúcares añadidos, aumenta el riesgo de malignidad en mujeres con SOP.

En definitiva, todo nuestro cuerpo esta interconectado, y una combinación de factores disminuirán el riesgo a sufrir enfermedades crónicas y mejorará la sintomatología de esta enfermedad. El kit de la cuestión está en priorizar siempre alimentos de calidad y estilos de vida duraderos para mejorar el impacto de la sensibilidad a la insulina.

Autor: Marta Aguilar Díaz. Dietista – Nutricionista.

Fuente: Dietética

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.