Cápsulas de Salud: ¿Qué hacer si tiene un diagnóstico presunto o confirmado de COVID-19?

10 Medidas que puede tomar para controlar su salud desde casa

  1. Quédese en casa y no vaya a trabajar, a la escuela ni a otros lugares públicos. Si no tiene más alternativa que salir, evite el uso de transporte público, autos de alquiler o taxis.
  2. Monitoree con cuidado sus síntomas. Si sus síntomas empeoran, llame de inmediato a su proveedor de atención médica.
  3. Descanse y manténgase hidratado.
  4. Si tiene una cita médica, llame al proveedor de atención médica antes y dígale que es posible que tenga COVID-19.
  5. En caso de emergencia médica, llame al 911 y notifique al personal de despacho que tiene o sospecha que podría tener COVID-19.
¿Cuándo buscar atención médica?
Si presenta signos de advertencia de emergencia del COVID-19, busque atención médica de inmediato. Los signos de advertencia de emergencia incluyen*:
  • Dificultad para respirar
  • Dolor o presión constante en el pecho
  • Confusión o dificultad para estar alerta que no haya tenido antes
  • Coloración azulada en los labios o el rostro

*Esta lista no incluye todo. Consulte a su proveedor de atención médica ante cualquier otro síntoma grave o que le preocupe.

  1. Cúbrase al toser o estornudar.
  2. Lávese frecuentemente las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos, o limpie sus manos con un desinfectante de manos a base de alcohol que contenga al menos un 60 % de alcohol.
  3. Permanezca en una misma habitación y lejos de otras personas en su casa tanto como resulte posible. También debería usar otro baño, si tiene uno disponible. Si necesita estar con otras personas dentro o fuera de su casa, use una mascarilla.
  4. Evite compartir artículos personales con otras personas de su familia, como platos, toallas y ropa de cama.
  5. Limpie todas las superficies de contacto frecuente, como mostradores, mesas y perillas de puertas. Use rociadores o paños de limpieza del hogar siguiendo las instrucciones de las etiquetas.

Si tiene alguna otra duda sobre su cuidado, comuníquese con su médico o llame a su departamento de salud estatal o local.

No existe un tratamiento antiviral específico que se recomiende para el COVID-19. Las personas con COVID-19 deben recibir cuidado de apoyo para aliviar los síntomas. Para los casos graves, el tratamiento debe incluir atención de soporte de las funciones de órganos vitales.

Las personas que crean que estuvieron expuestas al COVID-19 deben comunicarse de inmediato con su proveedor de atención médica.

Fuente: CDC

Cápsulas de Salud: Cómo los adultos jóvenes pueden protegerse ante la COVID-19

A medida que la pandemia del coronavirus (COVID-19) sigue creciendo, los funcionarios de salud pública advierten que las personas de todas las edades pueden verse afectadas por el virus —incluso los jóvenes— y recomiendan urgentemente que todos sigan las precauciones de distanciamiento social.

La Organización Mundial de la Salud dice que el coronavirus puede mandar a los adultos jóvenes —no solo las poblaciones de personas mayores— al hospital durante semanas o incluso causar muertes, y según información reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, un porcentaje considerable de personas entre las edades de 20 a 54 años han sido hospitalizadas.

MANTENGA EL DISTANCIAMIENTO SOCIAL

El distanciamiento social es crucial para frenar la propagación del coronavirus y evitar que el sistema de salud del país se sature. Los funcionarios de salud pública piden que las personas se mantengan al menos a seis pies de distancia de los demás (aprox. 1,8 metros). Algunos ejemplos pueden ser:

  • Evitar reuniones de más de 10 personas.
  • Trabajar desde casa si es posible.
  • No ir a restaurantes o bares, en su lugar hacer uso de las opciones de servicio por ventanilla (drive-thru), de recogida o de entrega.
  • Quedarse en casa tanto como sea posible y evitar cualquier traslado que no sea esencial, como ir de compras o hacer visitas sociales.

MANTÉNGASE EN CONTACTO VIRTUAL

El distanciamiento no significa desconectarse. Para muchos de nosotros, la COVID-19 ha alterado nuestras rutinas y es importante mantenerse en contacto con la familia y los amigos durante estos tiempos difíciles. Todavía puede:

  • Estar en contacto con sus seres queridos a través de videollamadas, llamadas telefónicas, mensajes de texto o redes sociales.
  • Salvo que esté presentando síntomas de enfermedad o que haya resultado positivo de COVID-19, salga para ejercitarse y caminar con su mascota, manteniendo la distancia de al menos 6 pies de los demás.
  • Si usted es una persona religiosa o espiritual, siga en casa las prácticas que lo reconforten y le brinden fortaleza emocional.

Estás prácticas seguras también pueden ayudarlo a lidiar con el estrés que pueda estar sintiendo. Más consejos e información de seguridad están disponibles en redcross.org/coronavirus.

Incluso durante este período de tensión, la necesidad de sangre es constante. Todos debemos practicar el distanciamiento social, pero es importante saber que los centros de donación de sangre no se consideran «reuniones masivas», porque son eventos controlados con personal capacitado y medidas de seguridad adecuadas para proteger a los donantes y receptores. Donar sangre es un proceso seguro y las personas no deben dudar en dar o recibir sangre.

Fuente: Red Cross

Los adultos mayores y las personas con afecciones subyacentes podrían tener respuestas más fuertes al estrés del brote de #COVID19

El estrés y cómo sobrellevarlo

El brote de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19) podría ser estresante para las personas. El temor y la ansiedad acerca de una enfermedad pueden ser abrumadores y causar emociones fuertes en los adultos y los niños. Sobrellevar el estrés hará que usted, las personas que usted quiere y su comunidad sean más fuertes.

Cada persona reacciona de manera diferente a las situaciones estresantes.  La manera en que responda al brote puede depender de sus antecedentes, las cosas que lo distingan a usted de las demás personas y de la comunidad en la que viva.

Entre las personas que podrían tener respuestas más fuertes al estrés de una crisis se incluyen:

  • Personas mayores y personas con enfermedades crónicas que están en mayor riesgo si contraen COVID-19.
  • Niños y adolescentes.
  • Personas que están ayudando con la respuesta al COVID-19, como médicos y otros proveedores de atención médica, o personal de respuesta a emergencias.
  • Personas que tienen afecciones de salud mental como problemas con consumo de sustancias.

