Cápsulas de Salud: Menopausia y osteoporosis: ¿Qué tienen en común?

La menopausia llega entre los 40 y 50 años en la vida de todas las mujeres. Al bajar la producción de estrógenos u hormonas sexuales femeninas, cambia el humor y estás más irritable o ansiosa, como durante el periodo. Pero también cambia su cuerpo porque aumenta la masa grasa y disminuye la masa muscular. Por eso es tan fácil subir de peso, ¡y cuesta tanto adelgazar!

Durante esta etapa, pueden aparecer enfermedades como la hipercolesterolemia, diabetes, hipertensión arterial y se intensifica el riesgo de tener osteoporosis. A partir de los 35 años, ya se acelera la pérdida de masa ósea. Y como el estrógeno mantiene nuestros huesos fuertes, cuando nuestro cuerpo deja de producirlo, se debilitan y descalcifican, y hasta pueden producirse fracturas.

La pérdida de masa ósea es mayor en mujeres de tez blanca o asiáticas, delgadas, que toman medicamentos con esteroides o tienen antecedentes familiares. Sin embargo, ninguna está salvada: 1 de cada 2 mujeres mayores de 50 años se podría fracturar a raíz de la osteoporosis, según la Fundación Nacional de Osteoporosis de Estados Unidos. Por eso, cuanto antes empieces a cuidarte, ¡mejor!

Algunos tips sobre cómo prevenir la osteoporosis.

1. Durante todo la vida

Dentro de los consejos que se recomiendan adoptar lo antes posible se encuentran: dejar de fumar, no beber alcohol en exceso y tomar 3 litros de líquido sumando aguas saborizadas, caldo e infusiones. Se recomienda realizar al menos 20 minutos de ejercicio físico al día. comoi ir caminando a la oficina o llevar a los hijos al colegio. Es una buena idea sacar a pasear a su mascota o quedar con una amiga.  Es muy importante incluir el ejercicio como parte de su rutina diaria.

2. Previo a la menopausia

Al aumentar la masa grasa y movernos menos, es más fácil subir de peso. Para ello, se recomienda evitar el consumo de harinas refinadas y de grasas de origen animal. También se recomienda comer menos embutidos y elegir productos lácteos descremados y así evitar el colesterol. Para conseguir las grasas insaturadas necesarias, condimente o cocine con aceite de oliva, girasol o maíz.

Las frutas, las verduras y los cereales, por su alto contenido de fibra son siempre bienvenidos. Además, es preferible comer pescados azules como el atún, las sardinas, las anchoas y el salmón.

3. Después de los 35

Las mujeres deben consumir entre 1,200 a 1,500 mg de calcio todos los días y también vitamina D para poder procesarlo. Es muy importante mantener estos niveles sobre todo durante la menopausia. Pero, ¿cómo incorporarlos a su dieta?  Una opción para empezar a cuidar sus huesos con toda la cantidad de calcio y vitaminas D que el cuerpo necesita a diario.

  • Desayuno: Un vaso de leche con una tostada de pan de centeno natural y una rebanada de queso mantecoso.
  • Almuerzo: Un filet de salmón con salsa de hongos y acelga hervida.
  • Merienda: Un yogur batido natural con un kiwi ern trozos y un puñado de cereales fortificados con vitamina D.
  • Cena: Ensalada de porotos de soja, con lechuga, tomate, chauchas y huevo duro. Y de postre… ¡flan de vainilla!

Si usted se cuida, envejecer va a ser sólo una cuestión de cambiar de calendario porque su cuerpo va a estar más fuerte que nunca. Que la menopausia no la agarre desprevenida y acuérdese de que la edad es sólo una tema de actitud.

Fuente: Vix

¿Por qué comprar un seguro dental y visión?

Cada vez son más las personas que cuentan con seguros de salud complementarios, productos pensados para hacer frente a gastos médicos específicos que no siempre son cubiertos por los seguros de salud convencionales. Los casos más comunes son los seguros dentales y los de visión.

Sin embargo, hay una posibilidad de ahorrar dinero contratando seguros que combinen ambas necesidades médicas. Con ellos, las familias se protegen contra costos inesperados en dos aspectos en los que suelen presentarse gastos sorpresa: la salud dental y el cuidado de los ojos.

Seguros dentales y de visión: qué son

Los seguros dentales y los seguros de visión son dos variantes de la misma familia: los seguros de salud complementarios. Se trata de productos que protegen a las personas aseguradas en caso que tengan que hacer frente a gastos médicos que no estén cubiertos por sus seguros convencionales.

