Hablemos Seguro: Diferencia entre seguro de viaje y asistencia al viajero

A la hora de planificar un viaje, mucha gente se pregunta si vale o no la pena gastar en un seguro de viaje.  Evalúan si el dinero que van a gastar en ese seguro lo podrían destinar a algo mucho más placentero y argumentos por el estilo. Y sin dudas, a todos nos gustaría usar ese dinero para pagar entradas a museos, comer en lindos restaurantes a orillas del mar o comprar más regalos y recuerdos. ¿Quién lo duda? Pero cuando lo pensamos fríamente y nos ponemos al tanto de lo que nos puede salir una internación por una enfermedad, un accidente pequeño o lamentablemente algo más importante, nadie ya duda que con un servicio de asistencia al viajero se viaja mucho más tranquilo y se disfruta 100% de lo que vale la pena. En estos momentos es cuando la frase «es mejor tenerlo y no usarlo, que necesitarlo y no tenerlo».

¿Qué es un seguro de viaje?

Es un servicio de seguros en el cual nosotros afrontamos los gastos que se pudieran ocacionar, por ejemplo, por los incidentes de salud, por problemas legales o por pérdida de equipaje y, luego, la aseguradora nos reintegra ese dinero al regresar a nuestro país. Bajo esta modalidad, además de afrontan todos los gastos y luego solicitar el reintegro al regresar, somos nosotros mismos quienes debemos buscar un centro médico o un profesional para que nos atienda. Así funciona para cualquier percance.

¿Qué es una asistencia al viajero?

En este servicio, en cambio del anterior, se brinda una central de atención telefónica internacional durante las 24hs. y desde cualquier lugar del mundo, para gestionar ellos mismos todo lo referente a nuetra atención. Por otro lado y para casi todos los ítems (puede en algunos casos funcionar contra reembolso), la misma aseguradora afronta los gastos hasta los máximos establecidos en el contrato. Claramente es una opción infinitamente más cómoda.

Diferencia entre ambos servicios

La principal diferencia entre un seguro de viaje y una asistencia en viajes es que los primeros se dedican a reembolsar el dinero que gastamos por recibir una prestación en el exterior una vez que volvemos a nuestro país. La asistencia al viajero brinda prestaciones directas en el momento del hecho.

  • La asistencia al viajero ofrece servicio y asesoramiento directo en el momento en el que la persona lo precisa cualquiera sea la hora y el lugar
  • El seguro de viaje consiste en reembolsar el dinero gastado por el asegurado luego del evento que haya tenido que costear, algo que también implica que es el mismo viajero el que debe buscar al profesional médico que precise

Esto no significa que el seguro de viajes está planteado como un servicio deficiente, sino que sus objetivos son diferentes: su meta es proteger o garantizar desde el punto de vista económico las pertenencias de los turistas.

Así es como las aseguradoras de viaje no precisan de una red de prestadores que actúe en tiempo real. Su mecánica de trabajo consiste en recibir y reembolsar los gastos generados ante un inconveniente.

Nota 1: las coberturas en ambos casos sulen ser las mismas.

Nota 2: Es muy común que el público en general llame de igual manera a un seguro de viajero o a una asistencia al viajero sin hacer ninguna diferencia, por eso, en este artículo lo llamaremos de manera indistinta. Pero como ya explicamos, la diferencia está en el servicio.

 

Cápsulas de Salud: ¿Estás pensando suspender o cambiar tu medicamento?

Aprenda cómo hablar con el médico y el farmacéutico acerca de su medicamento. Pueden tomar decisiones en conjunto para que usted se sienta bien con sus medicamentos.

Razones comunes para cambiar un medicamento

Usted puede pensar en suspender o cambiar su medicamento cuando:

  • Se siente mejor
  • Cree que no está funcionando
  • Está teniendo efectos secundarios y se siente mal
  • Está preocupado por los costos

No deje de tomar su medicamento cuando se sienta mejor

A menudo, usted se siente mejor rápidamente al tomar algún medicamento. Usted puede sentir que ya no necesita tomarlo más.