El estrés durante un brote de enfermedad infecciosa puede incluir:

  • Temor y preocupación por su propia salud y la de sus seres queridos.
  • Cambios en sus patrones de sueño o alimentación.
  • Dificultad para dormir o concentrarse.
  • Empeoramiento de los problemas de salud crónicos.
  • Aumento en el consumo de alcohol, tabaco u otras drogas.

Las personas con afecciones de salud mental prexistentes deben continuar con su tratamiento y estar atentas por si presentan nuevos síntomas o si los que tienen empeoran.

Cuidarse a sí mismo, y cuidar a sus amigos y a su familia puede ayudarlo a sobrellevar el estrés. Ayudar a los demás a sobrellevar el estrés también puede hacer que su comunidad sea más fuerte.

Cosas que puede hacer para ayudarse:

  • De tanto en tanto, deje de ver, leer o escuchar las noticias, incluso los medios sociales. Escuchar sobre la pandemia reiteradamente puede afectarlo.
  • Cuide su cuerpo. Respire profundamente, estírese o medite. Trate de comer alimentos saludables y comidas bien balanceadas, hacer ejercicio con regularidad, dormir lo suficiente, y evitar el alcohol y las drogas.
  • Hágase un tiempo para relajarse. Trate de hacer otras actividades que disfrute.
  • Comuníquese con otras personas. Hable con las personas en quienes confía sobre sus preocupaciones y cómo se está sintiendo.

Llame a su médico si el estrés interfiere con sus actividades diarias por varios días seguidos.

Reduzca el estrés en usted mismo y en los demás

Compartir la información sobre el COVID-19 y entender cuál es el verdadero riesgo para usted y las personas a quienes usted quiere puede hacer que el brote sea menos estresante.

Cuando usted comparte información precisa sobre el COVID-19, esto puede ayudar a que las personas se sientan menos estresadas y permitirle conectarse con ellas.

Para los padres

La manera en que los niños y los adolescentes reaccionan se debe en parte a lo que observan en los adultos a su alrededor. Cuando los padres y cuidadores enfrentan el COVID-19 con calma y seguridad, pueden darles a los niños el mejor apoyo. Los padres pueden transmitir más tranquilidad a quienes se encuentren a su alrededor, especialmente a los niños, si están mejor preparados.

No todos los niños y adolescentes responden al estrés de la misma manera. Algunos cambios comunes en los que hay que fijarse son:

  • Llanto o irritación excesivos en los niños pequeños.
  • Volver a tener comportamientos que ya habían superado (por ejemplo, tener “accidentes” [mojar o ensuciar la ropa interior] o mojar la cama).
  • Preocupación o tristeza excesivas.
  • Hábitos de alimentación o de sueño no saludables.
  • Irritabilidad y comportamientos impulsivos en los adolescentes.
  • Mal desempeño escolar o evitar ir a la escuela.
  • Dificultad para prestar atención y concentrarse.
  • Evitar las actividades que se disfrutaban en el pasado.
  • Dolores de cabeza o corporales sin causa aparente.
  • Consumo de alcohol, tabaco u otras drogas.

Hay muchas cosas que puede hacer para apoyar a su hijo

  • Saque tiempo para hablar con su niño o adolescente acerca del brote de COVID-19. Responda las preguntas y comparta la información sobre el COVID-19 de una forma en que su niño o adolescente puedan entender.
  • Asegúreles a su niño o adolescente que están seguros. Déjeles saber que está bien sentirse molestos. Dígales cómo enfrenta usted su propio estrés para que puedan aprender a sobrellevarlo con su ejemplo.
  • Limite la exposición de su familia a la cobertura de noticias sobre el evento, incluidos los medios sociales. Los niños podrían malinterpretar lo que escuchen y podrían asustarse acerca de algo que no comprendan.
  • Trate de mantener la rutina normal. Si las escuelas están cerradas, cree un horario para actividades de aprendizaje, y para actividades de relajamiento o entretención.
  • Sea un buen ejemplo. Tome descansos, duerma lo suficiente, haga ejercicio y aliméntese bien. Comuníquese con sus amigos y familiares.

Para el personal de respuesta

Responder al COVID-19 puede tener un costo emocional para usted. Pero hay cosas que puede hacer para reducir las reacciones del estrés traumático secundario (ETS):

  • Reconozca que el ETS puede afectar a cualquier persona que esté ayudando a familias después de un evento traumático.
  • Sepa cuáles son los síntomas, incluidos los síntomas físicos (fatiga, enfermedad) y mentales (temor, retraimiento, culpa).
  • Dese tiempo para que usted y su familia se recuperen después de responder a la pandemia.
  • Haga una lista de las actividades de autocuidado personal que disfruta, como pasar tiempo con los amigos y la familia, hacer ejercicio o leer un libro.
  • De tanto en tanto, deje de seguir la cobertura del COVID-19 en los medios de comunicación.
  • Pida ayuda si se siente abrumado o le preocupa que el COVID-19 esté afectando su capacidad para cuidar a su familia y a sus pacientes como lo hacía antes del brote.

Para personas a quienes se permite salir de cuarentena

Ser separado de los demás, si un proveedor de atención médica cree que usted podría haber estado expuesto al COVID-19, puede ser estresante, incluso si no se enferma. Cada persona se siente de manera diferente después de salir de la cuarentena. Algunos sentimientos incluyen:

  • Mezcla de emociones, incluso alivio después de la cuarentena.
  • Temor y preocupación por su propia salud y la de sus seres queridos.
  • Estrés causado por la experiencia de monitorearse a sí mismo o de ser monitoreado por otros, en busca de signos y síntomas del COVID-19.
  • Tristeza, enojo o frustración porque amigos o seres queridos tienen temores infundados de contraer la enfermedad si tienen contacto con usted, aun cuando se haya determinado que usted no es contagioso.
  • Culpa por no poder hacer el trabajo normal o las tareas de crianza de los hijos durante la cuarentena.
  • Otros cambios emocionales o de salud mental.