Un seguro de salud normal tiene limitaciones. No cubre determinados tratamientos o prácticas médicas, y suele haber deducibles y gastos que afrontan los asegurados. Esto hace que, ante problemas médicos imprevistos, las familias tengan problemas y deban recurrir a sus ahorros o incluso endeudarse. Para evitar estas situaciones son recomendables los seguros de salud complementarios.

Las estadistícas muestran una alta incidenciade personas  que tienens problemas oculares y dentales, parece razonable disponer de algún tipo de cobertura extra que se haga cargo de estos gastos. Y la idea de combinar las dos coberturas en un solo producto resulta muy atractiva por varias razones. Estas son las principales:

  • Mejor precio. Al combinar dos seguros en una sola póliza, se obtiene un precio más bajo que el obtenido si se contrata cada seguro por separado. Esta es una gran ventaja, porque ofrece ahorros notables a lo largo de los años.
  • Sencillez. Al agrupar todos los servicios en una sola póliza, se simplifica la gestión. Las reclamaciones, las consultas y todo tipo de servicios se centralizan y eso reduce la complicación para los asegurados.
  • Ofertas grupales. Es frecuente que los seguros combinados de visión y dental sean parte de seguros de salud ofrecidos por las empresas. Funcionan como complementos de esas pólizas grupales y en muchos casos se pueden portar si se abandona la empresa.

Como ves, hay buenas razones para combinar los seguros dental y visión.

MWG International ofrece Fusion Plan, el cual posee una excelente cobertura dental y visual, si quieresaber más de este plan son puede contactar en:

Estados Unidos: +1 (305) 927-0913
Panamá: + (507) 834. 5843
Venezuela: +58 (412) 249-0062.
Por email: info@nexuminter.com
A través de nuestro sitio web: www.nexuminter.com

 

Cápsulas de Salud: Ejercicios para mejorar la circulación

Si tienes una vida sedentaria y no haces ejercicio con frecuencia, estos movimientos pueden ayudarte a mejorar tu condición y evitarte problemas vinculados a una mala circulación

  • Una buena circulación sanguínea es clave para mantener al cuerpo saludable.
  • Si tu trabajo o tu estilo de vida son sedentarios, te convendrá prestar especial atención a estos ejercicios.
  • Con actividades sencillas que pueden realizarse tanto en casa como en la oficina puedes evitar problemas causados por una mala circulación.

Llevar una vida sedentaria, alejada del ejercicio físico y con una mala alimentación es el primer paso para dañar el cuerpo. La forma en que perjudicas a tu organismo con estos malos hábitos te afecta en diferentes áreas pero, especialmente, te causa problemas de circulación.

Cuando hablamos de circulación sanguínea nos referimos, nada más y nada menos, que al trayecto que recorre la sangre a través del cuerpo impulsada por el sistema cardiovascular. Gracias a este proceso, todos los órganos y tejidos reciben la sangre y los nutrientes que necesitan para funcionar correctamente.

Tener una buena circulación sanguínea es importante porque, además de generar un rendimiento óptimo de los órganos, permite mejorar la temperatura corporal, disminuir el desgaste del corazón y por lo tanto reducir las probabilidades de padecer un problema cardiovascular. A nivel estético, la buena circulación es especialmente útil para lucir unas piernas esbeltas y libres de varices.

¿Cómo mejorar la circulación de la sangre?

Existen muchas formas de lograr una buena circulación.

Por ejemplo, es necesario mejorar o descartar determinados hábitos alimenticios en busca de este objetivo. Eliminar el uso excesivo de sal, aumentar el consumo de agua, y evitar las comidas cargadas de grasa son las principales acciones que se pueden tomar al respecto.

Además, hábitos como bañarse con agua demasiado caliente o usar ropa muy ajustada pueden crear problemas circulatorios, por lo que lo mejor es evitarlos.

Pero, sin lugar a dudas, las recomendaciones más eficientes al respecto son las vinculadas a una vida más activa y menos sedentaria. El ejercicio, los movimientos y masajes pueden mejorar de forma considerable la circulación. Eso sí, es importante practicarlos de forma frecuente.

Ejercicios para mejorar la circulación

Ahora que conoces por qué es importante apostar por una buena circulación sanguínea y que manejas los tips básicos para lograrla, queremos contarte algunos ejercicios que puedes realizar tanto en tu casa como en la oficina.