Si deja de tomar el medicamento antes de lo debido, no obtendrá su efecto completo o su estado podría empeorar. Los siguientes son algunos ejemplos:

  • Cuando tome antibióticos, se sentirá mejor en 1 a 2 días. Si deja de tomar el medicamento antes de lo indicado, puede enfermarse de nuevo.
  • Si está tomando un paquete de esteroides para el asma, se sentirá mejor rápidamente. Usted puede pensar que puede dejar de tomarlo porque se siente muy bien. La interrupción repentina de un paquete de esteroides puede hacerlo sentir muy enfermo.

No deje de tomar su medicamento si piensa que no está funcionando

Si no se siente mejor, puede pensar que su medicamento no está funcionando. Hable con el proveedor de atención médica antes de hacer cualquier cambio. Averigüe:

  • Qué debe esperar del medicamento. Algunos medicamentos pueden tardar más tiempo en hacer una diferencia.
  • Si está tomando el medicamento correctamente.
  • Si hay otro medicamento que puede funcionar mejor.

Si el medicamento lo hace sentirse enfermo, hable con el médico

Algunos medicamentos pueden hacer que se sienta enfermo. Puede sentirse mal del estómago, presentar picazón en la piel, resequedad en la garganta u otra cosa que no lo haga sentirse bien.

Cuando el medicamento hace que usted se sienta enfermo, es posible que desee dejar de tomarlo. Hable con el médico antes de suspender cualquier medicamento. El profesional puede:

  • Cambiar su dosis para que no se sienta enfermo a raíz de esto.
  • Cambiar el medicamento a un tipo diferente.
  • Darle sugerencias sobre la manera de sentirse mejor cuando tome el medicamento.

Hable con el médico si no puede costear su medicamento

Los medicamentos pueden costar mucho dinero. Si usted está preocupado por el dinero, es posible que desee reducir los costos.

NO parta las pastillas a la mitad a menos que el médico se lo indique. NO tome menos dosis de lo recetado ni tome el medicamento solo cuando se sienta mal. Hacerlo puede hacer que su afección empeore.

Hable con el médico si no tiene suficiente dinero para su medicamento. El médico puede ser capaz de cambiar su medicamento a una marca genérica que cueste menos. Muchas farmacias y compañías farmacéuticas tienen programas para reducir los costos para las personas.

Cuándo llamar al médico

Llame al médico cuando desee cambiar su medicamento. Conozca todos los medicamentos que toma. Coméntele al médico respecto a sus medicamentos recetados, fármacos de venta libre y cualquier tipo de vitaminas, suplementos o hierbas. Junto con su médico, decida qué medicamentos tomará.

Leer más en: Mediline Plus

Cápsulas de Salud: El Gluten lo ves en las noticias, pero ¿qué es?

La enfermedad celíaca es un trastorno digestivo que afecta al intestino delgado. Las personas con esta enfermedad no pueden comer gluten, una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada y el centeno. La enfermedad puede causar problemas digestivos a largo plazo e impedir la obtención de nutrientes necesarios.

Síntomas y causas

Si usted tiene enfermedad celíaca puede que experimente síntomas digestivos o síntomas en otras partes de su cuerpo. Los síntomas digestivos son más comunes en niños que en adultos. Algunas personas con enfermedad celíaca no presentan síntomas.

A veces, algunos asuntos de salud como una cirugía, el embarazo, el parto, una gastroenteritis bacteriana, una infección viral o el estrés mental grave pueden desencadenar los síntomas de la enfermedad celíaca.