Es posible que los niños también se sientan molestos o tengan otras emociones fuertes si a ellos, o a alguien a quien conocen, se les permitió salir de la cuarentena.

Fuente: CDC

Cápsulas de Salud: ¿Tomar ibuprofeno empeora el coronavirus?

La fiebre es uno de los primeros síntomas de COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus. Típicamente, también se experimenta tos y dificultad para respirar. En los casos leves, con frecuencia los síntomas se pueden tratar con medicamentos comunes de venta libre, como acetaminofén (Tylenol) o antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno.

Pero según informes recientes, se ha cuestionado si los AINE pueden causar más daño que beneficio cuando se trata del coronavirus. El ministerio de salud en Francia advirtió este mes sobre «efectos adversos severos» relacionados con el uso de estos antiinflamatorios para pacientes con COVID-19. Y una carta que se publicó en la revista médica Lancet sugiere que el ibuprofeno puede hacer que las personas sean más vulnerables a la infección del coronavirus.

Muchos expertos de la salud, sin embargo, dicen que no hay suficiente evidencia científica concreta para confirmar estas afirmaciones.

El uso de los AINE puede indicar otros problemas de salud

Los AINE comúnmente se usan para tratar dolores y molestias cotidianos, así como dolencias crónicas como la artritis. Y su uso generalizado es una de las razones por las cuales es difícil confirmar una conexión entre estos medicamentos y el empeoramiento de los síntomas de COVID-19, comenta David Aronoff, médico y director de la División de enfermedades infecciosas en el Departamento de medicina de Vanderbilt University Medical Center.

Por ejemplo, si un paciente toma medicamentos AINE con regularidad, puede que sea para ayudar a controlar un problema de salud más persistente. Al mismo tiempo, los adultos mayores y las personas con enfermedades subyacentes tienen más probabilidades de enfermarse gravemente a causa de la COVID-19, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). También es posible que los pacientes que han sido hospitalizados por COVID-19 hayan tomado AINE para ayudar a aliviar sus síntomas antes de buscar atención médica profesional.

«Por eso es fácil notar que las personas que toman AINE tienen más probabilidades de ser quienes se enferman de gravedad por la COVID-19. Y los medicamentos no son el motivo por lo que esto sucede», señala Aronoff. Más bien, el uso de los AINE puede indicar que el paciente «se había enfermado de gravedad» desde el principio.

Su conclusión: simplemente no hay suficiente evidencia que demuestre que los AINE empeoran la infección del coronavirus. El 19 de marzo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) emitió una declaración que respalda este punto de vista. La agencia señaló que «está investigando este asunto a profundidad y realizará un comunicado público cuando haya más información disponible».

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también realizó una declaración en Twitter: «Según la información actual disponible, la OMS no recomienda no tomar ibuprofeno».

Consulta con un experto antes de tratar cualquier síntoma

«En la situación actual», menciona Aronoff, los expertos en salud no deberían recomendar que las personas dejen de tomar un medicamento que «toman de manera regular bajo la supervisión de un proveedor de cuidados de salud, como un médico».

Dicho esto, recomienda que cualquier persona con fiebre, tos y dificultad para respirar se lo comunique a su proveedor de cuidado de salud. «Si normalmente tomas antiinflamatorios no esteroides o acetaminofén para tratar la fiebre, hacer lo mismo en este caso no debería presentar ningún problema», comenta. Pero siempre se recomienda verificar y plantear preguntas e inquietudes con un médico o farmacéutico.

A las personas con enfermedades renales o problemas con úlceras estomacales se les puede recomendar tomar acetaminofén. «Y, por otro lado, si tienes hepatitis o problemas hepáticos, puede que el acetaminofén no sea la mejor opción. Es por eso que hablar con un farmacéutico, médico o enfermero puede resultar muy útil», señala Aronoff.

Autor:

Fuente: AARP

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Salud: Cómo te puedes contagiar y cómo no del coronavirus

El coronavirus SARS-CoV-2 se propaga a un ritmo vertiginoso por el mundo, incluyendo América Latina.

Todos los países de la región ya han reportado casos de covid-19, la neumonía causada por el nuevo coronavirus que la Organización Mundial de la Salud describe como pandemia.

Y la mayoría ya también reporta ejemplos de transmisión local, lo que explica por qué en algunos el número de infectados con el coronavirus se duplica cada dos días.

Pero, ¿cómo se contagia el covid-19? ¿Y cómo no?

Al tratarse de un nuevo virus, hay muchas incógnitas. Pero hay consenso en que se trata de una zoonosis, es decir, de una enfermedad que originalmente saltó de los animales a las personas.

Todo indica que ocurrió originalmente en el mercado de mariscos de Wuhan, en China, donde también se comercializan animales salvajes.

Pero lo que debe preocuparte es que también se contagia de persona a persona.

Y que es algo que pasa con mucha facilidad.

No basta coincidir

¿Significa eso que basta estar cerca de una persona contagiada para infectarse con el coronavirus?

Pues no precisamente, ya que el nivel de cercanía, tipo de contacto, la duración del mismo y nuestros propios comportamientos son clave para el nivel de riesgo.

Y la fortaleza de nuestro sistema inmunológico -a menudo condicionado por nuestra edad y estado de salud- también puede hacer la diferencia.

La clave es entender que los virus que afectan al sistema respiratorio viajan sobre todo en las llamadas gotículas respiratorias, esas pequeñas gotitas que expulsamos al respirar, hablar, reír, toser o estornudar.

Por eso el riesgo más alto de contagio se da cuando estamos en contacto cercano con una persona infectada, algo que el servicio de salud pública de Reino Unido, NHS, define como estar a menos de dos metros por 15 minutos.

Eso significa que un enfermo con el que nos crucemos de forma fugaz en la calle se le haría muy difícil contagiarnos, aunque como toda precaución es poca lo mejor es evitar todo tipo de contactos.

Y es que como veremos en detalle más adelante, las gotitas virales que ese transeúnte puede haber dejado a su paso constituyen una potencial amenaza.

Aún así, sin embargo, incluso compartir vivienda con un enfermo de covid-19 no es garantía de contagio.

De hecho, un estudio de los Centros para la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) sobre los primeros contagiados en ese país encontró que en esos casos la tasa de contagio era del 10%.