¿Quieres una buena circulación? Practica estos sencillos ejercicios:

1) Mueve los pies

Sentado en una silla o sofá, estira las piernas hacia el frente y luego comienza a mover los pies hacia un lado y el otro. Cuando pases demasiado tiempo sentado, realiza una pausa y practica este ejercicio por 3 minutos.

2) Puntas y talones

De pie, apóyate de forma alternativa sobre la punta de los pies y sobre los talones. Al pasar a apoyarte en las puntas parecerá que estás buscando algo en una alacena demasiado elevada, esa es justamente la idea del ejercicio.

3) Caminar de puntillas

No es necesario que lo hagas como una bailarina de ballet, o que sea perfecto. Tan solo tienes que caminar unos metros sobre las puntas de tus pies y hacerlo durante al menos un minuto para lograr una mejor circulación en piernas y pies.

4) Pies al cielo

Cuando podemos tomar un descanso del estudio o del trabajo generalmente recurrimos a recostarnos. Esta es siempre una buena idea, pero lo será aún más si completamos esta posición elevando las piernas hacia el cielo y manteniéndolas de este modo por unos minutos.

5) Bicicleta

Montar en bicicleta es una de las mejores actividades para estimular la circulación pero, como no siempre es posible, se puede imitar el ejercicio en espacios cerrados y obtener resultados similares.

Túmbate en el suelo, eleva las piernas y comienza a moverlas como si fueras a dar un recorrido en bici. El alivio que sentirás será instantáneo, pero además garantizarás una mejor circulación a futuro.

6) Separación de piernas

Recuéstate en el suelo mirando hacia el techo, estira las piernas, levántalas unos centímetros del suelo y sepáralas un poco, luego júntalas y repite el proceso unas 50 veces.

Con este simple ejercicio lograrás que la sangre circule mejor y evitarás la formación de las molestas várices y arañas vasculares.

Fuente: Universia

 

Cápsulas de Nutrición: Minerales en la dieta

El organismo necesita minerales para realizar diversas funciones vitales, como la formación de huesos o la producción de hormonas. Una dieta variada y equilibrada es la mejor forma de obtener estos nutrientes.

Los minerales son sustancias inorgánicas distribuidas ampliamente por la naturaleza y presentes también en los alimentos. Son componentes esenciales para el ser humano, ya que no somos capaces de sintetizarlos en nuestro organismo a partir de otros compuestos y debemos tomarlos del exterior a través de la alimentación, con el objetivo de que nuestro organismo funcione correctamente. Se encuentran en nuestro cuerpo formando parte de diversas estructuras como dientes, huesos, sangre, etcétera.

Existen dos tipos de minerales, los macrominerales y los oligoelementos. Usted necesita mayores cantidades de macrominerales. Estos incluyen calcio, fósforo, magnesio, sodio, potasio, cloro y azufre. Usted necesita menores cantidades de oligoelementos. Estos incluyen hierro, manganeso, cobre, yodo, cinc, cobalto, flúor y selenio.

La mayoría de las personas obtienen los minerales que necesitan al comer una amplia variedad de alimentos. En algunos casos, su médico puede recomendarle un suplemento mineral. Personas con algunos problemas de salud o que están tomando algunas medicinas pueden necesitar consumir menos de un mineral.

Los minerales que se consideran esenciales en nutrición suman un total de 26. Los que mayor necesidad de consumo tienen y los mejor conocidos: calcio, fósforo, magnesio, sodio, potasio, hierro, cinc, yodo, cobre, manganeso y flúor.

Además de estos, hay otros muchos como el cobalto o el estaño con importantes acciones en la maduración de los glóbulos rojos; el vanadio, que contribuye al metabolismo de las grasas; el níquel, relacionado con hormonas; o el silicio, necesario para el crecimiento y renovación de los huesos.

¿Para qué sirven los minerales?

Como resumen general se podría decir que los minerales poseen una función reguladora. La mayor parte tienen relación con la obtención de energía a nivel celular, formando parte de reacciones químicas. Muchos contribuyen al metabolismo de los macronutrientes: hidratos de carbono, proteínas y grasas. Asimismo forman parte de muchas moléculas: vitaminas, aminoácidos, hormonas, células sanguíneas, etcétera.