Si usted tiene enfermedad celíaca, es posible que tenga problemas digestivos u otros síntomas. Los síntomas digestivos son más comunes en los niños y pueden incluir:

  • hinchazón, o una sensación de plenitud o inflamación en el abdomen
  • diarrea crónica
  • estreñimiento
  • gases
  • náuseas
  • heces grasosas, con mal olor, que flotan
  • dolor de estómago
  • vómitos

Para los niños celíacos, la incapacidad de absorber los nutrientes en un momento tan importante para el crecimiento y normal desarrollo puede ocasionar:

  • daños en el esmalte de los dientes permanentes
  • pubertad tardía
  • retraso en el desarrollo en los bebés
  • cambios de humor o sensación de molestia o inquietud
  • retraso en el crecimiento y baja estatura
  • pérdida de peso

Los adultos son menos propensos a tener síntomas digestivos y, en cambio, pueden presentar uno o más de los siguientes:

  • anemia
  • tener la lengua roja y brillante
  • dolor de huesos o articulaciones
  • depresión o ansiedad
  • dermatitis herpetiforme
  • dolores de cabeza
  • infertilidad o abortos involuntarios repetidos
  • ausencia de períodos menstruales
  • problemas bucales como aftas o sequedad en la boca
  • convulsiones
  • hormigueo o entumecimiento de manos y pies
  • cansancio
  • huesos débiles y quebradizos

Los adultos con enfermedad celíaca que tienen síntomas digestivos pueden presentar:

  • distensión y dolor abdominal
  • obstrucción intestinal
  • fatiga durante largos períodos
  • úlceras o llagas en el estómago o la mucosa intestinal

La enfermedad celíaca también puede producir una reacción en la que el sistema inmunológico, o el sistema de defensa natural del cuerpo, ataca a las células sanas de su cuerpo. Esta reacción puede extenderse fuera de su tracto intestinal a otras áreas del cuerpo, entre ellas:

  • huesos
  • articulaciones
  • sistema nervioso
  • piel
  • bazo

Dependiendo de la edad en la que sea diagnosticado con enfermedad celíaca, algunos síntomas como baja estatura y defectos de los dientes no mejorarán

Diagnóstico

Su médico puede diagnosticar la enfermedad celíaca a través de la historia clínica, antecedentes familiares, examen físico, análisis de sangre, biopsia intestinal, biopsia de la piel y pruebas genéticas.

Tratamiento

Los médicos tratan la enfermedad celíaca con una dieta sin gluten. Los síntomas mejoran de manera significativa en la mayoría de pacientes celíacos que siguen una dieta libre de gluten. Un nutricionista puede enseñarle a evitar el gluten siguiendo una dieta saludable y nutritiva.

Alimentación, dieta y nutrición

Los alimentos, la dieta y la nutrición juegan un papel importante en el tratamiento contra la enfermedad celíaca. Se aconseja que mantenga una dieta libre de gluten, evitando todos los productos que lo contengan. Es posible mantener una dieta balanceada con una variedad de alimentos que no incluyan el gluten.
Leer más en: NIDDK

Cápsulas de Salud: ¿Qué es una mamografía?

Una mamografía es una imagen de la mama tomada con rayos X. Los médicos usan las mamografías para buscar signos de cáncer de mama en sus etapas iniciales. Las mamografías habituales son las mejores pruebas con que cuentan los médicos para detectar el cáncer de mama en sus etapas iniciales, a veces hasta tres años antes de que se pueda sentir.

¿Cómo se hace una mamografía?

Usted se colocará de pie frente a una máquina especial de rayos X. Una tecnóloga colocará su mama sobre una placa de plástico transparente. Después cubrirá esa mama con otra placa, presionando firmemente. Las placas aplanarán la mama y la mantendrán inmóvil mientras se toma la radiografía. Usted sentirá algo de presión. Los pasos se repiten para tomar una imagen del costado de la mama. Posteriormente, le sacarán una radiografía a la otra mama de la misma forma. Deberá esperar a que la tecnóloga revise las cuatro radiografías para asegurarse de que no haya necesidad de volver a tomarlas. Tenga presente que la tecnóloga no puede decirle los resultados de su mamografía. Las mamografías de cada mujer pueden verse un poco distintas porque no hay mujeres con mamas idénticas.