La razón: para infectarnos las gotículas respiratorias deben ingresar a nuestro cuerpo por los ojos, la nariz o la boca.

Y para que eso ocurra deben pasar varias cosas.

Frente a frente

Una posible forma de que esas gotículas lleguen a nuestro sistema respiratorio es a través de la tos y los estornudosde una persona infectada, que los expertos estiman son las principales forma de transmisión del coronavirus.

Y es que los estornudos transforman las gotículas en aerosoles que pueden quedar suspendidos en el aire por varios minutos, antes de depositarse en las superficies cercanas.

Obviamente, las probabilidades de contagio son especialmente altas si nos estornudan o tosen a la cara.

Pero una conversación a corta distancia con una persona infectada con el virus también es una posible forma de atrapar el virus.

De hecho, una buena regla es que si podemos adivinar qué ha comido una persona por su aliento eso significa que lo estamos inhalando, y con el aliento también los virus que este podría contener.

Esa es la razón por la que las autoridades sanitarias de Estados Unidos están recomendando mantener una distancia de al menos 1,80 metros con nuestros interlocutores.

Aunque para que ese consejo funcione también debemos seguir otros como tratar de no tocarse la cara y lavarse las manos constantemente y por al menos 20 segundos.

Lo que nos llevamos a la cara

Esto es así porque si bien los virus eventualmente mueren si no encuentran un organismo en el que reproducirse, hay un período de riesgo en el que lo podemos recoger de diferentes superficies.

«Las manos están todo el tiempo tocando en superficies que pueden estar contaminadas y después la persona al tocarse la cara puede transmitirse el virus», le explicó a BBC Mundo el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud, Jarbas Barbosa.

Las barandillas de las escaleras mecánicas de una estación de metro son un ejemplo: el virus puede llegar ahí en forma de estornudo o por el contacto de la mano de un enfermo que se tapó la boca para toser.

Y si después de tocarlas nos llevamos las manos a la cara, el daño muy probablemente está hecho.

A menos, claro está, de que nos hayamos lavado bien las manos antes, pues eso destruye al virus, que no es capaz de atravesar la piel.

¿Ya dijimos que es vital lavarse bien las manos?

No le tengas miedo a ese paquete

Ahora, si el coronavirus sobrevive fuera del cuerpo por un tiempo, ¿qué tan peligroso ese ese paquete con un juguete muy probablemente hecho en China?

La respuesta es: muy poco o nada.

Efectivamente, según una investigación publicada en The New England Journal of Medicine el SARS-CoV-2 puede sobrevivir hasta tres días en superficies de plástico o metal.

Y seguramente eso es mucho menos tiempo del que el juguete en cuestión tarda en llegar a su destino.

El riesgo, si acaso, estaría en la gente que te lleva el paquete a casa, pero el coronavirus se desintegra en menos de un día en el cartón.

(Y, claro está, para que sea potencialmente contagioso tendría que haber sido manipulado por alguien infectado con el virus y entrado en alguna tipo de contacto con su saliva).

demás, la fortaleza del virus también va disminuyendo con el paso del tiempo.

Y todavía hay poquísima evidencia de que la transmisión a través de superficies sea particularmente frecuente con el causante de covid-19.

Aunque, si prefieres evitar riesgos, siempre puedes desinfectar los objetos potencialmente riesgosos con una toallita con alcohol… empezando por el celular.

No solo los enfermos

El hallazgo más importante del estudio en The New England Journal of Medicine, sin embargo, fue que el nuevo coronavirus «permanece viable» en el aire hasta por tres horas.

Aunque un poco más tranquilizador es que su capacidad para permanecer en el aire es mucho menor que su viabilidad, pues solo se suspende en forma de aerosol hasta por media hora.

Fuente: BBC

Cápsulas de Salud: 5 Maneras de reforzar tu sistema inmunológico

Consejos respaldados por la ciencia para fortalecer tu respuesta inmunológica de manera rápida y efectiva.

Cuando se trata de combatir los virus, precauciones como lavarse las manos y evitar a quienes pueden estar enfermos son claves. Pero los expertos dicen que reforzar el sistema inmunológico también puede darte una ventaja para mantenerte saludable. Aquí tienes cinco medidas inteligentes para agregar a tu lista de pendientes.

Mantente activo

Hacer ejercicio es una manera poderosa de estimular el sistema inmunológico, afirma el Dr. Mark Moyad, M.P.H., director Jenkins/Pokempner de medicina preventiva y alternativa del Centro Médico de University of Michigan. El ejercicio hace que los anticuerpos y los glóbulos blancos del cuerpo circulen con mayor rapidez, lo que significa que pueden detectar y concentrarse en los virus más rápidamente. Mantenerte activo de esta manera también disminuye las hormonas del estrés, lo que reduce las posibilidades de enfermarte, agrega Moyad.

Las investigaciones sugieren que los efectos del ejercicio pueden ser también directamente relevantes en la lucha contra los virus. Según un estudio reciente (en inglés) publicado en el la revista British Journal of Sports Medicine, de 1,002 personas encuestadas, quienes hacían ejercicio al menos cinco veces a la semana tenían casi la mitad de riesgo de resfriarse que los más sedentarios. Si contrajeron un resfriado, indicaron tener síntomas menos graves. También puede haber un beneficio protector en el sudor: las investigaciones han demostrado que el simple aumento de la temperatura corporal puede ayudar a matar a los gérmenes.

La clave del ejercicio, sin embargo, es hacerlo con moderación. «Como muchas otras cosas, existe un punto ideal: hacer demasiado puede también poner tanto estrés en el cuerpo, que debilita tu sistema inmunológico», explica Moyad, quien recomienda de 30 a 60 minutos de ejercicio (ya sea vigoroso o moderado) casi todos los días.

Vigila tu dieta

«El 80% del sistema inmunológico está en el intestino, así que cuando está sano, solemos ser capaces de combatir las infecciones más rápido y mejor, explica la Dra. Yufang Lin, del Center for Integrative Medicine en Cleveland Clinic. «Cuando no lo está, nuestro sistema inmunológico es más débil y menos capaz de combatir una infección».