También es importante la acción estructural que aportan algunos de los minerales: calcio, fósforo, magnesio… Por el contrario, hay que remarcar que los minerales no tienen función energética, por lo que no aportan ninguna caloría.

Cápsulas de Salud: Envejecimiento sano, más allá de los 50

Envejecer con salud es un tema muy actual. Ya sea que se preocupe por el aumento de peso, el deseo sexual, o las enfermedades crónicas, la clave para envejecer con salud es un estilo de vida saludable. Comer una variedad de alimentos nutritivos, practicar control de las porciones, e incluir actividad física en tu rutina diaria pueden hacer mucho para fomentar un proceso de envejecimiento sano.

Si su interés en un envejecimiento sano le lleva a considerar terapias anti-envejecimiento — como dietas restrictivas, suplementos o tratamientos caros que declaran posponer o revertir el proceso de envejecimiento — tenga cuidado. No hay ningún remedio rápido para un envejecimiento sano. Infórmese sobre lo que va a comprar, y este alerta para identificar ofertas sospechosas. Con frecuencia, el efecto de las terapias anti-envejecimiento no están a la altura de sus promesas.

Fuente: Mayo Clinic

Cápsulas de Salud: Actividades físicas que ayudan a mejorar su flexibilidad

¿Le gustan los deportes y hacer ejercicio, pero su flexibilidad no es buena? Sabía que existen un sin número de ejercicios que puede realizar para mejorar su flexibilidad y sin grandes esfuerzos. Además deberá combinar los ejerciicios con una buena alimentación y un estilo de vida saludable.

A continuación compartimos diferentes tipos de ejercicios que mejorarán tu flexibilidad:

1. Natación

La natación es el mejor aliado de la flexibilidad, ya que trabajan nuestras extremidades y ejercitamos las articulaciones. Esto nos permite adquirir mayor flexibilidad y movilidad.

2. Yoga

Los estiramientos que practicamos en el yoga nos ayudan a aumentar la capacidad de mover los músculos y la flexibilidad de nuestras articulaciones. En el yoga se considera que la flexibilidad es una habilidad innata, pero que perdemos a medida que crecemos.

3. Pilates

El pilates mejora la alineación del cuerpo, fortalece los músculos abdominales y pélvicos y, además, mejora la fuerza y la flexibilidad. Diversos estudios prueban que la gente que hace pilates de manera regular, notan grandes avances en términos de elasticidad en poco más de 10 semanas.

4. Tai Chi

El TaiChi es una actividad de bajo impacto, cuyo estrés en los músculos y las articulaciones es mínimo. Esta cualidad lo vuelve ideal para personas de todas las edades y niveles de acondicionamiento físico que buscan lograr flexibilidad en su cuerpo.

Estos ejercicios de flexibilidad pueden ayudarle a prevenir lesiones y tener un mejor envejecimiento; además, que le ayudarán a mantenerte en buen estado de salud.

Cápsulas de Salud: ¿Problemas de cadera?

Es cualquier dolor que se presente en o alrededor de la articulación de la cadera. Es posible que usted no sienta dolor desde la cadera directamente sobre dicha zona; puede que lo sienta en la ingle, en el muslo o en la rodilla.

Causas

El dolor en la cadera puede ser causado por problemas en los huesos o el cartílago de la cadera, incluso:

  • Las fracturas de cadera — pueden causar dolor repentino y agudo en la cadera. Estas lesiones pueden ser graves y provocar grandes problemas.
  • Las fracturas de cadera — son más comunes a medida que las personas envejecen porque las caídas son más probables y los huesos se vuelven más débiles.
  • Infección en los huesos o articulaciones.
  • Osteonecrosis de la cadera (necrosis como resultado de la falta de suministro de sangre al hueso).
  • Artritis — se siente a menudo en la parte delantera del muslo o en la ingle.
  • Desgarro en el labrum de la cadera.
  • Pinzamiento femoroacetabular — es el crecimiento anormal alrededor de la cadera y es un precursor de la artritis de cadera. Puede causar dolor con el movimiento o al hacer ejercicio.

El dolor en o alrededor de la cadera también puede ser causado por problemas como:

  • Bursitis — dolor al levantarse de una silla, caminar, subir escaleras y conducir
  • Distensión de los músculos isquiotibiales
  • Síndrome del tracto iliotibial
  • Distensión muscular del flexor de la cadera
  • Síndrome de pinzamiento de la cadera
  • Distensión muscular de la ingle
  • Síndrome de cadera en resorte

El dolor que se siente en la cadera puede reflejar un problema en la espalda, más que en la cadera en sí.