¿Qué se siente al hacerse una mamografía?

Para la mayoría de las mujeres, hacerse una mamografía es un proceso molesto. Algunas mujeres lo encuentran doloroso. Sin embargo, una mamografía solo toma unos minutos y las molestias desaparecen pronto. Lo que usted sienta depende de la destreza de la tecnóloga, el tamaño de las mamas y la cantidad de presión que se les tenga que aplicar. Sus mamas pueden estar más sensibles si tiene la menstruación o está a punto de tenerla. Un médico con capacitación especial, llamado radiólogo, interpretará la mamografía. Ese profesional revisará la radiografía en busca de signos de cáncer de mama en sus etapas iniciales u otros problemas.

¿Cuándo tendré los resultados de mi mamografía?

Por lo general, eso depende del lugar donde se haya hecho la mamografía, normalmente se lo entrega de uan a dos semanas. El radiólogo interpretará la mamografía y le enviará los resultados a usted y a su médico. Si hay algún motivo para preocuparse, el centro donde se haya hecho la mamografía se pondrá en contacto con usted antes del plazo previsto. Comuníquese con su proveedor de atención médica o con el centro donde se haya hecho la mamografía si no recibe un informe con los resultados dentro de 30 días después de la prueba.

¿Qué pasa si la mamografía es normal?

Continúe haciéndose las mamografías de acuerdo con las recomendaciones para su caso. Las mamografías son más útiles si pueden compararse con las que se hayan hecho antes. Esto le permite al radiólogo compararlas para detectar cambios en sus mamas.

Un ejemplo de una mamografía normal. En virtud de que no hay mujeres con mama idénticas, las mamografías de cada mujer pueden verse un poco distintas.

¿Qué pasa si la mamografía es anormal?

Una mamografía anormal no siempre significa que haya cáncer. Sin embargo, le tendrán que hacer mamografías, pruebas o exámenes adicionales para que su médico pueda tener alguna certeza. También es posible que la remitan a un médico especialista en mamas o a un cirujano. Esto no significa necesariamente que usted tenga cáncer o que necesite una cirugía. Estos médicos son expertos en el diagnóstico de problemas mamarios. Los médicos harán pruebas de seguimiento para diagnosticar cáncer de mama o para determinar que no hay cáncer.

Fuente: CDC

Cápsulas de Salud: La gota es una forma común y dolorosa de artritis

La gota es una forma común y dolorosa de artritis. Produce hinchazón, enrojecimiento, calor y rigidez en las articulaciones.

La gota ocurre cuando se acumula ácido úrico en la sangre. El ácido úrico surge por la descomposición de unas sustancias llamadas purinas. Las purinas se encuentran en todos los tejidos del cuerpo. También se encuentran en muchos alimentos tales como el hígado, los frijoles y guisantes secos y en las anchoas. Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre, pasa por los riñones y sale del cuerpo en la orina. Pero, a veces, el ácido úrico puede acumularse en cristales con forma de aguja. Cuando se forma en las articulaciones, es muy doloroso. Los cristales también pueden causar piedras en los riñones.

Con frecuencia, el primer ataque de gota ocurre en el dedo gordo del pie. También puede afectar los tobillos, talones, rodillas, muñecas, dedos y codos. Al comienzo, los ataques de gota mejoran en unos días. Con el correr del tiempo, los ataques duran más tiempo y suceden más frecuentemente.

Una persona tiene más posibilidades de tener gota si:

  • Es de sexo masculino
  • Tiene antecedentes familiares de gota
  • Esta excedido de peso
  • Consume alcohol
  • Consume muchos alimentos ricos en purinas

La gota puede ser difícil de diagnosticar. Su doctor puede tomar una muestra del fluido de las articulaciones inflamadas para determinar si hay cristales. Se puede tratar la gota con medicamentos.