En general, Lin recomienda que la gente se centre en un estilo de alimentación mediterráneo, lo que significa una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros y grasas saludables, que se encuentran en alimentos como pescados grasos, nueces y aceite de oliva. «Este patrón de alimentación tiene un alto contenido en nutrientes como la vitamina C, el zinc y otros antioxidantes que, según se ha demostrado, ayudan a reducir la inflamación y a combatir las infecciones», explica. Los adultos de 65 a 79 años que siguieron una dieta mediterránea, además de tomar un suplemento diario de 400 UI de vitamina D durante un año, mostraron pequeños aumentos en las células que combaten las enfermedades, como las células T, según un estudio del 2018 (en inglés) en la publicación Frontiers in Physiology.

También es importante limitar la carne, en especial los alimentos procesados y fritos, que son los que más contribuyen a la inflamación, señala Lin. «En general, recomiendo una dieta de alimentos integrales», dice. Es más, lo más sensato es incluir en tu dieta diaria alimentos fermentados, como el yogur, el chucrut, el miso y el kéfir, ya que ayudan a desarrollar las bacterias buenas en el intestino, lo que, a su vez, fomenta un intestino y un sistema inmunológico saludables, explica Lin.

Presta atención al estrés

Existe un fuerte vínculo entre la salud inmunológica y la salud mental. «Si tienes estrés crónico o ansiedad, el cuerpo produce hormonas de estrés que suprimen el sistema inmunológico», dice Moyad. Las investigaciones realizadas en Carnegie Mellon University han descubierto que las personas estresadas son más predispuestas a desarrollar el resfriado común.

En un estudio (en inglés) publicado en las actas de la Academia Nacional de Ciencias, se expuso a 276 adultos sanos al virus del resfriado y se los observó en cuarentena durante cinco días. Quienes estaban estresados tuvieron más probabilidades de producir citoquinas, moléculas que desencadenan la inflamación, y aproximadamente el doble de probabilidades de enfermarse. Además, las personas que están estresadas son menos propensas a prestar atención a otros hábitos saludables, como comer bien y dormir lo suficiente, lo que puede afectar la inmunidad, agrega Lin.

Aunque no se puede evitar el estrés en la vida, es posible adoptar estrategias que ayuden a controlarlo mejor. Un estudio del 2012 (en inglés) publicado en Annals of Internal Medicine examinó a adultos de 50 años o más y encontró que aquellos que seguían una rutina diaria de ejercicios o practicaban la meditación consciente eran menos propensos a enfermarse de una infección respiratoria que los sujetos de un grupo de control, y, si se enfermaban, perdían menos días de trabajo.

Duerme lo suficiente

El sueño es otro refuerzo natural del sistema inmunológico. «El sistema inmunológico es como tu computadora: necesita momentos de descanso para no recalentarse, explica Moyad. «El sueño reinicia el sistema».

Cuando estás privado de sueño, añade, el cuerpo produce hormonas de estrés como el cortisol para mantenerte despierto y alerta, lo que puede suprimir tu sistema inmunológico. Las personas que duermen ocho horas tienen niveles más altos de células T que quienes duermen menos, según un estudio del 2019. Trata de dormir al menos siete horas por noche, ya que un estudio (en inglés) del 2015 publicado en la revista Sleep encontró que las personas que lo hacían eran cuatro veces menos propensas a contraer un resfriado que aquellos que dormían menos de seis.

Hay que ser estratégico con los suplementos

No hay ninguna hierba ni vitamina mágica que puedas consumir para prevenir automáticamente un resfriado, la gripe u otro virus. Pero un análisis (en inglés) de 25 estudios del 2017, publicado en el British Medical Journal, encontró que una dosis diaria moderada de vitamina D puede ofrecer protección si te hace falta la vitamina del sol, señala el Dr. Tod Cooperman, presidente y editor en jefe de ConsumerLab.com.

La mejor manera de averiguar si te falta vitamina D es hacerte un análisis de los niveles en la sangre; deberías tener entre 20 y 39 ng/ml (nanogramos por mililitro). Si te encuentras dentro de ese rango, un suplemento diario de unas 600 a 800 UI es suficiente. Si no, habla con tu médico sobre un suplemento adicional (de hasta 2000 UI al día). Cooperman aconseja tomarlo con comidas que contengan grasas o aceites, para aumentar la absorción.

Lin, de Cleveland Clinic, también recomienda cocinar con hierbas como ajo, jengibre, romero, orégano y cúrcuma. Todos han demostrado tener propiedades antiinflamatorias, explica, y algunos, como el ajo (en inglés), han mostrado que protegen contra el resfriado. «Cuando mis pacientes me preguntan acerca de tomar suplementos para mejorar el sistema inmunológico, siempre vuelvo a la comida», concluye. «La comida es medicinal».

Autor:

Fuente: AARP

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

 

Cápsulas de Nutrición: Los errores más frecuentes en las dietas

Cada vez que emprendemos una dieta con el objetivo de quitarnos varios kilos de encima, o simplemente buscando sentirnos más saludables, seguimos ciertos consejos que resultan contradictorios o peor aún, que no sirven para nada. Te damos la lista de los errores más comunes, pero recuerda que para conseguir resultados efectivos y hábitos saludables siempre es mejor asesorarnos de un especialista en nutrición.

Resultados inmediatos

Nos gusta pensar que un par de días después de haber emprendido un nuevo régimen alimenticio los números bajarán de inmediato. La nutrición es como el fitness: no es apta para impacientes. Si se quieren ver resultados debe tratarse de un cambio de hábitos a largo plazo.

Esclavo de la báscula

Es importante medir la evolución del cambio de alimentación, pero no obsesionarse con la báscula. Además, una cosa es el peso por grasa y otro el peso por masa muscular. Hay cierto tipo de aparatos que dan el dato exacto y miden varios aspectos dentro del cuerpo. Bien valdría la pena acudir a estos o a un especialista en el tema para conocer los verdaderos resultados.

Eliminación de carbohidratos

Como los carbohidratos son relacionados con el alto contenido calórico, casi que en toda dieta son eliminados, y aunque claramente comerlos en exceso hará que nuestro peso suba, sacarlos por completo hará que les tomemos miedo y que de vez en cuando no podamos comernos algún plato rico en hidratos. Esta decisión debe ser guiada por un nutricionista, y seguramente habrá cierta flexibilidad respecto a su consumo.