Cuidados en el hogar

Los pasos que pueden ayudar a disminuir el dolor en la cadera incluyen:

  • Trate de evitar actividades que empeoren el dolor.
  • Tome medicamentos de venta libre, como ibuprofeno o paracetamol.
  • Duerma sobre el lado del cuerpo que no le duele y use una almohada entre las piernas.
  • Baje de peso si tiene sobrepeso. Pídale ayuda a su proveedor de atención médica.
  • Trate de no estar de pie por largos períodos de tiempo. Si tiene que pararse, hágalo sobre una superficie suave y acolchonada. Permanezca de pie con una cantidad igual de peso en cada pierna.
  • Use zapatos sin tacón que sean acolchonados y cómodos.

Las cosas que puede hacer para evitar el dolor de cadera relacionado con sobrecarga o actividad física incluyen:

  • Siempre haga calentamiento antes de hacer ejercicio y refrésquese después de esto. Estire los cuádriceps y los músculos isquiotibiales.
  • Evite correr derecho cuesta abajo. En lugar de esto baje caminando.
  • Monte en bicicleta o nade en lugar de correr.
  • Corra sobre una superficie lisa y suave, como un sendero, en lugar de hacerlo en el cemento.
  • Si usted tiene pies planos, ensaye con plantillas de calzado especiales y soportes de arco (ortopédicos).
  • Verifique que sus zapatos para correr estén bien hechos, ajusten bien y tengan buena amortiguación.
  • Reduzca la cantidad de ejercicio que hace.

Visite a su proveedor antes de ejercitar su cadera si cree que puede tener artritis o que se ha lesionado la cadera.

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda a un hospital o consiga ayuda de emergencia si:

  • El dolor de cadera es agudo y causado por una caída u otra lesión grave.
  • Se presenta deformidad de la cadera, hematoma serio o sangrado.
  • Usted es incapaz de mover la cadera o soportar cualquier peso en la pierna.

Llame a su proveedor si:

  • Su cadera aún le duele después de 1 semana de tratamiento en el hogar.
  • También presenta fiebre o una erupción cutánea.
  • Tiene dolor repentino en la cadera, junto con anemia drepanocítica o uso prolongado de esteroides.
  • Presenta dolor en ambos lados de la cadera u otras articulaciones.
  • Empieza a cojear y tiene dificultades para subir y bajar escaleras o para caminar.

Lo que se puede esperar en el consultorio médico

Su proveedor llevará a cabo el examen físico, prestando atención cuidadosa a la cadera, los muslos, la espalda y la forma como usted camina. Para ayudar a diagnosticar la causa del problema, su proveedor hará preguntas sobre:

  • Dónde siente el dolor
  • Cómo y cuándo comenzó el dolor
  • Factores que empeoran el dolor
  • Lo que ha hecho para aliviar el dolor
  • Su capacidad para caminar y soportar peso
  • Otros problemas de salud que tenga
  • Medicamentos que toma

Es posible que necesite radiografías de la cadera o una resonancia magnética.

Es posible que su proveedor le solicite tomar una dosis mayor de medicamentos de venta libre. También puede necesitar una receta de medicamentos antiinflamatorios.

Leer más en: Medline Plus

Cápsulas de Salud: 5 Hábitos para potenciar el sistema inmunitario

El sistema inmunitario depende aproximadamente en un 75% de factores relacionados con la calidad de vida. Entonces, es muy importante que trates de adoptar uno hábitos saludables como pueden ser los siguientes.

1. Aumenta el consumo de zinc

El zinc es un partidario potente de varias funciones inmunitarias diferentes, ya que ayuda a regular la producción de células en este sistema de defensa. Es esencial para la formación del ADN y, de hecho, desempeña un papel importante en la producción de glóbulos blancos.

2. Consume las calorías necesarias

Cuando no consumes las calorías necesarias, el cuerpo tiene un déficit de energía. La energía de la que dispone la va a utilizar para el correcto funcionamiento de los órganos vitales, como el corazón o el cerebro, por lo que el sistema inmune opera con un déficit.

3. Descansa adecuadamente

Si no descansas lo suficiente, el sistema inmune también se ve comprometido, dando entrada a los resfriados, infecciones respiratorias y otras molestas enfermedades. Los problemas del sueño pueden provocar una considerable disminución en el número de células que forman este sistema.