La pseudogota tiene síntomas parecidos y a veces se confunde con la gota. Sin embargo, es causada por fosfato de calcio y no por ácido úrico.

Fuente: Medline Plus

Cápsulas de nutrición: ¿Qué son los macronutrientes?

La nutrición es un proceso biológico que consiste en la asimilación de ciertos alimentos y líquidos necesarios para el desarrollo y el mantenimiento de las funciones vitales del cuerpo humano. Estos nutrientes se dividen a su vez en dos grupos: los micronutrientes y los macronutrientes. Mientras los primeros, también conocidos como vitaminas y minerales, trabajan para asegurar el buen funcionamiento del organismo, los macronutrientes son aquellas sustancias que le proporcionan energía, ayudan a reparar y construir las estructuras orgánicas, promueven el crecimiento y regulan los procesos metabólicos, entre otras funcione

Los macronutrientes son, por tanto, la base de cualquier dieta y es importante tenerlos muy en cuenta. Si quieres saber más sobre, ellos, sigue leyendo y descubre algunas cosas que quizás no sabías.

¿Qué son los macronutrientes?

Existen tres grupos: carbohidratos, proteínas y lípidos o grasas. Todos ellos están presentes en mayor o menor medida en diferentes alimentos y cada uno de ellos son necesarios para conseguir la energía que necesitamos. Los carbohidratos se almacenan como glucógeno en tus músculos y te dan la energía necesaria para la actividad física; las proteínas, además de muchas otras importantísimas funciones, son el andamio del tejido muscular y, por tanto, juegan un papel importante para aumentarlo o reducirlo; y, por último, las grasas que, a pesar de su mala prensa, son muy necesarias para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Porcentajes recomendados de cada grupo

Tal vez conocías los macronutrientes, pero quizá no sepas qué porcentaje es el recomendable de cada grupo. El más estable es el de las grasas, un 20% o 25% de la ingesta de calorías del que la mayor parte debe proceder de grasas no saturadas y tan sólo un 10% o menos de las saturadas. En el caso de los carbohidratos, deben suponer un 50% de las calorías que ingieres al día y, por último, las proteínas deben estar en torno al 30%. Obviamente, esto son cifras generales, si quieres ganar músculo debes aumentar el consumo de proteínas que tienen que llegar a ser hasta 1,5 gramos por kilo de peso o incluso un poco más. También tendrás que elevar la cantidad de carbohidratos para que tus músculos aguanten los entrenamientos.

No confundir calorías con macronutrientes

Las proteínas y los carbohidratos aportan 4 Kcal por gramo y las grasas 9 Kcal por gramo pero hay que andar con ojo porque, aunque son sustancias que nutren y aportan energía, no son los únicos que pueden proporcionar calorías. Existen también las llamadas calorías vacías que se pueden encontrar, por ejemplo, en el alcohol. Cada gramo de alcohol aporta 7Kcal, casi lo mismo que la grasa, pero sin acompañarlo de ningún tipo de nutriente lo que lo hace todavía más perjudicial.

No toda la grasa es mala

Como suele suceder, depende del tipo de grasa. Las grasas juegan un papel muy importante en la producción y asimilación de vitaminas esenciales para el cuerpo humano. Además, las grasas insaturadas son muy beneficiosas y en el caso de los aceites grasos Omega 3 y 6 ayudan a mejorar la circulación de la sangre, regular el metabolismo y facilitar la flexibilidad de las membranas.

No todos los carbohidratos son iguales

Si haces deporte, los carbohidratos son muy importantes, cada día pero sobre todo si vas a afrontar un entrenamiento o competición exigente. Como sucede con las grasas, no todos son iguales. Podemos distinguir entre carbohidratos simples o compuestos. Normalmente los compuestos, presentes en verduras y legumbres, son mucho más recomendables porque mantienen el aporte de energía más tiempo y no producen picos de azúcar.