Pasar hambre

También es mucho lo que se habla acerca del tamaño de las porciones y esa es una buena recomendación a tener en cuenta: que sean menos cantidades y a veces más seguido durante el día. Pero pensar en no comer nada en absoluto puede desencadenar problemas de salud e incluso en nuestro estado de ánimo. Es mejor cambiar ciertos ingredientes para conseguir esa sensación de saciedad que reducirlos en su totalidad.

Dejárselo todo a la alimentación

Por supuesto que es importante una buena alimentación, pero no debe ser el único aspecto al que pongas atención si se quieren ver resultados en un mediano plazo. Combinar buenos hábitos alimenticios con la práctica de algún deporte, dará resultados más rápidos y el cuerpo lucirá más esbelto y tonificado.

Sin vida social

Es la amenaza más fuerte contra cualquier dieta. Pensar qué podremos comer cuando estemos en algún lugar público nos aterra, pero recuerda que no todos los planes tienen que ver con la comida. Puedes plantear una salida al aire libre con amigos, bailar o ir a cine y llevar tu propia lonchera.

Beber agua durante todo el día

No es cierto que el agua adelgaza, lo que produce es un efecto de saciedad en el cuerpo. Más que consumirla durante todo el día, solo hará que aumenten tus ganas de ir al baño. Se recomienda que sea la bebida por excelencia, a cambio de las bebidas azucaradas, jugos, y para acompañar las comidas.

Autor:  María Vesga Lema

Fuente: El Espectador

Cápsulas de Salud: ¿Por qué el cerebro necesita ejercicio?

El ejercicio físico genera cambios a nivel anatómico y funcional en nuestro cerebro, mejorando la vida de las personas que lo practican con frecuencia. Ahora, ¿sabes en qué áreas tiene una influencia mayor? ¿A quiénes afecta más y quiénes se benefician más de él?

Desde hace tiempo sabemos que el ejercicio es un pilar para una vida sana. Mostrando ventajas a nivel físico, social y psicológico, dando pie a una mejora en la calidad de vida. Sin embargo, las investigaciones relacionadas con los ventajas del ejercicio físico en el cerebro han encontrado aún más beneficios de los que quizás nuestra intuición podría adelantar.

Aun así, en la actualidad, este tipo de actividad ha disminuido notablemente. Esto se debe a los cambios que han sufrido aspectos en nuestra vida, como son las actividades de ocio, donde la revolución tecnológica se ha dejado notar. En este caso, hablaremos de las ventajas y de por qué el cerebro necesita del ejercicio. Dando a entender la importancia de tener un cuerpo y una mente activa.

 

¿Qué cambios genera el ejercicio físico en el cerebro?

Investigaciones recientes han encontrado que el ejercicio genera cambios a nivel físico y funcional, creando ventajas en el desarrollo y la adaptación de nuestro cerebro. Como resultado, mejora la manera de realizar las actividades previstas. Uno de los aspectos que se ha visto modificados es el aumento de los neurotransmisores, especialmente de la dopamina, noradrenalina y las endorfinas. Como resultado, aumenta la sensación de bienestar y, por ende, incrementa la motivación para realizar cualquier tipo de actividad.

El aumento del flujo sanguíneo cerebral es otra de las ventajas del ejercicio físico en el cerebro. Esto se debe a que, por la actividad motora, hay un aumento en la demanda energética de partes del cerebro involucradas, como la corteza premotora, la motora suplementaria y la sensoriomotora.

Por lo tanto, aumenta la demanda de oxígeno en estas partes, lo cual se suple por medio de la sangre. A raíz de esto, se produce una ventaja en el rendimiento cognitivo general. Esto da pie a que se aprenda o se realice de mejor cualquier tipo de actividad.

Ventaja del ejercicio físico en el cerebro: neurogénesis plasticidad neuronal

Como sabemos, los procesos de neurogénesis (nacimiento de nuevas neuronas) y la plasticidad cerebral (modificación y potenciación de las sinapsis neuronales) son importantes para la adaptación y aprendizaje de nuevos conocimientos. De ellos depende que podamos conocer nuevas actividades y mejorar en nuestro desempeño diario.

Múltiples investigaciones han encontrado que hay una activación y regeneración neuronal por medio de la oxigenación como consecuencia del ejercicio físico. A través de técnicas de neuroimagen se ha encontrado que este proceso se da de manera especial en el hipocampo. Esta zona se encarga de la consolidación del aprendizaje y la memoria. Por lo tanto, la actividad corporal ayuda a que se mejoren estas funciones. Asimismo, se observa que por medio de esta estimulación externa hay una creación de nuevas neuronas y, por ende, aumenta aún más esta capacidad.

Sin embargo, esta plasticidad no solo se ve en el hipocampo, sino que el proceso se repite en varias partes de nuestro cerebro. Esto genera cambios tanto químicos como eléctricos en las sinapsis de nuestras neuronas cerebrales. Variaciones que se reflejan en un aumento de la actividad cerebral en partes como el lóbulo frontal, la corteza parietal, el giro cingulado, entre otras. Por lo tanto, se observan beneficios en el resto de funciones cognitivas, como la atención, el lenguaje y las funciones ejecutivas.

El ejercicio físico una ventaja para la salud mental

En estudios realizado actualmente, han encontrado múltiples beneficios del ejercicio físico en la salud mental. Entre las principales se encuentran:

  • Mejora del estado de ánimo: por la actividad física se aumenta la circulación sanguínea, lo que influencia el eje hipotalámico-hipofisiario-adrenal. Por lo tanto, ayuda al manejo adecuado de estrés. Asimismo, contrarresta el estado de ánimo negativo.
  • Patrón de sueño: por medio del ejercicio, se ayuda a regular los ciclos de vigilia-sueño, lo que mejora notablemente la calidad de sueño
  • Autoestima: el deporte mejora la percepción física de la persona y por lo tanto, hay un aumento de la autoestima. Asimismo, ayuda a combatir el aislamiento social y da seguridad para hacer otras actividades.
  • Afrontamiento y reducción del estrés: por medio de la actividad física aumenta la energía y la alerta mental. De igual manera, refuerza el desarrollo de estrategias de afrontamiento efectivas y positivas ante situaciones adversas.