4. Practica regularmente ejercicio físico

En general, es preferible practicar algún tipo de ejercicio aeróbico que permita mover muchas partes del cuerpo a la vez, como nadar o montar en bici. La intensidad del ejercicio ha de ser moderada, evitando siempre el sobreesfuerzo.

Si no estás acostumbrado a hacer ejercicio, debes empezar a practicarlo con moderación, adaptándolo a tu condición física y a la edad. Progresivamente podrás ir aumentando la intensidad del ejercicio.

5. No te olvides de las vitaminas

Otros nutrientes adecuados para potenciar el sistema inmunológico son:

  • Vitamina C: reduce la duración y la severidad de las gripes y resfriados.
  • Vitamina A: contribuye a mantener las barreras naturales contra las infecciones.
  • Vitamina E: aumenta la respuesta inmunológica.
  • Otras vitaminas: tienen especial importancia las vitaminas del grupo B.

Como lo puedes notar, basta con practicar hábitos muy sencillos para potenciar el sistema inmunitario naturalmente. Tenlo en cuenta desde ahora y nota que son idóneos para promover tu bienestar.

Autor:  María Vijande

Fuente: Mejor con Salud

 

Cápsulas de Nutrición: ¿Qué comer y beber antes, durante y después de una competición deportiva?

Las competiciones deportivas de alta intensidad suponen un reto para el organismo, al que debemos preparar para afrontar el esfuerzo que vamos a realizar. El entrenamiento previo es clave en este sentido, pero también es importante prestar especial atención tanto a la jornada en la que se celebrará la competición como a las horas y días posteriores al evento deportivo.

En todos ellos debemos apoyarnos en un tipo de alimentación que, además de ser saludable, ayude a nuestro cuerpo a ganar resistencia, fuerza y músculo. Y tampoco podemos olvidarnos de la hidratación, un aspecto muy relevante en cualquier actividad deportiva. Como explica el doctor Javier Aranceta, presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), las recomendaciones alimentarias en medicina deportiva siguen las siguientes pautas:

En los días previos a la competición

Durante el período de entrenamiento, el objetivo es lograr una sobrecarga de hidratos de carbono, por lo que, aunque se mantiene una ingesta importante de proteínas, son sobre todo los hidratos de carbono complejos -arroz, pasta y cereales integrales; legumbres; pan integral…- los que ganan peso en la dieta diaria para así cargar los depósitos de glucógeno, que proporcionará la resistencia en el momento competitivo.

Durante la competición

Conviene comer unas tres o cuatro horas antes de la competición, y la principal recomendación es que esa comida sea ligera pero equilibrada, con aproximadamente un 30% de proteínas de buena calidad, como las que encontramos en el pavo, de fácil digestión y con pocas grasas. Además, es importante que en este tiempo previo nos hidratemos bien con agua, infusiones, zumos vegetales o agua con sales minerales.

Ya en plena competición el objetivo fundamental es conseguir mantener una buena hidratación, ya que se pierden muchas sales minerales por el sudor. En este tiempo cumplen bien su función las bebidas para deportistas que incorporan sales minerales así como las vitaminas que se relacionan con el metabolismo energético y proteico, que son las vitaminas del grupo B. Por otra parte, en esfuerzos de muy larga duración, como las competiciones ciclistas, son recomendables los suplementos en forma de geles o barritas, plátano etc. en los que hay componente hidrocarbonado, es decir, hidratos de carbono de fácil asimilación, minerales y vitaminas.

Después de la competición

La competición genera radicales libres y la acumulación de ácido láctico y otros metabolitos en el organismo del deportista. Como explica Aranceta, para neutralizar sus niveles necesitamos productos que provengan del reino vegetal, como zumos de frutas, de verduras, o fruta y verdura fresca. De esa forma neutralizaremos esta acidificación. Por otra parte, las frutas y verduras aportan micronutrientes con una importante actividad antioxidante, que ayudan a combatir el posible deterioro de las articulaciones por una excesiva acumulación de radicales libres.

También es necesario recuperar el agua que se ha perdido. En algunos deportes esa pérdida es muy intensa. Es el caso de los ciclistas o los pilotos de competiciones automovilísticas, que pueden llegar a perder hasta 3 o 4 kilos o más de su peso por deshidratación. Es necesario recuperar el agua perdida poco a poco. Por eso es buena idea hidratarse con zumos de frutas o verduras, agua con sales minerales o preparados deportivos específicos. En la fase de recuperación activa una correcta hidratación y alimentación son elementos clave para el deportista amateur y de élite.