“La Academia de Nutrición y Dietética recomienda que los carbohidratos no superen un 50% de la ingesta calórica diaria para un adulto medio. Deberías optar por carbohidratos complejos cuando te sea posible, ya que no producen picos de azúcar en la sangre, cosa que los simples sí. Además los carbohidratos complejos te mantienen saciado durante más tiempo, son ricos en minerales y te dan una sólida dosis de fibra”

 

Cápsulas de Nutrición: ¿En qué se diferencian los carbohidratos simples y los carbohidratos complejos?

Los carbohidratos son uno de los tres grupos de macronutrientes que requerimos incluir en nuestra dieta diariapara que ésta resulte equilibrada (los otros dos son las grasas y las proteínas).  Ellos son la fuente a través  de los cuales nuestro organismo obtiene la energía que necesitan nuestras funciones vitales y nuestra actividad diaria, pero no todos son iguales. Cada uno de los carbohidratos tiene unas características propias y cumple una función determinada.

Los carbohidratos son los distintos tipos de azúcares incluidos en los alimentos, pero unos contienen más y otros menos. La  diferencia entre simples y complejos radica en su composición química y en el tiempo que nuestro organismo emplea en absorberlos.

Cuando ingerimos carbohidratos, el sistema digestivo transforma esos azúcares ingeridos en glucosa, que pasa a nuestro torrente sanguíneo y utilizamos como energía para movernos y para que funcionen nuestros músculos, órganos, incluido el cerebro, y el sistema nervioso. Parte de la energía que no consumimos se almacena en nuestros músculos (en forma de glucógeno) y también en grasas.

¿Qué son los carbohidratos simples?

Como su nombre indica, son azúcares de estructura sencilla que, al ser fácilmente digeribles, pasan rápidamente a la sangre elevando el índice glucémico. Destacan, entre otros, la propia glucosa (azúcar), la fructosa (azúcares de las frutas), o la lactosa (el azúcar de la leche). Entre los alimentos ricos en carbohidratos simples hay que incluir, por tanto, todos los que llevan gran cantidad de azúcar y harinas refinadas, los zumos de frutas (naturales o envasados), la miel y la leche y  los derivados lácteos (yogures, quesos, mantequilla…).

Estos carbohidratos son una fuente de energía inmediata, algo especialmente importante en la nutrición de los deportistas. Por eso son recomendables, por ejemplo, antes de realizar un duro entrenamiento. Suben con rapidez el nivel de azúcar en sangre, así que los diabéticos deben tenerlo presente a la hora de ingerirlos. Son saludables pero, hay que tener en cuenta que, si esa energía no se gasta, quedará almacenada en forma de grasas.

¿Qué son los carbohidratos compuestos?

Su estructura molecular es compleja y nuestro organismo tarda más tiempo en descomponerlos y absorberlos. Suministran, por tanto, energía de forma progresiva, para que el organismo disponga de la que necesite en todo momento, no solo en uno puntual. Otra importante diferencia con los simples es que muchos de estos carbohidratos son fibra, por lo que al tomar alimentos que los contienen no solo obtenemos energía sino, también, este otro elemento fundamental para el correcto funcionamiento de nuestro sistema digestivo. Los cereales integrales, las hortalizas ricas en almidón como las papas o los boniatos y las legumbres son los alimentos que más carbohidratos compuestos contienen.

¿Cuál debe ser el papel de los carbohidratos simples y complejos en la dieta?

Dentro del grupo los carbohidratos siempre deben primar los alimentos que contengan aquellos de lenta absorción: pasta integral, arroz, todo tipo de legumbres (lentejas, judías, garbanzos), zanahorias, patatas…. Son los más saludables por varios motivos:

  • Su capacidad para proporcionar energía lentamente sin crear picos elevados de glucosa en sangre.
  • La mayor presencia de fibra, la cual ayuda a depurar el organismo evitando problemas como el estreñimiento.
  • El aporte en otros nutrientes: minerales y vitaminas.