El ejercicio físico como protector del cerebro de los adultos mayores

Como ya hemos visto, son muchas las ventajas del ejercicio físico en el cerebro. En el caso de los adultos mayores, se convierte en neuroprotector. Así, las actividades físicas protegerían del deterioro que puede presentar este órgano con el paso del tiempo. De igual manera, ayuda a disminuir el impacto de otras enfermedades que se pueden sufrir por la edad.

En general, para mover el cuerpo mientras se hace ejercicio se necesita una activación generalizada del cerebro. Esto se debe a que cumple varias funciones, como:

  • Coordina el movimiento de los músculos para la actividad.
  • Controla las funciones corporales para que los músculos funcionen correctamente.
  • Impulsa el aumenta del flujo sanguíneo.
  • Maneja el consumo de glucosa.
  • Supervisa la respiración y el ritmo cardíaco.

Ejercicio en la depresión y la ansiedad

Como se ha evidenciado, hacer ejercicio tiene beneficios psicológicos para las personas sanas. Además, este efecto se ve de manera más significativa con aquellas personas que presentan algún diagnóstico psiquiátrico. En este caso nos enfocaremos en la ansiedad y la depresión.

En cuanto a la ansiedad, la actividad física aumenta la liberación de endorfinas. Estas tienen un efecto en el eje que maneja el estrés, haciendo que este disminuya. Como consecuencia, se pueden manejar de manera más fácil los síntomas característicos de este trastorno, como lo es inquietud, irritabilidad, hiperventilación, entre otros. Asimismo, facilita que la persona gane control sobre las sensaciones que rodean al trastorno.

Por otra parte, tenemos la depresión. En este caso, la influencia del ejercicio en el hipocampo aumenta los niveles sanguíneos e interviene en la producción de neurotransmisores que influyen en este trastorno. Por lo tanto, ayuda en la mejora de los síntomas y como consecuencia, aumenta la sensación de bienestar en la persona con depresión. Por lo tanto, es parte del tratamiento multidisciplinar para el manejo de este trastorno.

Autor: María Paula Roja

Fuente: La Mente es Maravillosa

Cápsulas de Salud: Consecuencias psicológicas del hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una enfermedad tiroidea provocada por la falta de actividad del tiroides. Las hormonas T3 y T4, sintetizadas por la THS que genera la hipófisis, son las encargadas de regular el funcionamiento del metabolismo. Al bajar el nivel de las antedichas hormonas, la hipófisis aumenta la producción de THS para compensar el desequilibrio.

Esta enfermedad se caracteriza por provocar una ralentización progresiva de la actividad del organismo. Incide en el correcto funcionamiento de los riñones, del sistema circulatorio y del aparato digestivo entre otros. A continuación, explicamos cuáles son los síntomas de esta dolencia y las consecuencias de la misma con el único objetivo de detectar su presencia lo antes posible para encontrar una solución eficaz.

Los síntomas del hipotiroidismo

Antes de que se pueda confirmar el diagnóstico, es habitual experimentar una serie de síntomas que conviene tener en cuenta para acudir lo antes posible a un especialista en endocrinología:

· Somnolencia durante buena parte del día.

· Intolerancia al frío.

· Problemas de memoria.

· Cansancio.

· Depresión.

· Apatía generalizada.

· Estreñimiento.

· Aumento de peso.

· Fragilidad en las uñas.

· Palidez.

· Pelo seco y sin brillo.

En los casos sin tratamiento se llega a desarrollar un mixedema (inflamación generalizada) e incluso una insuficiencia cardíaca que podría provocar la muerte.

La enfermedad es más frecuente en las mujeres a partir de los 40 años. Se considera una enfermedad autoinmune, ya que el organismo no reconoce al tiroides como propio y lo considera como una amenaza.

Entre los factores de riesgo se encuentran los siguientes:

· La extirpación de una parte de la glándula tiroidea para tratar el cáncer en la glándula.

· La aplicación de yodo radioactivo para el tratamiento del hipertiroidismo.

· La genética.

· Algunos de los tratamientos usados para tratar el hipertiroidismo.

· El uso de litio para paliar los síntomas de algunas enfermedades psiquiátricas.

· Son altamente extraños los casos provocados por fallos en la secreción de THS por parte de la hipófisis.

El diagnóstico de la enfermedad se lleva a cabo a través de un análisis de sangre y, si procede, una ecografía de la zona. Lo habitual es analizar también si la dolencia ha comenzado ya a afectar a otros órganos del cuerpo para afrontar un tratamiento más completo y eficaz.

Consecuencias psicológicas

Como hemos comentado, padecer esta enfermedad conlleva apatía, cansancio y aumento de peso. Lo habitual es diagnosticar una depresión y proceder al tratamiento farmacológico. Sin embargo, en la actualidad se aconseja realizar la analítica correspondiente para confirmar que se trata de un problema psiquiátrico y no de origen tiroideo.

Igualmente, cuando se sufre hipotiroidismo, la mujer se siente cansada, sin ganas de hacer nada, con su imagen habitual alterada por las continuas alteraciones en su peso y con serios problemas para hacerle frente a su rutina diaria. Los problemas de orientación y de memoria son también importantes, ya que la mujer puede llegar a sentirse deprimida al ignorar cuál es el origen de estos síntomas que, por lo general, se relacionan con la edad o con otros motivos que invitan, sin base médica alguna, al pesimismo.

Además, el tratamiento para la depresión puede llegar a provocar disfunción sexual, insomnio y otro tipo de síntomas que empeoran la calidad de vida de la persona afectada. Siempre aconsejamos acudir antes el endocrinólogo que al psiquiatra para disponer de un diagnóstico más certero que evite estas consecuencias que terminan por afectar a la calidad de vida de la paciente.

Cómo tratar las consecuencias de la enfermedad

El tratamiento consiste en reponer las hormonas que no genera el tiroides, en especial la T4 (tiroxina) dada su alta resistencia y su capacidad para convertirse en T3. Dependiendo de los resultados de la analítica correspondiente, el especialista determinará cuál es la cantidad más adecuada en cada caso.