Fuente: Fundación del Corazón

Cápsulas de Salud: ¿Qué hacer para detener el sangrado de nariz?

Las hemorragias nasales son muy comunes. La mayoría de ellas ocurre debido a irritaciones menores o resfriados.

La nariz contiene una gran cantidad de vasos sanguíneos diminutos que sangran fácilmente. El aire que se mueve a través de la nariz puede secar e irritar las membranas que recubren su interior. Se pueden formar costras que sangran cuando se irritan. Las hemorragias nasales son más frecuentes durante el invierno, cuando los virus del resfriado son comunes y el aire de las áreas bajo techo tiende a ser más seco.

La mayoría de estas hemorragias ocurre en la parte frontal del tabique nasal. Este es el pedazo de tejido que separa los dos lados de la nariz. Este tipo de hemorragia puede ser fácil de detener para un profesional entrenado. Con menos frecuencia, las hemorragias nasales se pueden presentar en la parte alta del tabique o en una parte más profunda de la nariz como en los senos o en la base del cráneo. Estas hemorragias pueden ser más difíciles de controlar. Sin embargo, las hemorragias nasales rara vez son potencialmente mortales.

Causas

Las hemorragias nasales pueden ser causadas por:

  • Irritaciones debido a alergias, resfriados, estornudos o problemas sinusales
  • Aire muy frío o seco
  • Sonarse la nariz con mucha fuerza o hurgarse la nariz
  • Lesión en la nariz, incluso una fractura de nariz o un objeto atascado en la nariz
  • Cirugía de los senos paranasales o de la hipófisis (transesfenoidal)
  • Tabique desviado
  • Irritantes químicos incluyendo medicamentos o fármacos en aerosol o inhaladas
  • Abuso de los aerosoles nasales descongestionantes
  • Tratamiento con oxígeno a través de cánulas nasales

Las hemorragias nasales repetitivas pueden ser un síntoma de otra enfermedad, como presión arterial alta, un trastorno hemorrágico o un tumor de la nariz o de los senos paranasales. Los anticoagulantes, como la warfarina (Coumadin), clopidogrel (Plavix) o el ácido acetilsalicílico (aspirin) pueden ocasionar o empeorar una hemorragia nasal.

Cuidados en el hogar

Para detener una hemorragia nasal:

  • Siéntese y apriete suavemente la porción blanda de la nariz entre los dedos pulgar e índice (de tal manera que las fosas nasales estén cerradas) durante 10 minutos completos.
  • Inclínese hacia adelante para evitar tragar sangre y respire por la boca.
  • Espere al menos 10 minutos antes de verificar si el sangrado se ha detenido. Asegúrese de esperar el tiempo suficiente para que el sangrado se detenga.

La aplicación de compresas frías o de hielo sobre el puente nasal puede ayudar. NO tapone el interior de la nariz con gasa.

No se recomienda acostarse mientras se está presentando una hemorragia nasal. Se debe evitar aspirar o sonarse la nariz durante varias horas después de la hemorragia. Si la hemorragia persiste, algunas veces, se puede emplear un descongestionante nasal en aerosol (Afrin, NeoSynephrine) para sellar pequeños vasos y controlar el sangrado.

Las medidas que se pueden tomar para prevenir hemorragias nasales frecuentes incluyen:

  • Mantener la casa fresca y utilizar un vaporizador para añadir humedad al aire interno.
  • Usar un aerosol nasal salino y gelatina hidrosoluble (como el gel de Ayr) para evitar que el revestimiento de la nariz se seque en el invierno.

Cuándo contactar a un profesional médico

Consiga atención urgente si:

  • La hemorragia no se detiene después de 20 minutos.
  • La hemorragia nasal se presenta después de una lesión en la cabeza. Esto puede indicar fractura del cráneo y se deben tomar radiografías.
  • Su nariz puede estar rota (por ejemplo, la nariz se ve torcida después de un golpe o de otro tipo de lesión).

Llame a su proveedor de atención médica si:

  • Usted o su hijo presenta hemorragias nasales frecuentes
  • Las hemorragias nasales no están relacionadas con un resfriado u otra irritación menor
  • Las hemorragias nasales se presentan después de cirugía de los senos paranasales o de otra cirugía

Fuente: Medline Plus