Incluye carbohidratos simples y complejos en tu dieta en una proporción correcta y quémalos con suficiente ejercicio para que su acción beneficiosa no se traduzca en grasa acumulada y kilos demás.

Cápsulas de Nutrición: Para los que tratan perder peso, los carbohidratos suelen ser el enemigo.

Cuando de hacer dieta se trata, la gente tiende a exagerar, señala el Dr. Donald Hensrud, director del Programa de Vida Sana de Mayo Clinic. Esa es la verdad cuando de carbohidratos se trata. Los carbohidratos son fundamentales para la buena salud general y no hay nada complicado en comerlos, siempre y cuando sean integrales y complejos.

 

“Cortesía de la Red Informativa de Mayo Clinic”.

“Entre los alimentos, hay muchos carbohidratos, pero varios de ellos no son muy sanos”, afirma el Dr. Hensrud.

El pan blanco, por ejemplo, es una alternativa menos sana que el pan integral debido a su procesamiento.

“Se retira la fibra (o el salvado) y el germen del trigo, componentes que contienen la mayoría de los nutrientes. Se añaden algunos nutrientes, como tiamina y riboflavina, pero no en la cantidad correcta que tienen los alimentos integrales”, dice el médico.

En muchas comidas procesadas se añade azúcar.

“El consumo de azúcar ha aumentado enormemente en este país y el azúcar añadido es un gran problema de salud”, añade.

El Dr. Donald Hensrud señala que hay que reemplazar los dulces azucarados con fruta fresca y, en lugar de la harina blanca procesada, probar con granos integrales.

“Los alimentos integrales, o sea, el arroz integral, la avena o la quinua y otros cereales antiguos como el fideo y el pan de trigo integral, son alimentos estupendos y cuando se los consume con moderación, mejoran la salud”, concluye.

Fuente:  Mayo Clinic

Cápsulas de Salud: ¿Cómo reconocer los síntomas del cáncer de mama?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer de mama es el cáncer más frecuente entre las mujeres, que impacta a 2.1 millones de mujeres en el mundo cada año.

Importancia de la detección

La mayoría de las pautas para la detección del cáncer de mama recomiendan que las mujeres se realicen un examen de rutina a partir de los 40, o antes. La Dra. Deborah Rhodes, especialista en medicina interna de la Clínica de Diagnóstico Mamario de Mayo Clinic, afirma que las mujeres de todas las edades deben estar atentas a posibles cambios en sus mamas.

Conocimiento sobre las mamas

La Dra. Rhodes sostiene que las mujeres jóvenes, incluso aquellas sin antecedentes familiares de cáncer de mama, nunca deben ignorar los cambios en la apariencia o al tacto de sus mamas, entre ellos:

  • Un bulto o un engrosamiento de la mama que se siente diferente del tejido circundante.
  • Un cambio en el tamaño, la forma o la apariencia de la mama.
  • Cambios en la piel.
  • Un pezón invertido que antes no lo estaba.
  • Secreción sanguinolenta del pezón.
  • Exfoliación, formación de costras o descamación del área pigmentada de la piel que rodea el pezón (la areola) o la piel de la mama.
  • Enrojecimiento o textura de la piel de la mama similar a la cáscara de una naranja.

¿Las pacientes jóvenes con cáncer de mama pueden tener cánceres más avanzados?

La Dra. Judy Boughey, cirujana mamaria de Mayo Clinic, recientemente llevó a cabo un estudio de más de 46,000 mujeres de 15 a 49 años.

“Según el estudio, las mujeres muy jóvenes de 15 a 29 años habían padecido una enfermedad más avanzada que las mujeres de 30 a 39 años, por lo que es muy importante que las más jóvenes adviertan cualquier cambio en sus mamas y consulten con su médico al respecto”, explica la Dra. Boughey.

Fuente: Mayo Clinic