Esta enfermedad es crónica por lo que el tratamiento es de por vida. Una vez que se determina la dosis, hay que realizar análisis de forma periódica para comprobar que el tiroides vuelve a funcionar con normalidad.

Es importante subrayar que las personas que padecen esta dolencia pueden tener una vida normal y realizar todo tipo de actividades. La administración de tiroxina está directamente relacionada con la desaparición de los síntomas arriba descritos, por lo que la paciente notará un sensible cambio en su calidad de vida.

En el caso de los recién nacidos, es esencial realizarles una analítica para comprobar el estado de su tiroides y proceder al tratamiento correspondiente en caso de enfermedad. En ambos casos, la visita al especialista es imprescindible para superar los síntomas ya descritos.

Desgraciadamente, muchas mujeres consideran que lo que les sucede forma parte de la menopausia o que, simplemente, tienen una depresión que asocian a otra serie de factores de su vida. Esta forma de pensar es contraproducente y puede llegar a convertirse en una puerta abierta para que el hipotiroidismo avance sin control cuando se puede controlar fácilmente con la medicación correcta.

En conclusión, como hemos explicado, esta alteración del funcionamiento normal del tiroides no deja de ser una enfermedad que puede superarse con apoyo médico. De experimentar alguno de los síntomas arriba descritos, es necesario acudir a la consulta del endocrinólogo para que diagnostique qué sucede exactamente y para que se comience el tratamiento.

El hecho de tomar una o dos pastillas al día a cambio de recuperar la calidad de vida convierte al hipotiroidismo en una dolencia más fácil de sobrellevar. De hecho, la tiroxina tiene la capacidad de equilibrar el resto de funciones del organismo por lo que siempre notaremos mayor energía y más ganas de volver a realizar nuestras actividades preferidas sin ningún tipo de pensamiento negativo. Con un simple análisis de sangre podremos saber qué nos sucede exactamente y comenzar una nueva etapa en la que podremos disfrutar de un óptimo estado de salud.

Fuente: iSalud

Nota: La información contenida en esta nota es de carácter informativo y no es, ni pretende ser, fuente de asesoría médica profesional en ningún tema.

Nexum International no acepta responsabilidad por algún perjuicio en relación con acciones tomadas o no tomadas, basadas en cualquier contenido de esta página. La compañía no acepta ninguna responsabilidad por cualquier pérdida, daño o perjuicio que resulte de tomar información de esta página. La compañía no es responsable de ningún contenido de terceros que esté en la página o que se pueda acceder a través de ella.

Cápsulas de Nutrición: 10 Consejos para crear un buen plato

Los alimentos entregan la energía y los nutrientes necesarios para estar sanos. Entre los nutrientes se incluyen las proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas, minerales y agua.

Comer de manera nutritiva no es difícil. Las claves son:

  • Consumir una variedad de alimentos, incluyendo vegetales, frutas y productos con granos integrales
  • Consumir carnes magras, aves, pescado, guisantes y productos lácteos descremados
  • Beber mucha agua
  • Limitar la sal, azúcar, alcohol, grasas saturadas y grasas trans

Use la técnica de MiPlato para construir su estilo de alimentación saludable y mantenerlo durante toda la vida. Elija alimentos y bebidas de cada grupo de alimentos. Asegúrese de que sus opciones sean limitadas en sodio, grasas saturadas y azúcares añadidos. Comience con pequeños cambios para tomar decisiones más saludables que pueda disfrutar

1 Encuentre su estilo de alimentación saludable

Crear un estilo saludable significa comer con regularidad una variedad de alimentos para obtener los nutrientes y las calorías que necesita. Los consejos de MiPlato le ayudan a crear sus propias soluciones de alimentación saludable—“MisVictorias.”

2 Llene la mitad de su plato con frutas y vegetales

Comer frutas y vegetales de colores variados es importante porque aportan vitaminas y minerales y la mayoría son bajas en calorías.

3 Enfóquese en las frutas enteras

Elija frutas enteras frescas, congeladas, secas o enlatadas en jugo 100%. Disfrute de la fruta con las comidas, como bocadillos o como postre

4 Varie sus vegetales

Trate de agregar vegetales frescos, congelados o enlatados a ensaladas, acompañamientos y platos principales. Elija una variedad de vegetales de colores diferentes preparados de maneras saludables: al vapor, salteados, asados o crudos.

5 Que la mitad de sus granos sean integrales

Busque granos enteros que figuren en el primer o segundo lugar de la lista de ingredientes: pruebe avena, palomitas de maíz, pan integral y arroz integral. Limite los postres y bocadillos a base de granos, como pasteles, galletas y hojaldres

6 Cambie a yogur o leche semidesnatada o desnatada

Elija leche, yogur y bebidas de soja (lechede soja) bajos en grasa o sin grasa para reducir la grasa saturada. Sustituya la crema agria, la crema y el queso regular con yogur, leche y queso bajos en grasa.

7  Varíe su rutina de proteínas

Mezcle sus alimentos de proteína para incluir mariscos, frijoles y guisantes, frutos secos y semillas sin sal, productos de soja, huevos y carnes magras y aves de corral. Pruebe platos principales hechos con frijoles o mariscos como ensalada de atún o chile de frijoles.

8 Beba y coma bebidas y alimentos con menos sodio, menos grasas saturadasy menos azúcares añadidos

Use la etiqueta de información nutricional y la lista de ingredientes para limitar los elementos con alto contenido de sodio, grasas saturadas y azúcares añadidos. Elija aceites vegetales en lugar de mantequilla, y salsas a base de aceite y salsas para untar en lugar de las que tienen mantequilla, crema o queso.

9 Beba agua en lugar de bebidas azucaradas

El agua no tiene calorías. Los refrescos regulares, energéticos o deportivos y otras bebidas azucaradas contienen una gran cantidad de calorías de azúcares añadidos y tienen pocos nutrientes.

10 Todo lo que come y bebe es importante

La combinación correcta de alimentos puede ayudarle a estar más saludable ahora y en el futuro. Convierta los pequeños cambios en su “MiPlato, MisVictorias.”

Fuente: My Plate